Articulos

Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo

Al menos, eso es lo que dice el refrán. Hay personas que de verdad tienen una capacidad innata para mentir, pero otros, nos conformamos con intentar que en esos momentos en los que sabemos que vamos a mentir, no nos tiemble la voz o se nos suban los colores.

Personalmente, que la gente llegue tarde y se invente una excusa (muchas veces son para oírlas de lo inverosímiles que son), me da igual, pero si ya afecta a mi trabajo o a mi como persona, me importa bastante más.

¿Cómo podemos saber si alguien nos está mintiendo? Según Carol Kinsey, colaboradora de Forbes, para pillar una mentira hay que estar muy atentos al lenguaje corporal:

  • Una sonrisa falsa. Es difícil para los mentirosos ofrecernos una verdadera sonrisa mientras buscan engañar.
  • Tiempo de respuesta inusual. Cuando la mentira se ha previsto (y ensayado), los mentirosos tienden a iniciar sus respuestas más rápidamente que quienes dicen la verdad. En cambio, si les pillas por sorpresa, el mentiroso tarda más tiempo de lo normal en responder.
  • Las indicaciones verbales. Cuando se miente, el tono de voz de una persona se elevará a un tono más alto. Otras señales son el evitar contestar directamente a la pregunta, tartamudeo y el uso de calificativos (“Según mi conocimiento” “Yo podría estar equivocado …”).
  • Sobre o bajo producción de saliva. Cuando una persona miente suele tragar más saliva de normal o al contrario, suele necesitar beber más agua de lo normal, o está constantemente humedeciéndose los labios.
  • Dilatación de la pupila. Una señal no verbal que es casi imposible de falsificar es dilatación de la pupila. El tamaño de la pupila más grande se puede atribuir a una mayor cantidad de tensión y concentración.
  • Cambio en la frecuencia de parpadeo. El movimiento de abrir y cerrar los párpados disminuye a medida que se decide a mentir y se mantiene baja a través de la mentira. Después de la mentira, incrementa rápidamente.
  • Movimientos de los pies. Cuando miente, la gente a menudo se muestra nerviosa y denota cierta ansiedad a través de movimientos de los pies. Se estiran, se mueven, se lían, etc.
  • Tocarse la cara. Por desgracia, a las personas no nos crece la nariz como a Pinocho cuando vamos a mentir, pero cuando alguien está a punto de mentir, inconscientemente, se frota su nariz. Cubrirse la boca también es un gesto común de las personas que están siendo falsas.
  • Incongruencia. Cuando una persona cree lo que está diciendo, sus gestos y expresiones estarán en línea con sus palabras.
  • Cambios en los gestos. Muchas veces, en el esfuerzo de no dejar que sus gestos “enseñen” la mentira, los mentirosos tienden a mantener el cuerpo más recto y erguido de lo normal. En otras ocasiones, sobre todo después de haber hecho una pregunta, el mentiroso puede reaccionar mordiéndose los labios, frotándose las manos, jugando con joyas, tocándose el pelo, etc.
  • Las micro-expresiones. Difícil de atrapar, pero si alguna vez detectas una expresión fugaz que se contradice con una declaración verbal, cree lo que ves y no lo que escuchas.
  • La mirada rápida de verificación. Esto puede suceder después de una mentira: inmediatamente se mira hacia abajo y lejos, y luego de vuelta a ti de nuevo en un breve vistazo para ver le “has pillado” la mentira.

Advertencia: Si una persona realmente cree que su mentira es una gran verdad, no habrá manera de detectarla. Pero, a menos que se trate de un mentiroso patológico o un actor excelente, se puede llegar a ser mejor en detectar mentiras que en mentir.

¿Sabes detectar a un mentiroso?

 

Related Articles

4 thoughts on “Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”

  1. Mi compañera es una verdadera artista de la mentira. Se sabe todos los trucos posibles. Yo creo que ha practicado tanto, que le sale solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close