Articulos

Rendir mejor en el trabajo durante el verano

¡Ay! ¡Qué calor! Mira que salgo temprano de casa por las mañanas, pero aún así, ya hace calor. Reconozco que soy una de esas personas que soportan mejor el frío que el calor: me aplatana. Me deja sin fuerzas y sin ganas de hacer nada. Tal vez yo sea un caso un poco extremo, porque en general, parece que a la gente le gusta el calorcito.

Lo que sí que es verdad es que en esta época del año, trabajar se hace un poco más cuesta arriba. Todos pensando en las vacaciones, las cañitas, la piscina o la playa…Los compañeros que van y vienen, la fiesta del mojito, la siesta, el cine de verano. Infinidad de cosas que consiguen que el verano, al final, sea una época menos productiva.

Lo malo es que el trabajo no disminuye sólo porque tú estés menos productivo, así que si no quieres encontrarte desbordado y lleguen esos momentos de tensión y estrés, te recomiendo que sigas unos pequeños consejos, para conseguir superar esta fase:

Ante todo, actitud positiva. Es verdad que posiblemente nos apetezca más estar en la calle que estar encerrados en una oficina, pero tenemos que tener claro que tenemos un trabajo que desempeñar y que debemos cumplir con ello igual que en cualquier otra época del año.

Optimismo. No te pongas a pensar en lo que estarán haciendo tus compañeros o amigos que están de vacaciones, porque posiblemente se te ponga mal humor. Piensa mejor en las vacaciones que ya has disfrutado o en las que vas a disfrutar.

Buena temperatura en la oficina: He trabajado en sitios en los que en verano uno tiene que ir con una chaqueta y en invierno, en tirantes, lo que siempre me ha parecido un poco ridículo. Una temperatura adecuada es imprescindible para estar a gusto. El exceso de calor produce irritabilidad, cansancio, mal humor, impaciencia e incluso, en algunos casos, bajones de tensión, así que usa el aire acondicionado cuando sea necesario. El exceso de frío (posiblemente por el aire acondicionado muy fuerte), además de algunos de los síntomas anteriores, produce catarros o tensiones musculares. Ten cuidado.

Duerme. Durante el verano solemos dormir menos porque los días son más largos y apetece más estar en la calle. Hay que intentar dormir 8 horas diarias para poder estar frescos en el trabajo y de esta manera rendir mejor.

Cuida tu alimentación. Sobre todo en verano evita las comidas pesadas y bebe mucha agua. Cuando se produce una deshidratación importante nuestro nivel de fatiga aumenta y nuestros niveles de rendimiento físico y mental disminuyen. intenta comer cosas ligeras para que las digestiones no sean pesadas.

Evita las distracciones. Durante esta época los compañeros van y vienen de vacaciones. Hay que intentar mantenerse al margen y concentrarte en tu propio trabajo y pensar en las vacaciones cuando las estés disfrutando.

Organízate. Es cierto que normalmente, en verano el volumen de trabajo desciende pero por otra parte, también disminuye el número de personas trabajando por lo que posiblemente, tendrás que hacer parte del trabajo de tus compañeros. Trabajo que posiblemente sea nuevo para ti, por lo que tendrás que poner más atención para hacerlo bien y te llevará más tiempo. Marca en tu agenda aquellas tareas que son urgentes y las que pueden esperar.

Haz pequeños descansos. Es muy importante no estar todo el rato con lo mismo sin parar. La mente necesita desconectar durante unos minutos tras dos horas seguidas de trabajo. Debemos hacer pequeños descansos para poder rendir mejor en nuestro trabajo.

¿Cuáles son tus trucos para rendir durante el verano?

Tags

Related Articles

2 thoughts on “Rendir mejor en el trabajo durante el verano”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close