Articulos

Profesionales de la mentira en el trabajo

Hay personas que son verdaderas profesionales de la mentira. Yo hay veces que incluso lo admiro: tener esa sangre fría para mentir y que no te tiemble la voz, el ojo, o te pongas rojo como un pimiento.

Una vez una compañera de trabajo, tenía que ir a una entrevista, pero no tenía forma de justificarlo en su empresa. No se me podrá olvidar: un día antes, dijo que se encontraba regular del estómago y se llevó para comer su arroz hervido y su manzana. Tanto, tanto lo interiorizó, que efectivamente al día siguiente, después de la entrevista, tuvo que ir al médico porque estaba enferma de verdad.

Si es que, de verdad que hay verdaderos maestros de la mentira. Creo que todos hemos mentido alguna vez y si es algo puntual y por una buena causa, yo lo podría dejar pasar, pero es que hay quien miente demasiado, faltando al trabajo y eso repercute también en los compañeros.

¿Cómo se puede pillar a un mentiroso en el trabajo? 

La experta en lenguaje corporal Judi James nos da algunos consejos sobre lo que hacer cuando sospechas que te están mintiendo.

  • Espera. Precipitarse para hacerles frente con tus sospechas o acusarles de mentir debilitará tus argumentos si todavía no has probado los hechos. No importa lo tentador que sea arremeter contra ellos, intenta sacar tiempo para hacer tus investigaciones antes de dar el paso.
  • No esperes que confiesen. Recuerda que lo primero que hará un mentiroso al que se le acusa de serlo será escapar de esa situación con más mentiras.
  • No se van a sentir culpables. Son muy pocas las personas que hacen cosas que creen que están mal. Antes de causar un enfrentamiento, refuerza tus argumentos tratando de comprender los suyos. No tienes que estar de acuerdo con lo que hayan hecho, pero con la empatía y, en primer lugar, al ver la situación con sus propios ojos, fortalecerás tu parte de la conversación.
  • No te enfrentes innecesariamente. Mucha gente se enfrenta a un mentiroso esperando para sus adentros que les ofrezcan algo más que una disculpa para restablecer el estado de las cosas. Si se trata de un enfrentamiento sobre infidelidades, tal vez estés deseando alimentarte de más mentiras para que puedas seguir queriendo. Pregúntate si en realidad quieres conocer la verdad y piensa en lo que harás si esa verdad es mala.
  • Habla cara a cara. Es más fácil mentir por mensaje o por teléfono porque no se muestra el lenguaje corporal.
  • Habla normalmente. Las pruebas de detección de mentiras empiezan con una pregunta que tiene una “respuesta sincera” para establecer al principio la contestación normal. Si hablas de forma normal antes de pasar a lo importante, te resultará más fácil identificar diferencias en sus respuestas no verbales cuando preguntes por las más delicadas.
  • No dejes que se preparen. Cualquiera que se someta a la presión de un enfrentamiento directo puede inventarse un lenguaje corporal que parezca poco sincero tanto como si se ha mentido como si no. La respuesta a este tipo de presión de “tercer grado” será muy parecida, así que puede que se haga más difícil encontrar señales reales de mentiras.
  • Técnica de los tres pasos: 
  • Pregunta algo inofensivo para leer primero la respuesta “normal”.
  • Luego, pregunta algo de lo que sepas la respuesta para establecer sinceridad, como por ejemplo: “¿Cómo te fue durante las horas extra?” cuando sabes que no estuvo en la oficina.
  • Pasa a una acusación basada en hechos si es necesario. Decir “¿Me estás poniendo los cuernos?” es un regalo para los mentirosos consumados ya que les dejas ver que no sabes nada. Si de verdad lo sabes, entonces, no harías una pregunta. Intenta siempre explicarte en tus propias palabras. Si dices “Cris me dijo que te vio con Anna”, estarás cediendo terreno a la respuesta “Cris miente, ¿a quién crees, a ella o a mí?”. Sin embargo, decir “Tengo la sensación de que puede que me estés poniendo los cuernos” invita a dar un “¿Por qué?” como respuesta, con lo que asumes la responsabilidad de enumerar todas las pruebas. Es posible que dejar en el aire una pregunta o una afirmación sea útil para atrapar a mentirosos ya que les impide pulir su respuesta. Si dices a una persona inocente “Sé lo que has hecho”, muy probablemente se reirán y les hará mucha gracia. Trasládalo a una persona infiel o mentirosa y verás que pronto estarán valorando la situación con un montón de opciones negativas.
  • Es de esperar que el mentiroso intente entretenerte. A los buenos mentirosos les gusta atacar cuando se les planta cara. Cuando estés esperando disculpas o súplicas de perdón, puede ser demasiado fácil meter la pata cuando el mentiroso ataca con frases como: “¿Has estado leyendo mis mensajes?”, “¿Cómo te atreves a acusarme de serte infiel cuando siempre que salimos te pones a ligar con todos?”, etc.
  • Conoce lo esencial. Si conoces los hechos, también deberías conocer cómo esperas que la relación salga adelante (o no) en el futuro. Si te han mentido, ¿cuál crees que debería ser la consecuencia? ¿Una disculpa? ¿Algún acto por su parte para hacer las paces? O ¿el fin absoluto de la relación?

¿Sabrías identificar a un mentiroso?

 

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close