Articulos

No hay que asociar el éxito con personas muy ocupadas

exitoMuchas veces asociamos el éxito profesional con personas muy ocupadas, especialmente porque solemos relacionar los altos cargos con más tareas y responsabilidades. En contraposición, se tiende a pensar que las personas poco ocupadas tienen menos ambiciones o son menos productivas.

Esta idea ha cobrado un gran peso en la sociedad actual, sin embargo, disponer de más tiempo para realizar las tareas puede suponer una maximización de la productividad en el trabajo que desarrolla. La gente ocupada no tiene tiempo para pensar y se acaba dispersando a causa de la gran cantidad de cosas que están haciendo. Por su parte, las personas de éxito saben gestionar su tiempo, trazando una línea entre la vida laboral y el tiempo libre.

Para evitar que el caos inunde su trabajo, INC publica tres formas para aumentar la productividad y dejar de ser estar tan ocupado:

Periodo de observación

Es fundamental hacer un estudio previo basado en la observando sobre cómo está trabajando. Conocer si la gestión de su día a día está mejorando su eficiencia o está ralentizando los procesos de trabajo. También debes valorar si estás sacrificando más tiempo del necesario de tu vida personal o si estás aprovechando correctamente los recursos de su equipo de trabajo.

Otra cuestión importante es saber decir que “no”. Priorizar entre las cuestiones que son relevantes, relativas o potencialmente relegables a otros equipos de trabajo. Aprender la diferencia ente el “debo” y “puedo”. La primera está ligada a la obligatoriedad, la segunda a la opción.

Tener claro sobre qué tipo de jornada laboral puedes mejorar la gestión de tu tiempo y trabajar sobre ella es una manera de malgastar tu tiempo y energía.

Concentrarse en los trabajos en los que soy experto

Aprender que no se puede ser bueno en todo los aspectos de un mismo trabajo supone aceptar la necesidad de apoyo del resto de compañeros.Relegar determinados proyectos a equipos o personas más formadas sobre el tema supone un optimización del tiempo que va a llevar terminarlo.

Saber delegar no supone ser sólo eficiente si no, también, inteligente ya que esta decisión supone potenciar el trabajo de sus compañeros, reconociéndoles por sus habilidades únicas.

Asignar un tiempo para pensar o meditar

Tomarse un respiro y dejar reposar los resultados de un trabajo despeja la mente y permite que entren en ellas nuevas perspectivas que, debido a la saturación mental, hemos podido obviar. Tanto si se trata de una hora o de un día a la semana, dejar un espacio para la meditación repercutirá positivamente en tu productividad, creatividad y la calidad de ideas.

¿Sigues pensando que el éxito está relacionado con estar muy ocupado?

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close