Articulos

Los cursos online están en auge

formación onlineNo hace falta que os asegure que la formación online está de moda.

La verdad es que no debería decir “de moda” porque no creo que sea algo pasajero. Es una realidad palpable que no parece que vaya a descender en los próximos años.

Ya son miles de personas las que optan por e-learning para mejorar su currículum, su formación o experiencia en alguna temática.

De hecho, sólo durante la segunda mitad del 2012, la oferta de cursos de formación online aumentó más de un 50% con respecto a la primera mitad de ese mismo año, destacando además un incremento considerable en la variedad de temáticas que se imparten a través de esta vía.

Y puedo decir de primera mano, que además se ha mejorado en calidad. Atrás quedaron esos cursos antiguamente llamados “a distancia” donde la máxima diversión era leerte el libro de la temática elegida y rellenar un test con los conocimientos “supuestamente” alcanzados.

Ahora se dan clases en streaming, videotutoriales, soportes e-learning con chat para poder preguntar dudas al momento  o discusiones en grupo.

Es una experiencia que os invito a probar a los más reacios. Como todo en esta vida, nada es negro o blanco. Todo tendrá sus ventajas e inconvenientes y dependerá del cristal cómo se mire, pero yo los defiendo a muerte.

Veamos sus principales ventajas:

  • Coste. El primero y más importante ahora en época de crisis. En los cursos online es más reducido que un curso presencial y la calidad es parecida.
  • Flexibilidad horaria. Cada uno se organiza el horario como mejor se adapte a sus necesidades.
  • Accesibilidad. No todos vivimos en grandes ciudades con gran oferta formativa. La formación online permite acceder a cursos que de otra manera nos sería imposible acceder sin grandes desplazamientos.
  • Practicidad. Dependerá del curso y temática que sea. Pero es muy cómodo ir probando lo que vas aprendiendo durante el curso y pinchar enlaces que te llevan a webs de apoyo  o ejemplos directos.
  • Ahorro de tiempo. Si, se ahorra tiempo. En una clase presencial, no todo el mundo tiene porqué ir al mismo ritmo. Se puede perder tiempo resolviendo dudas a nivel particular que retrasa el ritmo normal pactado. En el curso online, las discusiones se hacen tipo chat que aligera el tiempo para aquellos que quieran seguir avanzando.
  • Variedad en la forma. Son cursos muy activos, desde mi punto de vista. Duran poco, y varían mucho las técnicas. Un vídeo, un ejemplo, un ejercicio… Son distintos cada uno de ellos que haces, y las herramientas que dan para el contacto entre profesores y alumnos cada vez es más directo, activo y cercano.
  • Ecología y sostenibilidad. Nada de papel que adorna estanterías sin que vuelvan a abrirse ni para un mísero repaso. Mejor archivos guardados virtualmente que puedas abrir, leer o imprimir lo estrictamente necesario sin tener que reducir en exceso la selva amazónica.

Existen muchas plataformas especializadas realizar este tipo de cursos, cada vez son más universidades y centros de formación que deciden crear un campus virtual desde el cual desarrollar sus programas de formación.

Pero no sólo dan los cursos online grandes centros formativos. Existe un auge de pequeños emprendedores, creativos, autónomos, que también se han lanzado a vender pequeños cursos online con sus conocimientos ¿Por qué no?

Me he hecho yo un curso de 5 días de photoshop que lo impartía a través de vídeos y tutoriales una creativa buenísima. Y francamente, cualquier persona con conocimientos en una materia podría dar un curso online. Más de uno se lo agradecería.

Si alguno se anima podéis contactar con empresas especializadas en este tema que os ayudarán a gestionar vuestra propia plataforma online.

Queda muy viejuno, pero recordemos tiempos pasados. Cuando yo me hice un Máster, ya hace tiempos inmemoriales, nos iban dando los apuntes en papel de cada temática que iban explicando. Cuando acabamos el curso, yo me había hecho con una colección en fascículos de 15 archivadores grandes. ¡No exagero! Que se quedaron bien “archivados” en casa de mi madre (es lo que tienen las casas pequeñas sin trastero) hasta que un día me dio un ultimátum amenazándome con tirarlos al contenedor de reciclaje.

Decidí ir a recuperarlos, y darles un hueco en mi casa. Pero para mi sorpresa, fui yo la que los tiró. Estaban totalmente desfasados, ya no servían para nada. La vida va muy deprisa, no digamos las técnicas empresariales, así que imagínate lo que me recomendaban hace 12 años respecto ahora.

A la basura. 1 árbol menos. 1 metro más para mi casa.

Así que  ya veis, ahora me he aficionado a los cursos online. Cada día me da por una cosa. Tengo un disco duro lleno de información valiosa que si dentro de algunos años se queda desfasada, con darle al botón de SUPR me vale. Y ya está, sin matar un árbol. Perfecto.

¿Opináis lo mismo? ¿os gustan los cursos online o preferís los presenciales?

Tags

Related Articles

5 thoughts on “Los cursos online están en auge”

  1. Muy claro el artículo aunque disiento del primer punto “Costes”. En mi experiencia, no necesariamente un curso por ser online debe ser más económico ni “parecido en calidad”, sino que muchas veces hasta la ha superado porque permite contar con una plantilla docente mucho más diversa que un presencial.

    Saludos, Antonio

  2. La formación a distancia u online no para de crecer. Considero que esta clase de capacitación es sumamente imprescindible ante la gran necesidad de capacitarse y el poco tiempo disponible para llevar a cabo el proceso de aprendizaje mediante las clases presenciales.

  3. La formación online es el futuro, es flexible y se hace cuando puedes y no cuando te dicen, realmente es la mejor opcion si quieres tener una formación o aptitudes para el día a día en el trabajo o como profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close