Articulos

La situación de los jóvenes españoles

injuveLa semana pasada, coincidiendo con el Día Internacional de la Juventud, el INJUVE (Instituto de la Juventud de España), hizo público el Informe Juventud en España 2012. El estudio, que tiene una periodicidad cuatrienal, refleja la situación de las personas jóvenes en España (entre 15 y 29 años de edad) en aspectos como los valores, la economía, el empleo, la formación, la salud y el tiempo libre. El informe se elabora en base a una encuesta específica con una muestra de 5.000 personas, así como con datos extraídos de una treintena de fuentes secundarias INE, CIS, Eurostat, etc.

El objetivo clave de este informe es la elaboración de un diagnóstico de la situación económica, social y cultural de los jóvenes de nuestro país con el objeto de reconocer los obstáculos a los que se enfrentan en su desarrollo personal y profesional.

El informe cifra la población juvenil en España en 7,5 millones de personas de entre 15 y 29 años, lo que representa un 15,6% sobre el conjunto de la población. De acuerdo con la encuesta, este colectivo está mayoritariamente satisfecho con su vida. De hecho, el nivel de satisfacción (una media de 7,6 en una escala del 1 al 10) se sitúa por encima de la media de la Unión Europea (7,3).

Si nos centramos en la situación laboral, a los jóvenes les afecta, y mucho, la recesión en sus proyectos de vida. Tardan más en emanciparse, tienen menos recursos, sufren el paro y no les queda más remedio que buscarse la vida como autónomos o en el extranjero.

Entre 2008 y 2012 se han perdido casi tres millones de puestos de trabajo, siendo los jóvenes los más afectados por la crisis. El resultante de todo ello son 922.001 jóvenes desempleados y una tasa de desempleo juvenil entre los menores de 25 años en España del 53,2% en el 2012, la segunda más elevada de la UE europea después de Grecia. En el análisis por sexo se observa que la tasa de paro es sensiblemente superior entre los varones en todos los grupos de edad.

El 40,7% de los jóvenes estudia y además busca trabajo. El 35,8% está en paro sin cobrar ninguna prestación por desempleo, el 14,1% cobra alguna ayuda y el 9,4% busca su primer empleo. La media de tiempo que llevan en paro ha pasado de los 7,4 meses en 2008 a los 14,8 en 2012. El 56,3% asegura buscar una colocación intensamente y el 28,1% reconoce que los busca “con tranquilidad”. También aumenta en casi 30 puntos, hasta el 65%, los que aceptarían cualquier puesto.

El 36,9% solo estudia, el 20,9% solo trabaja y la proporción que ni hace una cosa ni otra ha subido en dos puntos. Y la edad media en la que tienen su primer trabajo ha pasado de los 17 a los 18 años. Un tercio de ellos lo lograron gracias a los contactos familiares o de amigos.

Por último, aumenta en cinco puntos, hasta llegar al 20,2%, el porcentaje de aquellos que se emplean por cuenta propia o son empresarios. Es más, el 46,3% prefería no trabajar para otros (los hombres son más lanzados que las mujeres) y el 29,5% valoran la posibilidad de abrir un negocio.

Respecto a la formación, los datos de la EPA evidencian que la crisis ha afectado en mayor medida al empleo de las personas con niveles formativos intermedios-bajos, ente los que se encuentra un elevado porcentaje de jóvenes menores de 19 años con tan sólo educación secundaria de primera etapa. Los datos también permiten constatar que a mayor edad menor desempleo.
Auque el desempleo ha afectado a todos los niveles formativos, en el colectivo de jóvenes con educación universita es donde menos empleo se ha destruido en términos comparados, pasando de ser el 7,58% de desempleados con educación universitaria en 2007 al 23% en 2012.

En cuanto a la emigración, las respuestas indican que el 36% estaría dispuesto a trabajar en el extranjero por un corto periodo de tiempo y un 32% incluso por un largo plazo. De hecho, el saldo migratorio, muestra que a partir de los 26 años son más los españoles que salen que los extranjeros que llegan a España, un fenómeno agravado desde 2010.

Quien no se marcha tiene pocas posibilidades de independencia en España. La tasa de emancipados se ha reducido del 25% en 2008 al 20% en 2012. Entre los más mayores, de 25 a 34 años, el 29,8% siguen viviendo con los padres, diez puntos más que la media de la UE. Son los de menor formación y menor poder adquisitivo los que se van antes del hogar paterno. La mayoría se van por ganar su independencia, aunque un 22% lo hacen por necesidad en sus estudios.

¿Crees que mejorará la situación de los jóvenes españoles en un corto periodo de tiempo?

 

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close