Articulos

Sutiles errores que evitar en tu Currículum

Faltas de ortografía, formato inadecuado, manchas de café, una foto poco correcta… muchos son los errores obvios que puedes evitar en tu curriculum si le dedicas un poco de tiempo, pero hay otros mucho más sutiles que debes evitar y marcarán la diferencia con respecto al resto de candidatos. Veamos 4 puntos a tener en cuenta, que los reclutadores tienen en cuenta aunque sea de manera inconsciente.

 Texto subjetivo

Cuando incluyes halagos  propios como “emprendedor dedicado” “habilidades de comunicación excepcionales” y “muy trabajador y profesional”, simplemente estás comunicando tu propia opinión. Este tipo de lenguaje molesta mucho a los responsables de la selección de personal. Porque no está diciendo hechos. No les digas cómo te ves a tí mismo. Demuéstralo mencionando tus principales logros. Deja que sea el encargado de recursos humanos quien decida si en realidad eres emprendedor o un buen comunicador.

Demasiada información

Muchas personas piensan que deben incluir todo lo que han hecho en todos los trabajos. Les parece que así demuestran que tienen una experiencia valiosa. Pero en realidad, esto distrae la atención de tu mensaje y tus fortalezas principales. La información de más que le pasas al personal de recursos humanos no hace que destaques. En realidad es la forma más rápida de acabar en la lista de los no seleccionados. Esto es porque cuando ven que lo anotas todo se ponen a buscar todas y cada una de las habilidades que necesitan. Y, con solo una que falte, ya asumen que no la tiene.

Lo mejor es simplificar tu experiencia anotando solo las habilidades clave que quieres que valoren. Puedes dejar implícito que tienes mucho más que ofrecer, pero deberán ponerse en contacto contigo para descubrirlo. Menos es más. Si a los responsables de la contratación les gusta lo que ven, te llamarán por teléfono para hablar y obtener más información.Y eso es exactamente lo que tiene que hacer el currículum: ¡Hacer que el teléfono suene!

Encabezado débil

El primer tercio de tu currículum es el “encabezado”, es donde se centra la atención cuando alguien lee tu currículum por primera vez. La mayoría de los estudios al respecto dicen que la mente del personal de contratación se hace con una idea sobre el candidato 13 segundos después de haber leído el currículo. Esto significa que la primera parte o cabecera es determinante a la hora de que se le considere o no para el trabajo. Los encabezados con demasiado texto que no tengan un buen formato y que no presenten las principales habilidades hacen que se pierda la atención del lector. Así de simple.

Estilos de letra fantasiosos

Las letras fantasiosas o inclinadas (caligráficas) son difíciles de leer. Esto se traduce en que el lector capte menos información de la que has escrito. Si utilizas fuentes caligráficas para que tu currículo tenga un estilo “más clásico”, lo único que conseguirás es que sea más difícil para el personal de contratación el retener lo que estás comunicando. Pasa de las fuentes caligráficas y utilice un estilo de fuente más claro, como Arial o Helvética. Aunque es un estilo más básico, quien lea tu currículum tardará menos tiempo en hacerlo y obtendrá más información, lo que puede conllevar a que llegue la llamada telefónica que tanto esperas.

Ten siempre en cuenta: Tu currículum es tu documento de marketing. Prestar atención a estos pequeños detalles te puede ayudar a obtener una mejor respuesta a tu mensaje de marketing, que viene a ser: “¡Merece la pena que hables conmigo sobre este trabajo!”

Related Articles

6 thoughts on “Sutiles errores que evitar en tu Currículum”

  1. al 2 pues yo te quemo a ti por no reciclar al menos ese papel y el esfuerzo de la persona que ha hecho el cv para aspirar a un puesto de trabajo

  2. No estoy de acuerdo con lo de la subjetividad: ¿si no me conozco yo, quién me va a conocer?.

    Quién va a vender un coche se calla la boca y sólo dice: prúebelo, prúebelo ?. Si uno es un buen currante hay que decirlo: sin miedo (ni ser tampoco Dios, claro). El que el otro se lo quierea creer o no; te quiera poner a prueba o no,…es problema tuyo.

    Si tú te consideras bueno: ¡dilo, con humildad, pero dilo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close