Articulos

Entrevista a María Luisa Moreno

María Luisa Moreno (o María, como le gusta que le llamen), es licenciada en Derecho, carrera que nunca ejerció, y Master en Marketing y Comunicación. Estuvo dedicada de lleno durante muchos años al mundo de la banca, absorta en una carrera ascendente, muy bien pagada, pero que nada tenía que ver con sus intereses personales. Intentando romper con ello decidió hacer un master en Marketing y Comunicación. Fue cuando le pusieron a gestionar un equipo de personas cuando se dio cuenta que lo suyo eran los RRHH,”el mundo de las personas”, como ella prefiere definirlo. Trabajó muy duro en este nuevo mundo, ya que no tenía formación en RRHH, aunque contaba con toda su experiencia anterior.

Circunstancias personales le ayudaron a dar el siguiente paso: trabajar para ella misma y comenzar a gestionarse como marca. Actualmente lleva año y medio en el mundo de los Social Media y a través de su blog (www.zumodeempleo.com) y sus perfiles en las distintas redes sociales y profesionales donde muestra y comparte todo lo que ha aprendido y vivido en primera persona a lo largo de estos años:

La búsqueda de lo que te apasiona, la autogestión profesional, la búsqueda de oportunidades profesionales, y cómo gestionar tu propia marca.

P.: Veo que tu CV es de lo más variado, pero ¿cómo te decidiste a dar el gran paso de trabajar para ti?

Bien dicho: “el gran paso”.

Yo creo que hay tres tipos de personas que se deciden a trabajar por cuenta propia: por una parte está la gente que lleva en el ADN el espíritu emprendedor. Un ejemplo: José María Castillejo, fundador de Zinkia, que ha montando negocios de lo más variopinto: pasó de exportar pipas de girasol desde Ucrania a hacer una serie de animación para niños. Es ese tipo de emprendedores que ve un problema y busca una solución.

Luego están los que tienen una idea concreta y necesitan ejecutarla, perseguirla hasta convertirla en realidad. No es cualquier idea, sino una específica basada en algo que les apasiona. Y mira, aquí voy a nombrar a mi amiga Cristina que siguiendo su gran pasión ha montado un hotel preciosísimo en San Salvador, y a mi amiga Marta que está luchando por sacar adelante su maravilloso taller floral. De quitarse el sombrero.

Y luego estamos los que hemos recibido una patada en “salve-sea-la-parte”, personal o profesional, que nos ha empujado a buscarnos las habichuelas, bien por quemazón con los empleos por los que hemos ido pasando, por buscar algo mejor, o por puritita necesidad.

En este grupo me cuento, y para serte totalmente sincera, doy gracias por la patada que recibí y la oportunidad que me puso delante. La vida se forma de ciclos que comienzan y acaban, y yo estoy procurando vivir este ciclo al máximo, explotarlo al máximo, prolongarlo al máximo, aprovecharlo al máximo, ¡disfrutarlo al máximo!.

P.: Supongo que algo malo tendrá también trabajar para uno mismo, ¿no?

En realidad la pregunta debe ser al revés: en realidad, ¿algo bueno tendrá trabajar para uno mismo, no? Sí: la satisfacción y el aprendizaje del viaje en sí.

Prácticamente todo lo demás se puede listar en el lado de los “contras”: desde la falta de apoyo y facilidades –especialmente sangrante en este país-, a todos los miedos, inseguridades y dificultades imaginables que le asaltan y condicionan al emprendedor y a quienes tiene alrededor.

Diría que la sensación de emprender es la misma que tengo con las películas de miedo: ¡¡lo paso fatal pero no puedo dejar de verlas!!

P.: ¿De dónde surge la idea de Zumo de Empleo?

Yo tenía clarísimo que las personas y su desarrollo profesional eran mi destino. Pero mi viaje en la red comenzó sólo como un medio para mantenerme al día, para investigar y compartir conocimiento, experiencia e ideas, sin tener ni idea de dónde me iba a llevar, si a alguien le interesaría lo que yo tenía que decir o incluso: si algún día podría sacarle dinero para vivir de ello.

Zumo de Empleo es un antes y un después en mi vida. No sólo profesionalmente, por la visibilidad que me ha dado y los profesionales tan increíbles que voy conociendo. Personalmente está siendo una experiencia vivencial brutal. Ver la cantidad de gente a la que le interesa lo que yo tengo que decir, a quien le llega, le ayuda, le conmueve, le motiva, le escuece o le pone sus ideas patas arriba, no tiene precio. Tener una ventanita a mi cabeza y mi corazón ahí, tan al alcance de todos, tan desprotegida, es casi catártico, y me ha ayudado muchísimo a superar momentos dolorosísimos y desgarradores que he vivido en este año.

Lo que planteo en Zumo de Empleo no es la reinvención de la rueda, pero creo que tengo empatía, soy muy selectiva con lo que digo, y sé identificar lo que le llega a la gente, lo que les sirve, lo que les aporta – sobre todo porque son las mismas cosas que me llegan a mí, que me han sucedido o me están sucediendo a mí.

Y todo ello intentando aportar luz, ilusión, pasión, otra manera más orgánica de hacer las cosas, a buscar la satisfacción, a seguir lo que dice nuestro corazón. En definitiva, intento motivar a la gente a plantearse las cosas, a cuestionarse, y sobre todo: a ACTUAR.

Y aprovecho para contarte que el siguiente paso será llevar acercarme a las empresas. Zumo de Empleo está en este momento en su propio proceso creativo, de cuestionarse, de asociarse, de colaborar y crecer.

P.: Veo que tienes muchos seguidores en las redes sociales, ¿es fácil conseguirlos y difícil mantenerlos?

Créeme que soy la primera sorprendida por la cantidad de gente que quiere poner la oreja 2.0 para escucharme. Hombre, si lo comparas con Enrique Dans, es ridículo que yo me enorgullezca de mi número de seguidores, ¡pero no por ello dejo de hacerlo!.

No creo que sea fácil conseguirlos, yo misma soy bastante selectiva cuando decido seguir a alguien -por ejemplo en Twitter-, porque el tiempo es oro y el coste de oportunidad es demasiado alto cuando sólo tienes un rato al día para participar en redes sociales, por tanto creo que la gente es selectiva a la hora de decidir seguir a alguien.

Y mantenerlos depende de lo coherente que seas. Como los vendedores: si ofreces más de lo que luego  entregas, a lo mejor haces la primera venta, pero no la segunda.

P.: En tu perfil de LinkedIn entre otras cosas, dices que ofreces servicios de orientación y tutoría para la búsqueda de empleo, ¿En qué consisten estos servicios?

En lo que necesite el candidato: desde identificar sus fortalezas, plantear su objetivo profesional, la estrategia para lograrlo, re-escribir su currículum, ensayar entrevistas de trabajo, aprender a aprovechar las redes sociales, a hacer red de contactos… y sobre todo procuro que la gente se vaya dando cuenta que han cambiado las reglas del juego, y que no nos podemos quedar sentados a esperar a que vayan para atrás.

Por eso hago mucho hincapié en la marca personal, en enseñar a la gente a gestionar su propia empresa: uno mismo. A aprender a buscar clientes para “su empresa”, a relacionarse, a venderse. El presente y futuro es tener mentalidad de profesional independiente, aún trabajando por cuenta ajena. Pero no sólo mientras se busca empleo: la marca hay que gestionarla continuamente.

P.:¿Crees que las redes sociales son ahora el mejor medio para buscar trabajo?

Las redes sociales y profesionales son sólo un escaparate: te permiten mostrar a la gente lo interesante que eres, pero no te hacen interesante si no lo eres.

La búsqueda de trabajo –por cuenta ajena o propia- debe ser holística y orgánica. Debe empezar por que cada uno encuentre su valor añadido, saber cuál es el problema o necesidad que cada uno sabe  resolver mejor que los demás – me encanta algo que dijo George Lucas: “Todo el mundo tiene talento. Es sólo cuestión de moverte hasta que descubras cuál es el tuyo”-. Una vez que lo identificas debes ir  a buscar quién tiene ese problema y dónde. Y esto puede cambiar con el tiempo, refinarse, replantearse.

En el 2.0 demuestras qué sabes solucionar: la gente pasa y mira. Y en el 1.0 cierras en trato: vendes.

Las redes sociales y profesionales son un medio potentísimo si se saben aprovechar – yo soy un ejemplo de ello: todos los trabajos y colaboraciones que he hecho en el último año han sido por mi visibilidad en  redes sociales-. Pero los contratos de trabajo no se firman detrás de un ordenador: hay que saber gestionar los contactos, desvirtualizarlos, y dejar que fluya la química entre las personas.

P.: ¿Qué consejo le puedes dar a alguien que quiera empezar en las redes sociales?

Uy, así se las ponían a Felipe II: ¡que me contrate! J

Y lo siguiente: cotillea sin miedo, mira lo que hace la gente interesante, qué contactos tiene; lee,  investiga – hay mucha información buenísima sobre cómo moverse por la red –. No pretendas estar en todas partes, cada aplicación tiene un porqué y es una inversión de tiempo. Organízate, sé constante.

Es importante que lo que hagas responda a una estrategia y tenga un objetivo claro y recuerda: todo lo que hoy estés escribiendo o compartiendo en la red… mañana lo verán tus hijosJ. Me encanta una frase que leí en algún sitio: “Todo en las redes sociales es gratis menos sus consecuencias

P.: ¿Crees que se está formando una burbuja de las redes sociales?

Creo que la necesidad del ser humano de comunicarse ha subido al siguiente escalón con las redes sociales, y  vivimos en la era de la conexión. No sé lo que durarán Twitter, Facebook o LinkedIn en concreto, pero tengo claro que cuando éstas desaparezcan será porque otras aplicaciones han venido a aportar más. Yo creo que esto no tiene marcha atrás, es la democratización de la información, la conexión global, la posibilidad de que todo el mundo tenga voz y encuentre un público para hacerse oír.

Pero sin duda el siguiente reto será el de organizar toda la información que se genera, que cada vez es más y más difícil de seguir. Hay que optimizar tiempos.

P.: ¿Habrá un 3.0? ¿Cuáles serán sus características?

¡Por supuesto! Y aquí estoy yo esperando en primera fila a que gente brillante logre transformar y aprovechar toda la información que se está generando en el 2.0 para llevarlo al siguiente paso y de abrir nuevas formas de conectar y compartir.

P.: Hace poco has participado en una Pink Slip Party, ¿qué te parece esta nueva forma de buscar trabajo?

Todo lo que implique hacer networking, que provoque que la gente salga de casa, mire alrededor, comparta ideas y busque sinergias, me parece buenísima idea.

La fórmula que han puesto en marcha César Martínez Dalmau y Enrique Brito es absolutamente win-win para todas las partes: para el ponente, que logra visibilidad. Para los reclutadores, que se dan a conocer y pueden encontrar talento que en el mar de Currículums a lo mejor se hubiera perdido. Y los que más se llevan son los que buscan trabajo: escuchan ideas interesantes, tienen acceso directo a reclutadores, pueden compartir ideas y frustraciones con gente exactamente en la misma situación y que les va a entender a la perfección –cosa que a menudo no se encuentra en el entorno más cercano – … por el módico precio de cero euros. Brillante!

Pero como todo: hay que saber dónde vas, para qué y cómo sacarle el máximo partido. Es decir: fijarse un objetivo y quitarse vergüenzas y miedos.

P.: ¿Puedes dar algún consejo a una persona que lleve más de un año buscando trabajo?

Uno que puede sonar un poco duro: hay algo que no estás haciendo bien. Ya decía Einstein que “la definición de locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes”. O no tienes bien identificado tu valor añadido, o no lo estás sabiendo mostrar, o no estás yendo a pescar donde están los peces.

Piensa cómo es la empresa / el trabajo ideal para ti. Ahora piensa que eres la persona que tiene que cubrir esa vacante, “el de recursos humanos” que tiene que hacer la selección. ¿Cómo es tu candidato ideal? ¿qué buscas exactamente: conocimientos, cualidades, capacidades…?

Y ahora plantéate: ¿eres tú? ¿Se ve claramente en tu Currículum, en tu perfil de LinkedIn, te has asegurado  que sepan claramente tus contactos que eres el candidato ideal para ese puesto? Es un ejercicio sencillo pero hecho con honestidad y sin prejuicios, revelador. Y a partir de ahí, ¡a trabajar para darle la vuelta a la situación!

Una última cita, tampoco sé de quién: “Cuando no tengas más recurso que a ti mismo, deja de esperar que ocurran las cosas desde fuera, porque en ti mismo es donde debes empezar”

Si quieres saber más sobre María, o contactar con ella, puedes hacerlo a través de:

Blog: www.zumodeempleo.com

Linkedin: http://es.linkedin.com/in/mlmorenocobian

Facebook: http://www.facebook.com/ZumoDeEmpleo

Twitter: http://twitter.com/ZumoDeEmpleo

¡Muchísimas gracias María por tu tiempo!

Related Articles

3 thoughts on “Entrevista a María Luisa Moreno”

  1. Espero que sean muchos los que lean esta entrevista, que sean muchos los parados que se enteren. Trabajo no sé si conseguirán pero que les sube la moral, seguro.
    Esta María ha vivido mucho en poco tiempo.
    Enhorabuena por la entrevista.

  2. Genial. Personas con esa energía tan positiva como María, todos deberíamos tener una persona así cerca de nosotros, trasmite entusiasmo.
    Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close