Articulos

Día del Fracaso

fracasoSi no has fracasado nunca, es que no has probado a hacer nada nuevo

Este es el lema de Day for Failure, una iniciativa que surgió en Finlandia en 2010 de manos de la comunidad de emprendedores Aalto Entrepreneurship Society. La propuesta consiste en celebrar el fracaso durante un día, con encuentros donde las personas explican sus errores para compartir lo que han aprendido de ellos. Tal y como recogen en su manifiesto, “el fracaso está tan estigmatizado que nos paraliza”, cuando “es una parte natural de probar algo nuevo”.

Day for Failure no es la única experiencia dedicada a celebrar y compartir los fracasos. Existen experiencias similares, comoFailCon, una conferencia dedicada a las startups tecnológicas donde emprendedores e inversores explican sus iniciativas fallidas, o Admitting Failure, un espacio en Internet enfocado a compartir fracasos en el ámbito de la ayuda para el desarrollo.

El año pasado, se celebró en  Bilbao, el 17 de Octubre de la mano de Creativity Zentrum. Tras la buena acogida que tuvo, este año se suma Galicia a este evento, a  iniciativa  de AJE Provincia de A Coruña.

¿Por qué tenemos tanto miedo a fracasar? Precisamente por eso, pensar en fracasar, da miedo y nos produce sentimientos negativos. Pero piénsalo despacio, seguramente has fracasado muchas veces en tu vida: estudios, amor, amigos, familia… En ese momento, todo parece un mundo, algo de que lo que no vas a poder salir, pero seguramente lo has hecho, has salido, no te has rendido y lo has conseguido.

Hoy quiero dejarte un poco de optimismo: alguno de los grandes fracasos de la historia que se han convertido en grandes éxitos. ¿Por qué no te puede pasar a ti?

Ignaz Philipp Semmelweis

Uno de los mejores cirujanos del mundo. Fue el precursor de las normas de asepsia y antisepsia para los procedimientos quirúrgicos. En marzo de 1847 creó un estricto programa para la esterilización de los instrumentos quirúrgicos en su hospital de Viena (Austria). Un procedimiento tan simple, ligado a normas de higiene, y que cualquier persona comprendería el día de hoy. Lavarse las manos con agua caliente y un cepillo de uñas, y luego enjuagarlas con agua clorada, había reducido la mortalidad a una séptima parte. Pero Semmelweiss era un humanista y un científico. No tenía tiempo para luchar por favoritismos ni puestos de poder dentro de la burocracia de su lugar de trabajo, y de la sociedad austriaca. Semmelweiss fue humillado sistemáticamente por sus colegas, y su trabajo calificado como un fracaso científico. Aún no había llegado Louis Pasteur para demostrar que los gérmenes microbianos no eran un mito científico. Semmelweiss murió sólo y abandonado en un manicomio local.

Henry Ford

En lugar de trabajar en la granja familiar, Henry Ford decidió arreglar los relojes de los vecinos. Tenía un interés en el campo técnico elevado y su deseo era hacer un “carro sin caballos”. En 1896 logra hacer un artilugio de cuatro ruedas impulsado por motores pequeños, lo que atrajo a varios empresarios y comenzaron a trabajar juntos creando una empresa de fabricación de automóviles. Su primera empresa fracasó. La compañía nunca produjo con éxito un solo coche y sus inversores se enfadaron muchísimo con Henry Ford expulsándolo de la asociación. Pero él siguió convencido de que un día sería capaz de producir y vender coches.

Fracasó 5 veces en los sucesivos negocios antes de fundar la legendaria y famosa Ford Motor Company. Nunca renunció en sus esfuerzos por crear una compañía y desarrollar un coche. Actualmente se considera a Henry Ford uno de los personajes influyentes en el mundo de la automoción.

Thomas Alva Edison

Inventó la bombilla, pero no le salió a la primera, sino que realizó más de mil intentos, hasta el punto de que uno de los discípulos que colaboraba con él en el taller le preguntó si no se desanimaba ante tantos fracasos. Y aquí entra la cuestión de la percepción del error, porque Edison respondió: “¿Fracasos? No sé de qué me hablas. En cada descubrimiento obtuve un nuevo motivo por el cual una bombilla no funcionaba. Ahora ya sé mil maneras de no hacer una bombilla”.

El 21 de octubre de 1879 Edison realizó la primera demostración pública de la bombilla incandescente antes tres mil personas reunidas en Menlo Park (California). Esa primera bombilla lució durante 48 horas ininterrumpidamente.

Harland David Sanders

Es conocido como el Coronel Sanders por su nombre en la marca “Kentucky Fried Chicken” en todo el mundo. Cuando su padre les abandonó tiró de la familia. Ayudaba en todas las tareas domésticas a su madre, incluyendo el cocinar. Una de sus habilidades era hacer el pollo frito con una receta que incluía 11 especias.

Sanders tuvo diferentes trabajos como jardinero, instructor de tranvía, bombero y una gasolinera en la que servía pollo cocido y frito. Con el tiempo su inclinación a la cocina le empujo a poner un restaurante. El restaurante tuvo que cerrar porque en el lugar donde estaba ubicado se proyectó una carretera de peaje pasando a convertirse en trabajador social hasta su jubilación.

Pero su sueño le movió a seguir en el mundo de la comida y trató de vender su receta. Se la ofreció a muchos restaurantes de diferentes ciudades. Más de 1000 restaurantes rechazaron su oferta antes de ser aceptada por uno. Siete años más tarde, con 75 años, el Coronel Sanders vendió su empresa de pollo frito por 15 millones de dólares.

Una experiencia nunca es un fracaso, pues siempre viene a demostrar algo (Thomas Alva Edison)

¿Has fracasado alguna vez? ¿has aprendido del error?

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close