Articulos

Cosas que tu jefe nunca debe saber

silencioEstá muy bien eso de llevarse bien con el jefe. Es recomendable. Como ya publicábamos una vez, tener una buena relación es positivo por muchos motivos: mejor ambiente de trabajo, más posibilidades de promocionar o más beneficios, entre otras cosas. Pero también destacábamos la importancia de la diferencia entre llevarse bien y ser amigos: En general, en las relaciones interpersonales surgen conflictos, de ahí la importancia de saber poner límites. Está claro que nuestro jefe es una persona, pero en el ámbito laboral, ante todo, es nuestro jefe, de ahí la importancia de saber controlar lo que decimos y cuándo lo decimos. Si tenemos amistad con nuestro jefe, puede ser fácil saltarnos estos límites. Ten cuidado porque esto puede acabar con la relación personal y profesional.

De hecho, hicimos una encuesta preguntando si se podía ser amigo del jefe: el 65% de las personas que contestaron a la encuesta, aseguraron que no se podía ser amigo del jefe, mientras que el 35% consideraban que sí.

 

¿Se puede ser amigo del jefe?

Cargando ... Cargando ...

 Desde Expansion.com nos recomiendan Cosas que nunca debes decirle a tu jefe:

Lo que haces durante tu tiempo libre: si has salido por la noche; si has quedado con amigos; o si has estado ayudando a uno de tus hijos a estudiar para un examen… No debería interesarle y no tiene por qué saberlo.

Cuidado con las redes sociales:  sobre todo si se te ha ocurrido agregarle y sabes que puede vigilarte en las redes sociales. Es obvio, pero nunca le critiques a él o a tu empresa en las redes sociales. Insultar es una temeridad.

No se trata sólo de colgar fotos o hacer comentarios subidos de tono o inapropiados. Hay quien, creyendo que hace un uso adecuado de las redes, asume un altísimo riesgo profesional.

Transmitir con serenidad, firmeza y corrección lo que crees que hay que mejorar. Sobre todo si tu jefe no está a la altura de tus necesidades y expectativas. Si después de hacerlo no hay cambios que te satisfagan, la opción es clara: márchate a otro proyecto profesional. Esto, en resumidas cuentas, es lo que suele llevar a decir que la gente se va de sus jefes, no de sus empresas.

No le digas jamás que estás buscando trabajo. Agradecerás este consejo si finalmente no lo consigues. Cuando uno busca empleo desde su actual puesto, las consecuencias dependen de quién lo sepa. No es igual mantenerlo en secreto o que el jefe esté al tanto de esa búsqueda. Y las implicaciones personales y profesionales pueden ser distintas si, a pesar de no haberlo comunicado, nuestro superior se entera.

Nunca te vendas por encima de tus posibilidades. No digas lo que no eres. No se trata de decir a tu jefe y a los demás lo grande que eres, sino de mostrarlo sin ningún reparo. Decir la verdad te llevará a ganarte la confianza y el respeto de quien te manda y eso ayuda a construir una reputación sólida.

No se te ocurra decirle que estás mal pagado, y mucho menos comparar su sueldo o el de otros compañeros con el tuyo.

¿Qué otras cosas crees que tu jefe no debería saber?

Related Articles

3 thoughts on “Cosas que tu jefe nunca debe saber”

  1. Vale.
    El mayor problema lo veo yo cuando tu jefe, por ser tu jefe, quiere ligar contigo creyendo tener derecho a ello solo por ser tu jefe. Yo siempre me pregunto por qué la mujer no puede realizar su profesión sin que nadie la acose…?
    Sucede lo mismo con los hombres?

  2. # 1, Milagros

    No te falta razon en lo que dices, pero tambien existe el mismo cuento a la inversa, o sea las que se acuestan con el jefe, para progresar en el trabajo, y desgraciadamente creo que son mas, que las acosadas por el jefe.

  3. Seguro que los que han votado negativo a Milagros son hombres. Tampoco es para que os sintáis heridos…A poco que investiguéis, comprobaréis que lo que comunica Milagros es una realidad. El caso más conocido es sin duda el de Clinton… Hay que saber reconocer la realidad.
    Besos a todos y todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close