Articulos

Controla el estrés

Trabajo, familia, amigos, mi propia vida, la vida de los demás… Si ya el hecho de vivir el día a día muchas veces genera estrés porque tenemos muchas cosas de las que ocuparnos, no te quiero decir nada si además tienes un trabajo que no te gusta o trabajas bajo mucha presión…

Vivir en condiciones de estrés tiene consecuencias emocionales, e incluso físicas, graves. Entonces, ¿por qué ponemos tantos problemas a la hora tomar medidas para reducir nuestros niveles de estrés y mejorar nuestras vidas? Investigadores de la Universidad de Yale, han encontrado la respuesta. Según su estudio, el estrés reduce el volumen de materia gris en las áreas del cerebro responsables del auto control, lo que provoca que sea más difícil de tratar con él, aunque no es imposible.

Para lograr salir de un estado de estrés, lo primero que se debe hacer es tomar consciencia de que el tratamiento de sus síntomas ha de ser una prioridad. Después, y citando a William James, es saber que “la mejor arma contra el estrés es nuestra capacidad de elegir un pensamiento sobre otro”.

Por suerte, la plasticidad del cerebro permite que se moldee y reconstruya las zonas dañadas a medida que se practican nuevos comportamientos, es decir, educar a nuestra mente a hacer uso de otros recursos que enfoquen esas actividades, que nos resultan estresantes, de otro modo.

Según un artículo publicado en INC, la aplicación de técnicas para aliviar el estrés puede suponer una forma de entrenamiento del cerebro, que permita manejar el estrés con mayor eficacia y disminuir la sintomatología de sus efectos negativos. ¿Pero cuáles son esas estrategias?

  • Aprender a decir no. Las investigaciones realizadas en la Universidad de California, San Francisco, han demostrado que una de las cosas que más estrés, agotamiento, e incluso, depresión nos provocan es visualizarnos en una situación en las que tenemos que decir “No” a algo, especialmente cuando se produce dentro del entorno laboral. Hay que enfocar la respuesta negativa, no como un proceso de negación a algo, sino como una oportunidad de cumplir con éxito esos otros cometidos que le impiden enfocarse bien en la tarea que desea rechazar.
  • Desconectar. Los afectados por este tipo de estrés ya están siendo denominados colectivamente como los ‘tecnoestresados’. Este término implica a todas esas personas que, por razones de excesivo uso o por falta de conocimientos en un mundo dominado por la tecnología, se sienten sobrepasados por ella. Si se trata de estrés por el primer motivo, es fundamental establecer protocolos de desconexión, dejando una única línea abierta de comunicación para casos de emergencia únicamente. Si se trata de un miedo a no cumplir las expectativas por fallos de conocimiento, lo importante es saber qué es lo que se debe reforzar y buscar cursos o hablar con los de recursos humanos para solucionar ese desconocimiento.
  • Neutralizar a la gente tóxica. Impedir que las acciones, opiniones o actitudes de las personas destructivas condicionen nuestro estado de ánimo.  Es evidente que tratar con personas difíciles puede llegar a ser frustrante, agotador y muy estresante para la mayoría, pero al racionalizar esos actos que le desequilibran, permite crear una película invisible a nuestro alrededor que vuelven impersonales los posibles ataques que nos lleguen de este tipo de personas. Además, adoptar posturas de acercamiento permite encontrar soluciones comunes.
  • No guardar rencor. Las emociones negativas que vienen con la celebración en un resentimiento son en realidad una respuesta de estrés. Este tipo de reacciones ponen al cuerpo y la mente en alerta y, por tanto, bajo una tensión constante e intensa, que contribuye a la hipertensión arterial y otras enfermedades del corazón.
  • Practicar la atención. Saber dónde se está poniendo el foco de atención es importante para saber identificar el problema, aquello por lo que está siendo estresado, pero además aprender a redirigirlo y centrarlo en aspectos positivos o relajantes puede servir para muchas más cosas que su salud personal. De hecho, es una gran cualidad que le puede permitir ascender en el trabajo ya que aumenta su concentración y rendimiento. Por ello, técnicas como la meditación es una técnica excelente para ayudar a reducir el estrés, ya que le permite reducir la sensación de estar fuera de control.
  • Poner las cosas en perspectiva. Las situaciones no son buenas o malas, como en los colores existen una gran variedad de matices que pueden transformar la situación que se está observando. Nuestras preocupaciones a menudo provienen de nuestra propia percepción sesgada de los acontecimientos. Una gran manera de corregir este patrón de pensamiento improductivo es enumerar las cosas específicas que realmente van mal o no se resuelven y mantener la calma al recordar que, probablemente, son sus sentimientos los que están exagerando la situación.
  • Utilizar un sistema de apoyo. Es tentador, pero totalmente ineficaz, intentar hacer frente a todo por sí mismo. Para estar tranquilo y ser productivo es necesario reconocer las propias debilidades y pedir ayuda cuando se necesite. Esto significa aprovechar su sistema de apoyo cuando una situación es lo suficientemente difícil, al punto de hacerle sentir abrumado. Esa red de apoyo puede ser laboral y familiar.

¿Sabes controlar tu estrés?

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close