ArticulosParo

Cómo entender los datos del paro

La semana pasada se publicaron los datos del paro de 2010, según los cuales, en España tenemos la friolera de 4.696.600 parados.

Esta semana, aparece la alarmante noticia de que el número de parados durante el mes de enero aumenta en  130.930 personas y llega a los 4.231.003 parados.

¿En qué quedamos, que hay 4.231.003 ó 4.696.600 parados.?

Ambos resultados son correctos, lo que ocurre es que en España existen dos estadísticas diferentes que miden los datos del paro:

Por una parte está la EPA (Encuesta de Población Activa), que publica trimestralmente el Instituto Nacional de Estadística (INE) y por otra, el paro registrado en las Oficinas Públicas de Empleo pertenecientes a los Servicios Públicos de Empleo (antiguo INEM) que publica mensualmente el Ministerio de Trabajo e Inmigración.

Los motivos por los que existen diferencias entre ambos datos son varias, que van desde las metodologías usadas para recoger resultados hasta la propia definición de parado.

Metodológicamente, la EPA se basa en los resultados de entrevistas telefónicas realizadas a personas en edad de trabajar que residen en viviendas familiares del territorio nacional: se trata de estimaciones y no de una estadística administrativa. Por otro lado, el paro registrado es una estadística administrativa, que elabora mensualmente el Servicio Público de Empleo Estatal con base en los registros de las oficinas públicas de empleo.

Conceptualmente, la EPA parte de una muestra inicial de 65.000 familias a las que pregunta trimestralmente sobre su situación laboral, de las que responden unas 60.000, que equivalen a unas 180.000 y 200.000 personas de entre 16 y 74 años. En este censo se consideran personas paradas aquellas que no tienen empleo por cuenta propia o ajena en la semana anterior a la entrevista, buscan trabajo en las cuatro semanas anteriores y están disponibles para trabajar en las dos semanas siguientes.

El paro registrado, por su parte, es una estadística mensual y tiene en cuenta a todas las personas desocupadas inscritas como demandantes de empleo, excepto a quienes buscan un trabajo eventual que no dure más de tres meses, un empleo dejornada reducida o inferior a 20 horas semanales, solicitantes de empleo para el extranjero o a domicilio o quienes se apuntan sólo porque es un requisito que les piden para entrar en un proceso de selección específico.

Tampoco contabiliza como parados a los pensionistas de jubilación mayores de 65 años, estudiantes menores de 25 años, demandantes de primer empleo, asistentes a cursos de formación, personas incapacitadas o debaja médica, pensionistas por invalidez, quienes rechacen acciones de inserción laboral o trabajadores agrarios subsidiados.

Por último, el paro registrado excluye a otros dos grupos que sí incluye la EPA: los afectados por un Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que consideren que no se van a incorporar a la empresa en 3 meses ni cobre de la empresa más del 50 % del salario y además está buscando empleo y tiene disponibilidad, la EPA lo considerará parado. Esto también hace que en períodos de de crisis económica en los que los ERE están a la orden del día, tal como ocurre ahora, se de una mayor disparidad entre ambas estadísticas.

Por tanto las razones por las que ambos datos difieren tanto son las siguientes:

  • El Servicio Público de Empleo (paro registrado) excluye a determinados colectivos demandantes de empleo, mientras que estos mismos colectivos, si buscan activamente empleo y están disponibles para trabajar en el plazo de dos semanas, para la EPA se considerarán personas paradas.
  • No todas las personas que están registradas en las oficinas públicas de empleo como demandantes de empleo y que computan para el paro registrado, pueden no estar incluidas en la EPA si no cumplen los requisitos vistos anteriormente.
  • No todas las personas desocupadas e inscritas como demandantes de empleo se clasifican como paradas en la EPA, pero sí como paradas registradas y no todas las personas que están paradas, están apuntadas a las oficinas públicas de empleo, por eso tenemos distintas cifras de desempleo.

A nivel europeo, la Comisión Europea elabora periódicamente estadísticas sobre la situación del paro en los 27 países de la Unión Europea a través de la Oficina de Estadística Europea (Eurostat) y publica la tasa de desempleo ajustada estacionalmente. Esta impotante fuente de datos se nutre de los datos de la EPA ya que es la que sigue estrictamente los criterios internacionales y la normativa de la propia Comisión Europea que regula la Encuesta sobre las Fuerzas de Trabajo a la que deben ajustarse los estados miembros.

¿Te habías dado cuenta de estas diferencias en los resultados? ¿Cuál crees que es más realista?

Related Articles

3 thoughts on “Cómo entender los datos del paro”

  1. Si no teníamos poco con que cada uno interpreta las estadísticas como le da la gana, encima, tenemos dos estadísticas: lo peor: las dos dan unos datos pésimos.
    De todas formas, un artículo que aclara mucho las cosas, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close