Articulos

Comidas de negocios

comidas negociosPara muchas personas el comer todos los días fuera de casa puede llegar a resultar cansado, pero hay ocasiones que lo merecen. Una reunión de negocios puede llegar a ser mucho más distendida si en vez de juntarnos en una sala de reuniones, lo hacemos comiendo. Lo mismo que si te tienes que juntar con tu equipo, en muchas ocasiones es mejor hacerlo fuera de la oficina y con un plato de comida, que en el lugar de siempre.

Kevin Daum, colaborador en  Inc. nos da unos valiosos consejos de por qué organizar más comidas de negocios y además sacar el máximo partido de ellas.

Controlas el entorno

En la oficina, tus compañeros pueden interrumpirte por una llamada, un mail o cualquier otra cosa, lo mismo que si estás en la oficina de la otra persona. Elige un restaurante con poco ruido, asegúrate que haya todo tipo de comidas por si hay vegetarianos, celíacos, gente que pueda estar a régimen… y que se adecue con lo que quieres comunicar. Tendrás un perfecto entorno de trabajo.

Estáis en igualdad de condiciones

Tanto si tienes que hablar con una persona de rango superior o inferior al tuyo, no os encontraréis con una mesa de por medio que marque esta jerarquía. En un restaurante estaréis sentados a la misma altura, en la misma silla, y cara a cara. Si algo tiene que hacerte sentir mejor o peor que tu interlocutor, que la oficina no sea un impedimento.

Tienes un tiempo asegurado

En una típica reunión de trabajo, tendrás a tu interlocutor pendiente de ti durante 20 minutos, pasado ese tiempo, posiblemente intentará que acabes para seguir con otra cosa. Durante el almuerzo, es diferente, dispondrás de unos 60-90 minutos. No te lleves el portátil, las presentaciones en un iPad o incluso en papel dan apariencia de ser más distendidas y funcionan mejor en la mesa.

Crearás una experiencia compartida

Haz que la otra persona se sienta cómoda. Tienes la oportunidad, además de decir lo que tienes que decir, de establecer una buena relación con alguien de la empresa. Consigue que el almuerzo sea una buena experiencia y que la otra persona no tenga problema en repetirlo, así, si necesitas comentarle algo en privado otra vez en un futuro, estará más predispuesto. Encuentra maneras, pensando en la otra persona, de hacer entretenido el encuentro.

Paga tú

Ya que eres el que quería hablar, el interesado en hacer este encuentro y el que ha escogido el restaurante, lo mínimo que puedes hacer pagar la cuenta. Muchos empresarios tienden a dividir la cuenta, y está bien en almuerzos improvisados, pero en este caso tú tienes que conservar el poder del encuentro. Y salga como salga, agradece el acercamiento al final y abre la puerta a repetir la experiencia.

¿Ves útiles las comidas de negocios?

Tags

Related Articles

1 thought on “Comidas de negocios”

  1. Aquí en Alicante se estila bastante hacerlas en sitios en “luces y colores”, aunque creo que es algo extendido por todo el litoral levantino….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close