Articulos

Come un día con tu jefe

comerEsto debería salir de nuestro supervisor. Irnos a comer un día con nuestro jefe, o tomar un café. Cualquier cosa que haga que tengamos un trato más directo con él y podamos compartir ideas, opiniones o incluso alguna cosa personal.

¿Por qué es tan importante que un día comas con jefe? 

  • Tendrás la oportunidad de compartir tus ideas. No desaproveches la oportunidad. Si has tenido una idea para un proyecto o una nueva estrategia, el almuerzo es un ambiente informal para compartirlo. Intenta tener todo lo más preparado posible, que no sea sólo un guión, si  no algo más desarrollado. Tienes que mostrar una actitud seguro de ti mismo. Cree que en lo que dices.
  • Crea una conexión más personal. Si vas a comer con tu jefe, tendrás la oportunidad de llegar a él a nivel más personal. Preguntarle por su familia (si la tiene), o por sus aficiones te podrá servir para tener un tema de conversación, tanto en el momento, como en el futuro. Si ves a que a él no le gusta hablar de su vida personal, no le preguntes delante de los demás compañeros, quizás no le guste. Tal vez compartáis opiniones y podáis daros recomendaciones mutuas!
  • Escucha. Es probable que tu jefe te cuente experiencias profesionales personales. De todo se puede aprender en esta vida. Quédate con toda la información que puedas, nunca sabes cuándo podrás ponerla en práctica.
  • Obtendrás asesoramiento profesional.Ésta es tu oportunidad para dejarse asesorar profesionalmente por tu jefe. Piensa que va a ser una crítica constructiva puesto que estáis en un ambiente bastante distendido. Aprovecha la ocasión para escuchar todos los consejos que puedas.

En cualquier caso, tienes que tener en cuenta que no es tu amigo ni tu colega, de ahí que debas saber establecer unos límites. Hay ciertas barreras que no se pueden sobrepasar por muy distendido que sea el ambiente:

  • Una cosa es que le digas que te gusta salir por la noche, otra muy distinta que le digas que llegaste borrachísimo. De verdad, no es necesario que lo sepa.
  • No le digas “no”. Si te propone algo que no te gusta, no digas un no rotundo. Intenta explicar por qué no lo harías.
  • No critiques a tus compañeros. Eso nunca, ni en ambiente distendido si en ambiente más formal.
  • No le digas que estás buscando trabajo. Aunque lo estés haciendo porque estás muy desmotivado, porque no te gusta tu puesto o por cualquier otra causa. Si además no consigues cambiar de trabajo, puede que no seas visto con tan buenos ojos dentro de la empresa.

¿Sueles ir a comer con tu jefe?

Related Articles

1 thought on “Come un día con tu jefe”

  1. Trabajaba en una empresa pqueña de electricidad, el jefe era más o menos de mi edad, y coincidimos en hobbies, asique empezamos a echar muchas horas juntas.
    Sin comerlo ni beberlo, fui aprendiendo diferentes “trucos” empresariales y del sector de la electricidad.

    Uno de los trucos q aprendí es que no demuestres q un finde la has liado en exceso, xq rindas lo que rindas el lunes, mi amigo y jefe decía q hacía menos SIEMPRE!!!

    Aprendía a no “llevarle la contraria al jefe”, por supuesto que me pedia opinión, de como lo veía yo, pero con mucho cuidado de no fastidiar el proyecto empresarial, es decir pase lo que pase envolsarse un porcentaje.

    Gracias a lo que aprendí de mi jefe y otros jefes, viendo lo positivo y lo negativo, ahora regento una pequeña empresa de electricidad. Lo importante no es lo que sepas de electridad (q logicamente tb hay q saber), sino no querer ganar todo sin ese trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close