ArticulosAutónomosEmpleo

Algunos errores comunes del Marketing

errores del mkEl marketing es fundamental, por supuesto parece poco verídico viniendo me mi, que me dedico a esto. Pero es verdad, un Marketing bien hecho puede reportar mucho dinero a quien lo utiliza.

La empresa invierte un poco, ¡sí invertir! No gastar. Algún día hablaremos de esos dos conceptos tan erróneamente utilizados cuando se habla del Marketing.

Volvamos. La empresa invierte una cantidad de dinero y si ese Marketing funciona puede verlo recuperado e incluso multiplicado por 10. No hay límite.

Pero como todo en esta vida, nada es perfecto. Ni siquiera el Marketing.

Muchas veces falla, puede haber distintos y variados motivos. Tendremos que analizarlos a posteriori de realizar una campaña. Pero si sirve de ayuda, ya son bastante comunes ciertos errores que se deberían conocer de antemano y así poder evitarlos.

Si estáis decididos a poner en marcha alguna estrategia de Marketing para vuestro negocio recomiendo leer antes esto:

  1. Comunicar siempre el mismo mensaje.
    Las marcas, negocios, tiendas no deberían usar siempre el mismo mensaje. Dependiendo a quien te estés dirigiendo deberías adaptar el mensaje hacia ese público. No se le cuenta lo mismo a la madre, ama de casa con niños, que a la mujer sin niños, que a los adolescentes, que a un hombre soltero. No penséis que tenéis que publicitar distintos productos, que si se puede hacer,  es más bien contar las cosas como lo quiere oír la otra parte. De un mismo producto o servicio no todos buscan lo mismo.
  2. Creer que todo lo que publicitamos se lee: folleto, carteles, promociones. No. Siento decirlo tan fríamente pero la gente no lee. No por nada, es que no hay tiempo. No creamos que por sacar un folleto con muchas páginas y mucho texto lo tenemos todo hecho. Mejor más foto, menos texto pequeño y titular grande. Pensar como leemos una revista, da igual corazón, coches, economía. Tu “ojeas” la revista, ves fotos y titulares, y si algo te llama la atención ya paras a leerte la letra pequeña. Hagamos nosotros lo mismo. Podemos integrarlo con otras herramientas de comunicación, por ejemplo, si quiere más información pinche aquí, códigos bidi, visite la web o pida información en la tienda. De esta manera es más efectivo visualmente y ahorramos dinero, papel y esfuerzo.
  3. Publicitarnos en todo lo que aparece. Debemos cuidar la imagen y saber a quién nos dirigimos. No por ser algo gratis o muy barato debemos invertir dinero o tiempo en él. Muchas veces pecamos de publicitar nuestro negocio, tienda, marca en algún medio poco recomendado. Yo entiendo la emoción de poder contar a la familia “mira hoy salgo en radio_melizza” o “mi anuncio en la revista de asociación anti perruna vallisoletana”. Pero no, no os lo recomiendo, sino es vuestro público mejor no.
  4. Hablar, hablar y no escuchar.
    Las mejores ideas y mejoras no las da el propio cliente. Escúchale activamente, pon buzones de sugerencias, favorece que te manden mails con posibles mejoras, recompensalo  si hace falta. Sus opiniones son muy valiosas y una opinión real de un cliente puede hacerte ver cosas que en mucho tiempo o igual nunca, tú verías.
  5. Invertir en la marca cuando el problema está en el producto o servicio.
    No tiene sentido por mucho que nos esforcemos en hacer grandes campañas de marketing vendiendo lo maravilloso que es nuestro negocio, tienda, marca… cuando el problema de base está en lo que vendemos o en el servicio que damos.  Al cliente se le engaña una vez, quizás dos con eso de que somos el “único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”, pero no habrá una tercera. Arregla primero lo que falle y luego potencia tu marca. Ahorras mucho dinero y esfuerzo.
  6. Lanzar anuncios que atacan a tu competencia. Tiene un efecto contrario aunque no lo creamos. Primero da publicidad gratuita a ese competidor y a vistas del cliente quedas de niño celoso. Es decir, al final cree que ese competidor es mejor que tú y por eso le atacas. Te recomiendo no hacerlo.
  7. Empeñarse en decir al departamento de ventas como vender. Se les puede dar recomendaciones, herramientas para hacer mejor su trabajo. Pero igual que no quieres que nadie se meta en tu trabajo, es mejor dejar hacer al resto el suyo. Es una cuestión de confianza, cada persona debe ser bueno en su área y por tanto realizar como mejor sabe sus tareas. No queramos controlarlo todo, aprendamos a delegar un poco.

Y luego está el mejor consejo o recomendación que se puede dar, practica “prueba-error”. Nadie nació aprendido y de los errores se aprende mucho, mucho.

Dirigir bien no es lo que se hace cuando estás ahí, sino lo que sucede cuando no estás ahí. (Ken Balnchard)

Tags

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close