ArticulosEmpleo Público

¿Sector público o privado?

Hasta hace sólo unos años, cuando te preguntaban “¿en qué trabajas?” y contestabas: “soy funcionario”, la gente fruncía un poco el ceño. Hay que ser realistas: los funcionarios no estaban bien vistos. Sin embargo, en los tiempos en los que vivimos, contestan: “qué suerte, un trabajo para toda la vida”. Nadie tuvo en cuenta lo que tuviste que estudiar, ni las rebajas de salarios, ni otra serie de penurias por las que pasaste antes de estar ahí.

De hecho, parece que últimamente, el mundo de los opositores, está creciendo y si no, que se lo digan a la Policía Nacional: 153 plazas y 36.275 personas apuntadas, es decir, 237 aspirantes por plaza. ¡Casi nada!

Sin embargo, en un estudio realizado por Trabajando.es a la pregunta de “¿Qué sectores te interesan para trabajar?”, un 48% de los encuestados respondió que la empresa privada. Un 28% se inclinó por las multinacionales, mientras que solo un 24% escogió las instituciones públicas.

Es más, según otro estudio realizado por Randstad, al 54% de los españoles les gustaría desarrollar su carrera profesional dentro de su empresa.

Bajo mi punto de vista, creo que hay serie de ventajas y desventajas en cada uno de los sectores. Pondré sólo las ventajas, ya que lo que son ventajas para uno, serán desventajas para el otro:

Ventajas del sector privado:

  • Más oportunidades de desarrollo profesional
  • Puedes elegir prácticamente cualquier sector
  • Facilidades de movilidad
  • Salarios más altos
  • Rapidez de promoción
  • Suele ser más fácil conseguir un aumento

Ventajas del sector público:

  • Inamovilidad en la condición de funcionario, estabilidad y permanencia en el puesto
  • Beneficios sociales 
  • Más facilidades para la conciliación
  • Mantenimiento de las vacaciones y antigüedad aunque cambies de puesto
  • Jornada normalmente continuada, lo que permite tener todas las tardes libres

Tal vez, lo que yo he considerado una ventaja, para ti no lo sea. Cada persona es un mundo y que a mi me beneficia, puede que a ti no. Si es así, también puedes darnos tu opinión.

 Siendo realistas,  ¿prefieres trabajar en el sector público o privado? 

Related Articles

6 thoughts on “¿Sector público o privado?”

  1. No será muy grande el sueldo de los funcionarios, pero la seguridad y todos los derechos sin tener que pedirlos como que pides un favor, valen muchísimo, tendran sus problemas internos, pero se les ve muy relajados.

  2. Siendo realistas,para mí, el sector público, lo argumento. La empresa privada depende de tu jefe si te dice que baliles antes de empezar el trabajo bailas si no lo quieres perder. Lo comentado no solo afecta a los funcionarios, tambien a los trabajadores que tienen por jefes al gobierno. Ultimamente perdí la condición de empleado público por un acuerdo que ni se llego a cumplir por el cambio de gobierno, todos cuantos años se nos congelo el salario como a los funcionarios pero cuando a estos les subian a mi no,por no ser funcinario, ahora nos quitaron la paga de navidad, ya por ultimo quieren privatizar, se que mi visión no es objetiva y realmente me pregunto mejor público o privado?¿ depende de los jefes si son conscientes de que su gestión dependen personas y no sus propios bolsillos, yo entre por oposición, y pensé que iba a disponer de herramientas formación que va que equivocado estaba, pero si mis compañeros y yo hemos sido de lo mas eficaces pese a las dificultades, estuve en la empresa privada cuando aun era posible encontrar un trabajo, y la verdad no son eficaces por que solo se basan en la rentabilidad y ahorar para ellos supone despedir, mientras que para despedir en el sector publico hay que dar explicaciones bueno ahora ya no, luego las empresas privadas que cojen trabajos que se llevaban en propio por el sector publico hacen una competencia desleal dificil de demostrar tiran los precios fomentran las precariedad con sueldos bajos a sus empleados junto con la irresponsabilidad de los que conceden las contratas por que no miran si la empresa va a ponerlos medios para que el trabajo se realice correctamente con el número de trabajadores adecuado y que ganen lo justo luego estas empresas despiden a sus propios trabajadores y vuelven a subcontratar, es todo una locura es España es lamentable que no se controle eficazmente esto solo les importa que es mas barato pero se sabe que al final es mas caro pero les da igual , luego cuando las instalaciones estén hechas una pena hay que volver a nacionalizarlas y lo pagamos todos y estos irresponsables siguen cobrando un muy muy buen sueldo de esto esta lleno el sector publico asi puedo entender la deuda que tiene España, que voy decir que no sepais, cuanto mas tiene que pasar hasta que el pueblo se levante y diga basta?¿

  3. Queridos, hay un elemento fundamental que se está omitiendo en esta columna, y es el hecho de que para quién se trabaja en cada sector.

    Si bien al final todo trabajo se retribuye a la sociedad, hay un par de diferencias en el sentido final del trabajo. Mientras que en el sector privado se pretende satisfacer a los clientes y sus necesidades a consecuencia de recibir utilidades por eso, en el público la realidad es diferente, y es que se está realizando un trabajo cuyo sentido principal es proporcionar un servicio a la sociedad, de manera directa, y donde el salario no es el objetivo, sino la consecuencia de destinar tu tiempo a ello.

    Es algo que no hay que pasar por alto.

  4. La lucha entre lo público y lo privado enmascara la batalla por el poder y el control del dinero, vendiéndolo como servicio público. ¿Quién tiene el poder realmente? Quien controla el dinero, fundamentalmente las entidades financieras más que los gobiernos, que son las responsables de las bonanzas económicas como de las crisis. No se trata de dar mejor calidad del servicio público, ni dar libertad de elegir al ciudadano de quién quiere que le preste el servicio público, si no más bien se trata de conseguir controlar los presupuestos públicos para que cada uno pueda meter a los suyos a cobrar, porque el trabajo es una simple justificación para dar el dinero a quienes quieren… Cuando se transfiere dinero a una entidad privada o concertada, en realidad lo que se está haciendo es transferir el poder a una persona física o jurídica privada, que decide quien está y quien no, quien cobra y quien no, y en definitiva quien vive y quien no.

    La izquierda apuesta siempre por lo público, por lo menos la más progresista, mientras la derecha por lo privado, con la justificación falsa de que el servicio es más barato, mejor y más eficiente, pero claro, metiendo para llevarse el dinero cada uno a los suyos. Cuando se habla de salvar la educación y la sanidad pública por parte del progresismo, lo que se quiere decir es que se quiere salvaguardar una forma de repartir la riqueza pública a través de los salarios en los presupuestos, porque en el sector privado está todo en función de quien conoces y de quien eres hijo, de una forma descarada, independientemente de si estás en política o no.

    Lo público busca dar un servicio público repartiendo la riqueza generada por los impuestos a través del trabajo y los salarios, que para participar en el reparto de la tarta tienes que tener contactos políticos para ingresos medios y altos generalmente, para cobrar una miseria no necesitas la política ni conocer a nadie, hay cuatro millones de inmigrantes que están así, y entre la gente que no posee patrimonio privado del que poder vivir, la mayor parte de la población… Y lo privado busca ganar dinero dando un servicio, cobrándotelo a precio de oro, si puedes pagarlo lo tendrás, y si no tendrás que carecer de ello aunque lo necesites… Es decir, lo privado quiere beneficios y ganar mucho dinero a tu costa. Por ejemplo, están las compañías privadas de salud, que con la edad suben las cuotas, sabes cuánto pagas cuando entras, pero jamás sabes lo que vas a pagar cuando sales, de joven apenas pagas nada, y si se incrementa el uso del servicio a medida que te haces más mayor, en consecuencia te elevan las primas mensuales, hasta que no las puedes pagar, tanto que a partir de unos años avanzados, de 70 o 75 años, ni siquiera puedes contratarlos porque siempre resulta deficitario para la compañía sanitaria de seguros por el excesivo uso que hacen los usuarios del servicio. Y te pueden echar cuando quieran, vía precios, a veces sin motivo o razón.

    Es evidente, que la gestión privada es más costosa y va peor que la pública, aunque digan y vendan por doquier lo contrario, al haber muchos más intermediarios que quieren cobrar del sistema, y sobre todo las empresas privadas quieren que el trabajo que tienen que realizar dos trabajadores, lo haga uno solo, para ahorrar costes, y el dinero de beneficio se lo lleva el empresario porque es un negocio y para eso están, conclusión, entonces habrá personal menos preparado ganando menos sueldo, más desidia e ineptitud, y los caterines de los comedores escolares con la comida de peor calidad, etc… y esto no lo hace el personal de la administración. El problema de lo público es que no hay medidas para mandar al paro a los muchisimos funcionarios que una vez sacada la plaza de oposición, con cumplir el horario y hacer cuatro pijadas, se dedican vivir bien, lo que les queda de vida, con la existencia asegurada porque el cobro es vitalicio. Y si hay medidas para hacer esto, nadie las lleva a cabo porque el dinero público es de todos y de nadie en particular… Asi ninguna gestión puede ser totalmente buena, es como en las empresas privadas, que la gente que lleva muchos años y son unos perros porque lo saben, o lo sabian hasta ahora, no les podían despedir, por los altos costes del despido, ya que la indemnización era muchisimo dinero a desembolsar para la empresa… Asimismo me consta que hay muchísima gente inútil colocada a dedo en las empresas privadas, incluso más que la pública, el mecanismo de entrada es por contactos puro y duro, a las que no se les echa ni a tiros porque les colocó la dirección o los dueños del negocio, y son intocables, y no precisamente por las leyes de protección de derechos laborales. Por no hablar de quienes tienen comportamientos legalmente punibles, como algún alto directivo de banco indultado o que no fue ni juzgado. Estoy de acuerdo en que debe de haber mecanismos de motivación para mejorar el trabajo del empleo público, y de castigo por el incumplimiento de los deberes inherentes al puesto, pero generalizar en que los trabajadores de la función pública son más vagos e inútiles y están peor preparados que los de la privada, es totalmente falso, y es un tópico más que debe desterrarse…

    ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Close
Close