1

Una buena primera impresión

Dicen que la primera impresión es la que cuenta. Y aunque nos han enseñado que no hay que juzgar a las personas a simple vista, la naturaleza humana es así y lo que nos transmite alguien a primera vista, nos hará prejuzgarle.

De cara a una entrevista de trabajo, crear una buena primera impresión en las personas que te van a entrevistar, es fundamental. Desde el portan Inc., nos dan algunos consejos para crear una buena primera impresión:

Viste bien. Tu vestuario es el embalaje del producto que hay dentro, igual que uno se fija en el embalaje para hacer su compra en el supermercado. Esto no significa tener que invertir mucho dinero en un modelo, pues hay muchas marcas elegantes y a precios asequibles, así como nuevas marcas en Internet. No requiere dinero, lo que requiere es tiempo y atención. Hay que cuidar detalles los detalles, como los complementos, y adecuarlos a la empresa a la que nos dirigimos.

Mantente informado. Cada vez es más difícil estar bien informado con todo lo que sucede en el mundo y la cobertura divergente que hacen de ello distintos medios. Sin embargo, hay un espectro muy amplio entre estar informado absolutamente de todo y simplemente no saber nada de lo que está pasando. Puedes hacer un ejercicio tan simple como configurar de pantalla de inicio de tu navegador un periódico online. Saber lo que está pasando te facilita mantener una conversación fluida así como encontrar un terreno común con la persona que tratas de impresionar.

Aprende protocolo. Cada vez es más frecuente en las escuelas de negocio internacionales ofrecer una introducción a las normas básicas del protocolo. No se trata de saber estrictamente todas las reglas pero si de tener unas guías sobre comportamiento, que nos den pistas ante una situación a la que no estamos habituados. La norma básica para una entrevista es ser educado y tener en cuenta a todas las personas presentes en la sala.

Domina el idioma. Uno no puede duplicar el nivel de un idioma el día antes de una entrevista mágicamente. Pero este punto se refiere en especial a las conversaciones, cada vez más habituales, por correo electrónico. Esta herramienta nos da un amplio margen de tiempo para asegurarnos de que la respuesta está bien redactada, de forma que un mail mal escrito no tiene excusa.

Lee más. Nada impresiona más que una persona en constante aprendizaje, y una manera de demostrarlo puede ser el interés por la lectura y por aumentar el bagaje cultural e intelectual. Mantenerse en contacto con libros y artículos es una de las mejores maneras de mantenerse activo y el acceso a ellos es más abierto que nunca. No importa de qué temática o de qué autor, lo importante es seguir ampliando contenidos.

Muestra interés. Pero muéstralo de verdad, porque si tiene que notarse que en realidad no te interesa en absoluto, es mejor que no digas nada. En este sentido, es un error preguntar por información que sea muy visible en la página web, lo que demuestra un nulo interés por el puesto, o cualquier otro tipo de información que sea ampliamente conocido de la marca. Tu propio desinterés generará el desinterés del interlocutor por ti.

Cuida tu presencia online. Hoy en día es muy habitual que el primer contacto con una persona sea online. Así que cuida tu perfil de LinkedIn, pero también de Facebook, Twitter o cualquier otra red en la que estés presente, pensando que además de tus amigos, lo ven tus posibles futuros jefes. Mantén la información actualizada y evita las fotos de las que puedes avergonzarte ante determinado público.

¿Qué más puedes hacer para causar una buena primera impresión?

 

Escrito por mariarp el 21 de Marzo de 2017 con 1 comentario.

1 comentario

Lee los comentarios dejados por otros usuarios, o bien deja tu comentario

# 1, Anónimo
21 de Marzo de 2017, a las 20:57

Además de vestir bien, huele bien.
El olor a tabaco es muy desagradable.

Thumb up 0 Thumb down 0

Deja tu comentario...