1

Ser opositor, ¿un trabajo más?

Desde que comenzó la crisis, muchas personas se han quedado sin trabajo y muchos decidieron (y deciden) opositar. Las academias empezaron a aumentar el número de alumnos y hacían anuncios cada vez más llamativos para que te dedicaras a eso de la oposición ya que era (y sigue siendo), tan difícil encontrar un trabajo en la empresa privada.

Veamos algunas ventajas que los alumnos de una academia de oposiciones ve en esto de ser funcionario:


  • Tu puesto será para toda la vida, (sólo se pierde por delito o por sanción administrativa en contadas ocasiones).
  • Los salarios son más altos que la media de la empresa privada dentro del nivel de formación requerido.
  • La mayoría de las plazas tienen jornada continua de 7,5 horas.
  • Puedes pedirte varios tipos de excedencias por interés particular, por cuidado de familiares, etc. y cuando te reincorpores la reserva de tu puesto tiene todas las garantías.
  • Los permisos y reducciones de jornada por cuidado de hijos y familiares suelen ser mayores que en la empresa privada y su disfrute no te genera ningún tipo de represalia.
  • Disfrutarás como mínimo 6 días de “moscosos” que puedes distribuir según tus necesidades.
  • Lo más probable es que no tengas que hacer horas extras pero si así fuera se pagan como tales.
  • Los sistemas de promoción interna son más justos que en la empresa privada.
  • España no tiene muchos funcionarios por número de habitantes, sino que está un poco por debajo de la media europea. En Francia, Italia, Bélgica, Holanda o Irlanda hay más funcionarios por habitante.
  • La actual crisis ha provocado que se convoquen menos plazas de las que se necesitan, lo que hace prever más plazas de lo normal cuando la situación económica mejore.
  • La variedad de administraciones existentes en España te permite opositar en el ámbito municipal, provincial, regional, nacional o internacional, con lo que delimitas el territorio al que podrían destinarte.
  • En la Administración hay igualdad de oportunidades real entre hombres y mujeres.
  • La administración facilita la conciliación de la vida personal y laboral con planes más amplios y complejos que los de la empresa privada.
  • Algunos centros de trabajo de funcionarios cuentan con servicios como guardería, comedores a bajo precio, viviendas para sus empleados, etc.
  • La antigüedad siempre tiene premio: son las subidas de sueldo por el pago de trienios.
  • Tus funciones y tareas están detalladas para cada puesto y nadie te va a pedir que te extralimites en ellas.
  • Las vías y modos de negociación colectiva a través de los representantes sindicales está muy regulado y no permite discriminaciones de estos empleados.
  • Si estás pensando en comprar vivienda y eres funcionario es más fácil que los bancos te concedan la hipoteca.
  • La consecución de una de las plazas convocadas sólo dependerá de tu nivel de preparación, de tu capacidad de esfuerzo, constancia y superación. Las reglas para conseguir el puesto son transparentes y públicas para todos los candidatos.
  • Trabajar en el servicio público te permite tener el convencimiento de que estás dedicándote a procurar el bien común de la sociedad.

Las ventajas, están claras, pero para llegar a ellas, primero hay que aprobar una oposición, que hoy en día, no es tarea fácil.

  • Una competencia feroz. No es oro todo lo que reluce, la crisis también ha afectado a la Administración Pública y el número de plazas se ha reducido considerablemente y además, han aumentado el número de opositores.
  • Necesario tener ahorros. Nadie te paga por ser opositor y como poco, te va a llevar unos cuantos meses, así que ya puedes tener dinero ahorrado para sobrevivir durante este proceso. Si además compras temarios y vas a una academia, tendrás unos gastos extra.
  • No tener fines de semana ni vacaciones. Hay quien piensa: “qué bien, horarios libres”. Pues se equivocan: no hay tiempo libre.Los opositores estudian también los fines de semana y tienen pocas, muy pocas vacaciones.
  • Si no apruebas, no verás recompensa. Lo ideal, sería aprobar la primera vez que te presentas, pero esto no siempre es posible, ni a la segunda, ni a la tercera, así que puede llegar a ser un poco desmotivador, sobre todo también porque llegará un momento que te salgas del mercado laboral y no tengas qué poner en el curriculum.
  • Trabajo más monótono. Al estar las funciones más detalladas, será más difícil salirte de ellas, por lo que si no cambias de puesto, puede llegar a ser un poco más monótono.
  • Mala reputación. Los funcionarios en general (y quiero señalar lo de “en general” porque hay muchas y por suerte, cada vez más, excepciones), tienen fama de vagos y de gente que no le gusta trabajar, por lo que día a día tendrás que oír comentarios despectivos acerca de tu trabajo.
  • Ascensos más difíciles. Se puede promocionar cada dos años y eso si apruebas un examen. Está claro que nadie tiene prisa, pero hay que volver a estudiar y no siempre se consigue. En la empresa privada, o promocionas, o no.
  • Puesto inamovible. Cierto, tanto para ti, como para tu jefe y esperemos que te toque un buen jefe, que no te haga la vida imposible y que sea trabajador, porque poco podrás hacer ante eso.

¿Habéis pensado alguna vez en opositar? ¿Creéis que tiene más ventajas o más incovenientes?

Escrito por mariarp el 7 de Marzo de 2011 con 8 comentarios.

8 comentarios

Lee los comentarios dejados por otros usuarios, o bien deja tu comentario

# 1, Anónimo
7 de Marzo de 2011, a las 15:43

Es cierto que muchos opositores se pasan años estudiando con mucho sacrificio pero también es triste que en este país muchos vayan a la universidad con la única ilusión de trabajar para la administración publica.

Thumb up 2 Thumb down 2

# 2, elias
8 de Marzo de 2011, a las 10:42

Me ha gustado el artículo (aviso primero, soy funcionario desde hace 4 años).
Análisis claro y conciso de todo lo relativo, exponiendo bastante bien los pros y los contras.
solo le pondría unas cuantas pegas:

1.- Las vías y modos de negociación colectiva : Sí tienes razón, pero te falta poner que los sindicatos de los funcionarios son de lo más torpes que he visto en mi vida. Eso de firmar convenios sin clausula de revision salarial al IPc fue una norma en los últimos 20 años, así que ni os cuento (al poquito de entrar en la AGE era habitual el email incendiario de los sindicatos -hemos perdido el 50% de poder adquisitivo-, pero pérdida gracias a ellos)

2.- Ascensos más difíciles: no es cierto que aprobando un examen cada dos años puedas subir de nivel. No sé si quieres decir que cuando llevas dos años en un puesto puedes concursar a plazas en otros ministerios (si aparecen y no tienen ‘bicho’). Mientras te puedes mover por medior de comisiones de servicio que funcionan casi como una entrevista de trabajo. Yo tengo una plaza y la oferto, que la gente me mande CV y elijo al que me interesa. A los dos años, eso sí, se van consolidando niveles (algo así como la categoría profesional).

3.- Despues sobre inconvenientes, yo me saqué la plaza estudiando durante tres años… y currando (eso es algo habitual en las plazas de informática), así qeu la parte de fines de semana, vacacinoes, etc, ni os cuento.

4.- Incomprensión del entorno cuando estudias: Pero tú sabes lo que haces?, estás perdiendo el tiempo? ‘hemos quedado el finde, vente. ah, no que tienes que estudiar’.

5.- Has hablado de fines de semana y vacaciones. en mi caso no, pero hay casos que se añade la variable niños pequeños.

6.- Los salarios son más altos. Hummm, depende. si hablamos del Estado, yo te diría que no. si hablamos comunidades y ayuntamientos, te daría la razón. Dentro de la administración, un grupo C (FP) de informatica del ayuntamiento de Madrid puede cobrar tanto como un grupo A (Titulado superior) en la AGE.

Pero repito, muy bien detallado el artículo y explicado.

Un saludo.

Elías

Thumb up 4 Thumb down 1

# 3, Mari Carmen
11 de Marzo de 2011, a las 16:18

Hola
Os felicito por el artículo, es muy bueno y real.
Llevo opositando a maestra desde 2005 y aún no he conseguido la plaza, aunque espero que este año sea el mío.
La verdad que la vida de un funcionario no tiene nada que ver con la del resto: sabes que todos los meses vas a cobrar, que no te van a echar, no tienes a un jefe (o a cuatro como era mi caso hasta hace poco) observando lo que haces y lo que no y cómo lo haces por si hay que despedir a alguien y obligándote a echar horas extras sin saber si te las va a pagar, trabajas en lo que te gusta en un horario continuo… vamos que ahora que he comenzado como interina veo que todo son ventajas y me anima con más ímpetu a seguir estudiando (aunque cuantos más años pasan más responsabilidades tienes y menos tiempo).
Gracias, un saludo

Thumb up 3 Thumb down 0

# 4, MARIA
12 de Marzo de 2011, a las 0:10

Disfrutarás como mínimo 6 días de “moscosos” que puedes distribuir según tus necesidades.
Lo más probable es que no tengas que hacer horas extras pero si así fuera se pagan como tales.

Bien explicado, aunque pondría pegas a esto.
Hay muchos funcionarios sanitarios, maestros, bomberos, policías,etc. un funcionario no son solo los administrativos que se sientan al otro lado de la mesa. No todos tenemos días moscosos y no a todos (desconozco si se las pagan a alguien) nos pagan las horas extras.

Soy maestra, llevo 3 años trabajando, aprobé la oposición la segunda vez que me presenté, sin haber trabajao nunca antes n la Administración. Es lo mejor que he hecho en mi vida.

Thumb up 2 Thumb down 0

# 5, Paciencia Mang
28 de Febrero de 2012, a las 15:11

Me hago idea de lo que podría ser, verme como funcionaria, ¿Merecería la pena? Llevaba año y medio metida en los estudios, preparando para opositar a ordenanza, el examen ha sido este año 2012 a finales de enero hasta ahora no han publicado los resultados, pero sí he consultado en el borrador los fallos.
No está nada mal estoy segura de que tengo conseguido el 50% de lo que se considera aprobado y las preguntas con dudas a lo mejor podrían estar bien también. Esconcurso – oposición, además tengo ventajas en aportar valores para potenciar mi puntuación por la parte del concurso, asi que hay un refrán que dice ; el bien está detrás del sufrimiento. Y me ha parecido muy bien la descripción acerca de la vida laboral de los funcionarios.
Un saludo.

Thumb up 1 Thumb down 1

# 6, Paciencia Mang
28 de Febrero de 2012, a las 15:17

Me hago idea de lo que podría ser, verme como funcionaria, ¿Merecería la pena? Llevaba año y medio metida en los estudios, preparando para opositar a ordenanza, el examen ha sido este año 2012 a finales de enero hasta ahora no han publicado los resultados, pero sí he consultado en el borrador los fallos.
No está nada mal estoy segura que tengo conseguido el 50% de lo que se considera aprobado y las preguntas con dudas a lo mejor podrían estar bien también. Es concurso – oposición, además tengo ventajas en aportar valores para potenciar mi puntuación por la parte del concurso, asi que hay un refrán que dice ; el bien está detrás del sufrimiento. Y me ha parecido muy bien la descripción acerca de la vida laboral de los funcionarios.
Un saludo.

Thumb up 1 Thumb down 1

# 7, Anónimo
10 de Marzo de 2012, a las 4:12

Unos cuantos apuntes si se me permite:

– No todos los funcionarios tienen 6 días moscosos; algunos tienen más, y otros como es mi caso, menos, 5 en concreto.

– La promoción interna es un derecho establecido en el Estatuto del empleado público, pero puede quedarse, en muchos casos, en pura teoría. Cuanto mayor sea la administración, menor sueldo, pero mayores posibilidades de movilidad y ascenso.

– En mi administración las horas extra no se pagan, pero se compensan con el doble de horas libres.

– Un personal laboral fijo no es un funcionario. A los primeros se les puede echar, ya que no son personal estatuario, sino que están vinculados a la administración mediante un contrato; que sea algo remoto, es cierto, pero en estos tiempos que corren yo no estaría muy tranquilo. Por contra, y en general, les ha costado mucho menos entrar en la administración: ingenieros de ADIF con un temario de muy ligero de 120 pág. + picotécnico + inglés, taquilleros de Metro con un psicotécnico, por mencionar ejemplos que conozco.

¿Merece la pena opositar? “Los combatientes ganadores vencen primero y luego van a pelear, los perdedores van primero a pelear, y después pierden”, o algo parecido que decía Sun Tzu. Pues aquí ocurre lo mismo: si el estudio te lo tomas como algo serio, con disciplina, como algo vital, y la suerte te acompaña, la respuesta es sí. Si te metes en ello desganado, o a medio gas, despidete, porque la competencia es brutal.
Según mi experiencia y la de mi entorno, cualquier persona normal puede aprobar casi cualquier oposición. Los factores esenciales son la disciplina, un temario/perparador adecuados, y suerte. Son principios simples, que no sencillos. Por ejemplo, en cuanto al temario, si quieres ser Letrado del Consejo de Estado, como no conozcas a alguien de dentro que quiera preparatre, nunca podrás entrar en esa administración. Y eso, con miles de detalles y sutilezas, se puede extrapolar a todas las demás oposiciones.

Elige bien (“hay que vencer incluso antes de ir a la guerra”), métele disciplina y reza para que la suerte te acompañe.
Suerte y ánimo.

Thumb up 1 Thumb down 0

# 8, Raul
6 de Septiembre de 2012, a las 16:10

A fecha de hoy, una perdida de tiempo…al menos en lo que al empleo publico como laboral fijo, despues de ganar dos oposiciones y quedar segundo en otra sigo sin empleo ya que además de haber sido ninguneado a traves de poco transparentes “concursos”, los procesos se han paralizado hasta nueva orden. Las puertas se cierran y dicen que se abren otras…solo que me temo que las puertas abiertas las han escondido requetebien y no las veremos hasta dentro de un par de años o tres,para entonces tos calvos. Asi que ni disciplina ni oración… un buen enchufe, LA SOLUCIÓN.

Thumb up 1 Thumb down 0

Deja tu comentario...