Técnica del “divide y trocea”

Hoy os quiero dejar un artículo de Berto Pena, que me ha encantado. Es sobre la técnica de “divide y trocea”.

La técnica consiste en dividir y trocear el trabajo que hay que hacer en lugar de hacerlo como si fuera una sola pieza. Tal cual, sin más. Es algo tan elemental que, como casi todos los “detalles productivos”, en la vida real lo pasamos por alto.

Un informe o un estudio elaborado, un memorando largo, una presentación en público, un proyecto web… Cuando te enfrentas a una tarea de gran tamaño o un miniproyecto, antes de empezar, divides, despiezas y troceas en distintas partes todo el trabajo que hay que hacer. En lugar de empezar sin más, de principio a fin, te tomas unos minutos para enfocar, interpretar, organizar y planificar el trabajo.

Si es una tarea intelectual la divides en partes lógicas (capítulos, epígrafes, fases, partes…). Y si es una tarea manual la divides en partes iguales.

En trabajos complejos lo que cuenta es cómo lo haces y cuánto tardas. Y la técnica de “Divide y Trocea” te brinda montones de beneficios.

Durante muchos años trabajé del modo contrario, haciendo las tareas difíciles “a lo bruto”, empezando sin más de principio a fin, tratándolas como un todo cuando, en realidad, esas tareas se componen de varias partes que puedo descomponer para facilitar mi trabajo.

El tener que dividir y trocear pudiera parecer que es añadir trabajo al trabajo. Pero cuando hay tareas grandes o proyectos de varios días o semanas, es algo absolutamente necesario. Porque en trabajos complejos más que lo haces lo que cuenta es cómo lo haces y cuánto tardas. Y ahí, la técnica de “Divide y Trocea” te brinda montones de beneficios y siempre evidentes. Sólo por mencionar mis cinco beneficios favoritos:

Medida AntiProcrastinación. Muchas veces la Procrastinación actúa así: tengo que hacer algo pero el tamaño de la tarea es tan grande que me intimida, miro para otro lado y termino por dejarlo para otro día. Si en cambio aplico la técnica, esto es, divido y troceo lo que tengo que hacer, tengo menos sensación de agobio. Despiezo el puzle y empiezo por la parte que más me apetece, que conozco o que domino. Y me pongo en marcha… que es justo lo único que necesito para vencer a la Procrastinación: moverme.

“No tengo que hacer un documento de 20 páginas. Tengo que hacer 5 partes y voy a empezar por la número 3 porque la conozco y tengo la información a mano”

Detectar Partes Clave. En una tarea grande o proyecto intelectual (no manual) habrá partes más importantes y exigentes que otras. Partes donde que habrá que extremar el cuidado y hacerlas muy bien. Como empiezo dividiendo y troceando, soy capaz de detectarlas desde el minuto uno. Esto me hace muy consciente (responsable) de dónde tengo que exprimirme más y dónde tengo que dar un extra de calidad.

“Para terminar esta tarea tengo que recorrer 8 partes. Pero la 2 y la 7 son las que marcan la diferencia. Ahí tengo que echar el resto”

Planificación y Momentos. Y precisamente, porque comienzo distinguiendo las distintas partes y lo que supone cada una, puedo elegir mejor el momento para cada una. Porque hay un momento para cada tarea y una tarea para cada momento. Y cuando quieres hacer las cosas (muy) bien, más que la voluntad lo que cuenta es el momento en el que las hagas… En definitiva, cómo las haces.

“A primera hora, fresco y despejado, empezaré con las partes 1 y 5. Después, por la mañana, haré la 3, 4 y 7. Y el resto las terminaré por la tarde”.

Desajustes e Imprevistos. Da igual si trabajas solo o con más gente. En un planificación siempre hay imprevistos y desajustes que te obligan a recolocar las piezas. Siempre que el trabajo lo tengas dividido en piezas. Y es que el dividir y trocear el trabajo te da más libertad y capacidad de reacción a la hora de reajustar tus planes.

“Me acaban de fastidiar mi plan de trabajo. Veamos. Las partes 6 y 7 que iba a hacer esta mañana las muevo a mañana a primera hora. Mantengo las 3 y 4 para esta tarde. El resto lo termino mañana por la tarde.

Progreso y Motivación. Al ir recorriendo cada parte, es decir, al ir completándolas, tengo una mayor sensación de progreso que cuando encaro el trabajo “a lo bruto”. Veo lo que he terminado y esos avances son los que me animan a terminar lo que falta. Si no me hubiera tomado la molestia de dividirlo y trocearlo tendría mucha más dificultad para comprobar mis progresos y animarme viendo el resultado de mi esfuerzo.

Y a este beneficio de motivación que proporciona esta técnica yo le doy mucha importancia. Porque el trabajo que hacemos tú y yo es emocional, no racional. Te animas a hacerlo y superarte cuando te sientes bien. Y no hay mejor sensación que echar la vista atrás y ver que a pesar de todo lo que había que hacer estás avanzando.

“Sí, era un montón de trabajo. Pero esta mañana he completado las partes 1, 5, 6 y 7. Las más difíciles. Sólo me quedan unas pocas para terminarlo 🙂

¿Qué te parece la técnica?

Escrito por mariarp el 26 de Junio de 2017 con 0 comentarios

Absentismo

Según ha revelado el informe de Adecco sobre el absentismo, la tasa de absentismo estimada a partir de los datos de la ETCL (Encuesta Trimestral de Coste Laboral) aumenta entre los años 2000 y 2007, de 3,7% a 4,9%, para estabilizarse y reducirse ligeramente entre 2008 y 2011, en torno a 4,7%, produciéndose una bajada más profunda en 2012 y 2013, a 4,3% y 4,1%.

En 2014 se produjo un leve repunte, por primera vez en seis años, que se agudizó durante el 2015 hasta llegar al 4,7%. Niveles todavía por encima de los que se registraron en los años 2000 y 2001. El año 2014, por tanto, marcó el final de una tendencia de reducción del absentismo que había durado 6 años, desde 2008 hasta 2013, y en el 2015 hemos comprobado que esa reducción del absentismo sigue siendo una realidad.

El factor determinante de la tasa de absentismo resulta ser el número de horas no trabajadas por Incapacidad Temporal (bajas por IT). Ahora bien, mientras que de 2007 a 2013 se redujo el absentismo por IT, aumentó el absentismo por otras causas, especialmente marcado el aumento de absentismo por Maternidad.

Sin embargo, cuando el absentismo por IT vuelve a subir de 2013 a 2016, no se reduce el absentismo por otras causas, provocando que el absentismo total en 2016, sea casi el mismo que el máximo de 2007, mientras que el absentismo por IT de 2016 sigue siendo bastante inferior al máximo de 2007.

El absentismo es un fenómeno social, económico y laboral que afecta de manera directa a nuestra sociedad y a nuestro sistema productivo y sanitario. Esta práctica ha supuesto durante el último año un coste de 5.993 millones de euros al sistema de la Seguridad Social en concepto de prestaciones económicas y de 5.065 millones de euros a las empresas por el abono de la prestación económica en los primeros días de baja.

Por Comunidades Autónomas, el informe señala que en 2015 se produce un aumento de las horas efectivas en muchas comunidades autónomas, después de haber estado sistemáticamente reduciéndose desde el año 2000 hasta el 2014. Estas horas efectivas vuelven a bajar en casi todas las autonomías en 2016, a excepción de la Comunidad Valenciana, Cantabria, Canarias y Asturias, donde aumentan levemente.

Por sectores de actividad, se observa el mismo patrón en los tres sectores principales de la economía: la tasa de absentismo, después de haber bajado de forma continua entre 2007 y 2013, repunta en 2014, 2015 y 2016, a excepción del sector de la Construcción, que muestra un comportamiento algo diferenciado en 2016.

En 2016, la tasa de absentismo es del 5’0% en los Servicios (4’2% en 2013 y máximo de 5’1% en 2007), del 4’8% en la Industria (4’1% en 2013 y máximo de 5’5% en 2007) y del 3’1% en la Construcción (3% en 2013 y máximo de 3’7% en 2008), es decir, se aprecian fuertes subidas desde 2013 en los Servicios y la Industria, y una subida muy moderada en Construcción, que además vuelve a bajar levemente en 2016. En todo el período analizado (2000-2016) el informe destaca el sector constructor con una tasa de absentismo bastante menor que en el resto de sectores.

Como ya viene ocurriendo en los últimos años, los únicos precursores de bajas por IT no justificadas que presentan algo de relevancia, con una frecuencia entre media y alta, siguen siendo aquellos relacionados con el ámbito familiar del trabajador así como con la organización del calendario y horario laboral:

  • Problemas o dificultades en el ámbito familiar del trabajador.
  • Conciliación de la vida laboral y personal.
  • Problemas leves de salud que no justificarían una baja médica.

Otros factores, como lo que Adecco ha llamado “efecto lunes” y “efecto puentes” (alargar los fines de semana), mal ambiente de trabajo y mobbing, entre otros, presentan una incidencia mínima y mayoritariamente no tienen incidencia alguna.

La edad es un factor clave, hasta el punto de que los trabajadores de más de 49 años, con 1.912 días de baja al año, por cada 100 trabajadores, superan en un 79% a la media de los trabajadores de menor edad.

Según el informe, hay una tasa superior de absentismo en las trabajadoras que en los trabajadores. Se entiende que esta diferencia se justifica por la mayor asunción de las responsabilidades familiares en la sociedad actual por parte de las mujeres. Cuando no existe un cauce legal para posibilitar la conciliación entre la vida familiar y laboral, es preciso buscar formas de solventar la situación planteadas a través de ausencias injustificadas o justificadas que se emplean de forma inadecuada.

Los datos así nos lo muestran: para este último año, el índice de procesos por baja fue de 26,36 para los hombres frente al 33,67 por las mujeres. Así, el número de procesos totales fue de 443.465 para los trabajadores frente a 476.207 para las trabajadoras, de los cuales por contingencias comunes fueron de 343.265 para los hombres y 426.237 para las mujeres.

Sin embargo, si se analizan las contingencias profesionales, el resultado es el contrario: 100.200 trabajadores frente a 49.970 de mujeres. Por lo que solo en los supuestos en que se puede emplear la baja para temas de conciliación es donde se eleva el número de mujeres.

¿Qué hacer para paliar esta situación? En este contexto, todas las medidas que busquen la conciliación de la vida familiar y laboral -flexibilidad de horario- podrán ser una ayuda importante para reducir la tasa de absentismo en general, y, en concreto, la femenina; pero, también para la mejora del clima laboral y la mejora de la competitividad de las empresas.

¿Cómo controla tu empresa el absentismo?

Escrito por mariarp el 19 de Junio de 2017 con 0 comentarios

La comunicación interna

Desde mi punto de vista, la comunicación interna es un factor imprescindible para que los empleados se sientan integrados dentro de la organización, estén más motivados y puedan dar lo mejor de sí mismos. En muchos casos es algo que las organizaciones no tienen en cuenta, se olvidan de sus empleados y no les hacen partícipes de lo que ocurre, teniéndose estos que enterar de otra manera. Las empresas no deberían olvidar que ellos pueden ser los mejores prescriptores de la empresa, pero para eso tienen que estar informados.

Sin comunicación es imposible que todos los miembros de la organización vayan en la misma dirección. Además, si ésta no es la adecuada resultará imposible aunar los esfuerzos para que la empresa alcance el éxito.

Como dice Sonia Rodríguez Muriel, “la comunicación interna no es un fin en sí misma, es una herramienta de liderazgo y gestión. No consiste en transmitir información, es un proceso complejo cuyo objetivo es producir un resultado, por este motivo es esencial que haya un canal de retroalimentación. Resulta imprescindible escuchar a nuestros profesionales. Una de las principales técnicas de la comunicación efectiva es la escucha activa, ¿cómo puede una empresa escuchar a las personas que trabajan en ella si no se les da voz? .En el nuevo contexto empresarial al que nos han arrastrado las redes sociales, la comunicación interna desempeña un papel crucial para el éxito y la supervivencia organizativa”.

¿Qué puede hacer la comunicación interna por tu empresa?

  • Mejora de la efectividad de la empresa: cuanta más información tengan tus trabajadores, mejorará su trabajo en equipo y su trabajo individual. Los empleados se sentirán integrados plenamente en la organización y por tanto, se comprometerán con ella.
  • Mantiene a los trabajadores enterados de todo lo que sucede en la empresa: nadie recibe sorpresas y todos conocen los cambios (positivos y negativos) que tienen lugar en su entorno.
  • Se evitan rumores: no hay nada que ponga más nerviosa a la gente que rumores de despidos, ERE´s, cambios de jefe, venta de la empresa…Si les explicamos cuanto antes la situación real, dejarán de buscar información en todas partes y podrán seguir con su trabajo.
  • Permite que la resolución de problemas sea más sencilla: si se pide opinión a los trabajadores sobre un determinado tema, es probable que la resolución de un conflicto sea más fácil porque se aportarán más ideas.
  • Permite a la organización responder más rápido ante cambios.
  • Facilita la circulación e intercambio de información entre todos los niveles de la empresa, permitiendo así un funcionamiento más ágil y dinámico de las diferentes áreas, y una mejor coordinación entre ellas.
  • Promueve la confianza y las buenas relaciones entre trabajadores: ya que se evitan problemas de territorialidad. Cuando un trabajador se siente inseguro, puede volverse receloso de sus compañeros y guardar información.
  • Da sentido de pertenencia a la organización: se genera un sentimiento de unidad, de que las ideas y opiniones de los trabajadores son escuchadas y  valoradas, de que todos trabajan juntos para llegar a la misma meta.

En definitiva, la comunicación interna seguirá siendo una parte vital de las estrategias de las empresariales a las que hay que dedicar especial atención para alcanzar los objetivos y conseguir que la organización sea rentable y altamente competitiva.

¿Hay una buena comunicación interna en tu empresa?

 

Escrito por mariarp el 15 de Junio de 2017 con 0 comentarios

Consejos para teletrabajar

El teletrabajo, o trabajo a distancia es aquel que te permite trabajar en un lugar diferente a la oficina. Algo anhelado por muchos y odiado por otros. Gracias a las nuevas tecnologías es algo que cada vez se está extendiendo más.

Según los expertos, algunos de los beneficios que se consiguen con el teletrabajo son el aumento de la productividad, la reducción del absentismo y de las enfermedades laborales, mejora de la calidad de vida, etc. Pero como hay opiniones para todos los gustos, hay quien opina que es positivo y los que dicen que no es tan bueno.

En España es algo que no está muy implantado. Los empresarios, desconfían. De hecho, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), sólo el 27% de las empresas españolas permiten el teletrabajo.

Si eres de esos afortunados a los que les permiten teletrabajar, debes seguir una serie de pautas para que tu productividad no disminuya:

  • Comprometerse a ser disciplinado. Si estás trabajando, estás trabajando. Lo que no puedes hacer es en tu rato de trabajo dedicarte a lavar ropa, limpiar, o hacer la compra. Es esencial concentrarse y no distraerse cuando se trabaja desde casa.
  • Establece una jornada laboral. Si no se estableces la jornada laboral es fácil que te dediques a procrastinar. Ponte un horario y cúmplelo.
  • Busca un espacio para trabajar. Busca un rinconcito en tu casa para poner el ordenador e intenta que sea siempre el mismo.
  • Crea una lista diaria de cosas por hacer. UAhora eres tu propio jefe. Si eres una persona que te distraes fácilmente, ponte unas metas diarias. No quedes con los amiguetes a mitad de mañana para tomar un café. Está claro que el trabajar desde casa da más flexibilidad, pero lo mejor es intentar establecer unas reglas. Si no eres capaz de organizarte, acabarás con tu carrera profesional.
  • Informa a tus amigos y familiares. Como en España aún no tenemos esta cultura del teletrabajo, muchos de tus amigos o familiares pueden llegar a pensar que si estás en casa, tienes todo el día disponible. Debes pararles los pies. Deben entender que tienes un horario y que en ese tiempo, no te pueden molestar.
  • Se accesible. Cuando estás en una oficina, te puedes encontrar a alguien por el pasillo y te pregunta una duda, o alguien va a tu sitio a comentar cualquier cosa de trabajo… Si teletrabajas, esto no ocurre, por ese motivo, debes ser accesible para compañeros y jefes a través del teléfono o el ordenador.  
  • Pásate algún día por la oficina. Seguramente estarás en contacto con compañeros que trabajen en la oficina, bien por temas de papeleo, facturas, etc. Conóceles y que te conozcan.
  • Cuidado con el frigorífico. El teletrabajo puede conllevar unos kilitos de más si cada dos por tres vas a picotear algo a la cocina. Conciénciate de que estás trabajando y controla tus impulsos.

¿Te gustaría poder teletrabajar?

Escrito por mariarp el 13 de Junio de 2017 con 0 comentarios

Día Mundial contra el Trabajo Infantil 2017

Cada 12 de junio se celebra el Día Mundial contra el Trabajo Infantil. Ojalá pudiéramos dejar de celebrar este día, pero por desgracia, cientos de miles de niñas y niños realizan trabajos que los privan de la educación, la salud, el tiempo de ocio y las libertades elementales. De estos niños, más de la mitad están expuestos a las peores formas de trabajo infantil, como el trabajo realizado en entornos peligrosos, la esclavitud u otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas como el tráfico de estupefacientes y la prostitución, así como la participación en conflictos armados.

Debido a la existencia del trabajo infantil, la OIT (Oraganización Internacional del Trabajo), instituyó el primer Día mundial contra el trabajo infantil en 2002 como forma de poner de relieve la gravísima situación de esos niños. Este día se celebra el 12 de junio.

Desde 2002 hasta la actualidad, cada uno de los años, se ha dedicado a una temática:

  • 2002: ”Un futuro sin trabajo infantil”
  • 2003: ”Trata de niños y niñas”
  • 2004: ”A puerta cerrada – trabajo infantil doméstico”
  • 2005: ”Un carga demasiado pesada: trabajo infantil en minas y canteras”
  • 2006: ”La eliminación del trabajo infantil: iJuntos podemos hacerlo!”
  • 2007: ”El trabajo infantil y la agricultura”
  • 2008: ”La educación: La respuesta acertada al trabajo infantil”
  • 2009: ”Demos una oportunidad a las niñas: Erradiquemos el trabajo infantil”
  • 2010: ”Metamos un gol… erradiquemos el trabajo infantil”
  • 2011:  “¡Atención! niños en trabajos peligrosos- Erradiquemos el trabajo infantil”
  • 2012: “Derechos humanos y justicia social…erradiquemos el trabajo infantil”
  • 2013: “No al trabajo infantil en el trabajo doméstico”
  • 2014: “Ampliemos la protección social: !eliminemos el trabajo infantil!”
  • 2015: “¡NO al trabajo infantil – SÍ a una educación de calidad!”
  • 2016: “Eliminar el trabajo infantil en las cadenas de producción”

En 2017, el Día Mundial contra el Trabajo Infantil se centra en “En conflictos y catástrofes, protejamos a los niños del trabajo infantil” y es que en el mundo, más de 1,5 billones de personas viven en países afectados por conflictos, violencia o que se encuentran en situación de fragilidad. Al mismo tiempo, cada año, alrededor de 200 millones de personas se ven afectadas por catástrofes naturales. Un tercio de los cuales son niños. Una proporción importante de los 168 millones de niños víctimas del trabajo infantil viven en zonas afectadas por conflictos y catástrofes.

Los conflictos y catástrofes tienen un impacto devastador en la vida de las personas; matan, mutilan y lesionan a las personas y los obligan a huir de sus hogares, destruyen sus medios de subsistencia, los hacen caer en la pobreza y el hambre, y los atrapan en situaciones en las que sus derechos humanos fundamentales son violados. Los niños suelen ser las primeras víctimas de estas situaciones, cuando las escuelas son destruidas y los servicios básicos son interrumpidos. Muchos niños son desplazados o refugiados en otros países, y son particularmente vulnerables a la trata y al trabajo infantil. Millones de niños se encuentran en situación de trabajo infantil como resultado de las situaciones de conflictos y catástrofes.

Mientras que el mundo se esfuerza por lograr la eliminación del trabajo infantil para 2025, unamos nuestras fuerzas en este Día mundial para acabar con el trabajo infantil en las zonas afectadas por conflictos y catástrofes.

Escrito por mariarp el 12 de Junio de 2017 con 0 comentarios

El trabajo ideal

Según la encuesta publicada por el Observatorio de Innovación en el Empleo (OIE), promovida por Adecco, en la que se quiere conocer la opinión de los jóvenes sobre su trabajo ideal, el 64% de ellos no ve el salario como un aspecto esencial en su trabajo ideal.

Según esta encuesta, más de la mitad de los jóvenes españoles, un 64%, asegura que el salario sí es importante, pero no es un aspecto fundamental, mientras que el 25% asegura que es lo que más valora. El 11% restante da más importancia a su carrera profesional y a las oportunidades que les ofrezca para crecer profesionalmente.

Tampoco el dinero es su incentivo a la hora de decidirse por un empleo u otro. Solo un 16% asegura que es en lo que más se fija. Sin embargo, es la posibilidad de desarrollo profesional, el aspecto que más valora más de la mitad de los jóvenes encuestados (61%). El 22% restante se decanta por el empleo según la flexibilidad horaria.

Cuando se les pregunta cómo describirían el trabajo de sus sueños, el 42,3% asegura que tiene que motivarles, seguidos de un 29,3% y un 28,4%, que necesitaría que el trabajo le “ilusione” y sea “vocacional” respectivamente.

De la encuesta también se desprende que uno de cada tres, el 66,6% para ser exactos, afirma que la razón principal por la que eligió su carrera era para dedicarse a lo que actualmente ejerce, mientras que el 33,3% desarrolla un trabajo que no está relacionado con sus estudios.

Por otro lado, experiencia y formación es la combinación de aspectos que más de la mitad de los jóvenes (59%) cree que le falta para encontrar su trabajo ideal. El 28,8% asegura que cree que solo le falta experiencia, mientras 12,1% considera que le falla la formación para lograr su trabajo soñado.

La felicidad en el trabajo es uno de los objetivos a alcanzar por cualquier empleado, pero la manera de conseguirlo varía. El 69,8% de los jóvenes valora en mayor medida para ser feliz “un buen ambiente de trabajo con los compañeros”, seguido del 17,6% que sería feliz teniendo “seguridad en el puesto”. El 12,6% restante la encuentra cuando aumentan sus responsabilidades y competencias en su puesto de trabajo.

El tamaño de la empresa importa. Así los confirma el 59% de los encuestados que considera que les gustaría trabajar en una empresa grande “porque existen más posibilidades de promoción interna”, seguido del 20,7% que le gustaría ser su propio jefe y emprender porque aseguran que da “más oportunidades de hacer lo que realmente quiero”. El 20,2% restante elegiría una pyme asegurando que es donde “más oportunidades hay de aprender”.

“Un espacio abierto donde se estimule la creatividad y la colaboración” es el lugar ideal de trabajo para el 69,8%, mientras el 21,62% no le da importancia a este aspecto y le es “indiferente”. Solo el 8,56% opta por su casa como el mejor lugar para trabajar. En cuanto a la forma de trabajar, más de la mitad de los encuestados (54%) prefiere hacerlo “en equipo para aprender de los demás y porque resulta más gratificante”, el 35,1% no tiene preferencia por trabajar solo o acompañado y solo el 10,8% “prefiere trabajar de forma independiente y no depender de los demás”.

El papel de los jefes en el trabajo ideal es algo fundamental. La mitad (el 50,9%) afirma que le gustaría “un líder, una persona que sea capaz de dirigirnos a mí y al resto de mis compañeros para conseguir los objetivos”, seguido de cerca (47,7%) de los que prefieren que sea “un mentor y alguien que guíe para desarrollar su carrera profesional”. Solo un 1,35% quiere un jefe que sepa “mantenerse en su papel de superior y limitarse a comprobar que el trabajo se ha realizado”.

¿Cuál es tu trabajo ideal?

Escrito por mariarp el 8 de Junio de 2017 con 0 comentarios

Usa tu mirada en las entrevistas de trabajo

La mirada es el espejo del alma

El lenguaje no verbal muchas veces puede llegar a transmitir mucho más que el lenguaje verbal. Es posible que un entrevistador decida si una persona es la elegida o no incluso antes de empezar la entrevista de trabajo. Esto se debe a que existen ciertos rasgos de la personalidad que se hacen evidentes en una primera impresión. Por ello, es importante trabajarlos bien para que no se vuelvan un obstáculo en el camino hacia obtener un empleo.

Entre estos rasgos, uno de los más importantes es la mirada. La forma cómo miras a tu interlocutor durante una entrevista es trascendental, ya que si lo saludas sin mirarlo a los ojos o si inicias la entrevista distraído, mirando hacia otro lugar, puedes ser descartado en pocos segundos.

¿Cómo usar la mirada en la entrevista de trabajo?

  • Mantener la mirada de forma natural durante la entrevista de trabajo ayudará a transmitir interés en lo que cuenta la otra persona, y seguridad en nuestro discurso.
  • Según los expertos, mantener la mirada hasta 8 segundos es suficiente. Podemos dirigir nuestra mirada hacia un triángulo imaginario en la frente de la otra persona. Esto hará que no nos sintamos incómodos y crearemos un mejor clima y una mejor sensación a la otra persona.
  • Apartar la mirada mientras el entrevistador nos está hablando puede transmitir que no se está de acuerdo con lo que se escucha, o en el caso de ser nosotros los que hablamos transmitirá que no estamos seguros de lo que estamos contando.
  • Bajar o evitar la mirada, transmitirá inseguridad o disgusto con la situación.
  • Incluso en las entrevistas de trabajo vía on-line, es importante mirar al frente y a la cámara, pues de esta manera crearemos un vínculo de confianza como si estuviéramos al otro lado de la pantalla.
  • Dentro de la comunicación no verbal también trabajan junto con la interpretación de la mirada: las expresiones faciales, la proximidad, los gestos con manos y brazos y la calidad de la conversación.

¿Sabes manejar tu mirada?

 

Escrito por mariarp el 7 de Junio de 2017 con 1 comentario

Construye tu propio futuro

¿Crees en la suerte? Es verdad que hay personas que parece que han nacido con una estrella y otras, estrelladas. Yo creo en la suerte, pero en la suerte buscada. Tenemos que poner un poco de nuestra parte para que la suerte se nos acerque. En ocasiones necesitamos hacer uso de una guía que nos oriente hacia la dirección indicada para conseguir aquello que queremos, ya sea un trabajo, algo material o incluso nuestro futuro. A pesar de que la vida nos pueda traer situaciones en las que dudemos de nuestros objetivos por no saber lo que realmente queremos o podemos conseguir, debemos confiar en que trazando el camino correcto lo podremos lograr.

Para ello, Mikah de Waart señala los siguientes consejos para poder crear nuestro futuro:

  • Determina tu objetivo y anótalo. Empezar por escribir tu objetivo. Esto hará que materialices aquello que deseas y lo hagas visible. Al mismo tiempo, al anotarlo utilizaremos siempre las mismas palabras, lo que genera una disciplina que ayudará a ejecutar nuestro fin. Tal y como apunta Mikah, al escribirlo hacemos que el objetivo pueda transmitirse como si fuera una onda a través de campos magnéticos, lo que nos ayudará a que se cumpla en un breve período de tiempo.
  • Decide lo que quieres dar antes de recibir y apúntalo. Existen demasiadas personas que solamente quieren conseguir algo pero no hacen nada para obtenerlo, lo que conlleva un sobreesfuerzo para alcanzar sus objetivos. “El mejor camino hacia el éxito es dar”, comenta Mikah. Incluso recomienda hacer más de lo que uno debe y disfrutar de ello.
  • Diseña un plan de acción y tenlo por escrito. Se trata de una forma de trabajar y el camino que seguirás, es decir, las líneas maestras de cómo conseguir tus metas. Por ejemplo: leer un libro sobre crecimiento personal, llamar cada día a dos nuevos clientes o adquirir un nuevo hábito saludable, entre otros.
  • Convierte tu plan en acciones concretas y apúntalas. Para materializar el futuro que quieres conseguir, hay que definir las acciones del plan que llevarás a cabo. Cuanto más concretas sean, más nos acercaremos a nuestra meta.
  • Lee como mínimo 2 veces la descripción literal de tu objetivo y di con énfasis lo que quieres dar a cambio. Mikah de Waart recomienda hacerlo en voz alta y en un sitio donde nadie pueda escucharnos. Para que tenga su efecto no hay que leer la frase de forma rutinaria y desganada, sino con la fuerza que extraemos de nuestra consciencia ya que las palabras por sí solas no tienen valor.
  • Inicia una acción a diario hacia tu objetivo. No importa lo pequeña que sea la acción. La mente tiene dos fuerzas: una activa y una contemplativa. Con la fuerza activa vamos hacia delante y por la contemplativa conseguimos nuestro objetivo. Por un lado nosotros realizamos nuestra parte y por la otra la mente y la naturaleza hacen también la suya.
  • Deja los detalles para el Universo. Uno de los principios que rigen el éxito se llama paciencia. Por eso hay que vivir el presente de manera relajada siendo constante en nuestras acciones para lograr nuestro futuro deseado. Hay que estar atento a lo que el presente nos trae ya que el paso que debamos iniciar puede estar delante de nosotros.
 ¿Estás construyendo tu futuro?

Escrito por mariarp el 5 de Junio de 2017 con 0 comentarios

¿A qué tienes miedo en tu trabajo?

Cada uno con sus cosas y cada uno con sus miedos. Si te paras a pensarlo, tal vez te des cuenta de que tienes unos miedos ridículos o miedos que son de lo más comunes, pero que muchas veces, no lo decimos en alto por el propio miedo a quedar en ridículo. Estos son algunos de los más comunes según nos dicen los expertos:

  • Miedo al despido. Es un miedo de lo más común. Los expertos aconsejan ser bueno en lo que haces. Si eres bueno, por una parte será más difícil que te despidan y por otra, si se diera el caso, seguramente será más fácil encontrar otro.
  • Miedo a no estar cualificado para el trabajo. Este miedo se caracteriza por la sensación que tienen algunos trabajadores de no merecer el éxito que alcanzan o de no estar cualificados para ocupar las posiciones que tienen a nivel laboral. A pesar de llevar a cabo su trabajo con éxito, se sienten sobrevaloradas y están siempre alerta esperando el momento en que alguien se de cuenta de que, en realidad, no tienen las cualidades necesarias para el puesto que ocupan.
  • Miedo a hablar con el jefe. Para evitar este miedo, hay que trabajar la asertividad, Se requiere tener claros los mensajes a transmitir, en qué modo y con qué palabras para no herir susceptibilidades. No hay que olvidar que el jefe es igualmente una persona, sólo que con mayor responsabilidad.
  • Miedo a no alcanzar los objetivos. Trabajar por objetivos hay veces que genera mucho estrés por el miedo a no llegar. Los expertos recomiendan no obsesionarse con lo que pueda pasar a final de mes, centrándote en tu trabajo diario.
  • Miedo a no progresar en la carrera profesional. Formarse es el mejor antídoto contra el estancamiento laboral. No hay que esperar a que el cambio venga desde arriba o desde fuera. Actúa por tu cuenta.
  • Miedo al liderazgo. En ocasiones, trabajadores con carácter tímido y tendencia a pasar desapercibidos, deben enfrentarse a situaciones en las que se exige liderazgo, iniciativa, hablar en público, defender ideas u opiniones, etc.
  • Miedo a compañeros trepa. Es el enemigo silencioso, que cuando menos te lo esperas se mete en tu terreno. Su objetivo es sacar el máximo provecho de los demás. Identificarlo y saber apartarse de su punto de mira es lo más sensato.

¿A qué otras cosas tienes miedo en tu trabajo?

Escrito por mariarp el 1 de Junio de 2017 con 3 comentarios

La campaña de verano 2017

Los meses de junio a septiembre siempre han supuesto un impulso en las contrataciones y este año, no va a ser menos. Este año, desde Adecco, los pronósticos son aún mejores y se prevé que la campaña veraniega genere un 12% más de contratos que en 2016.

Este aumento generará 1.299.100 contratos de trabajo en áreas típicamente ligadas a la contratación estival, como son la hostelería y el turismo, aunque también se realizarán contratos en otras áreas del sector servicios o en la industria.

El empleo en la campaña de verano refleja una gran concentración territorial. Como en otras ocasiones, solo en las autonomías de Cataluña, la Comunidad de Madrid y Andalucía se creará la mitad del total de empleos estivales. Entre las tres sumarán casi 600.000 nuevos contratos, esto es, que 1 de cada 2 nuevos trabajadores habrá encontrado empleo en estas regiones. No obstante, las comunidades autónomas de la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana también experimentarán un “boom” laboral durante los próximos meses. Si se suma el número de empleos que crearán estas dos regiones a los de Cataluña, la Comunidad de Madrid y Andalucía, resultan cerca de 870.000 contratos, un 67% del total.

La siguiente en la lista es Castilla y León, que creará 74.800 contratos este verano. Tras ella, el País Vasco, con 61.000, y Galicia, con 58.400. Ya por debajo de los 50.000 empleos aparecen Aragón, con 49.700, Castilla-La Mancha, con 42.200, Canarias, con 41.000, Navarra, con 35.800, y Cantabria, con 23.500. Cierran el ranking autonómico Asturias, que firmará 15.000 contratos, Baleares, 12.400, La Rioja, 10.900, y, por último, Extremadura, que será la región que verá crecer el empleo en menor medida, aunque sus habitantes podrán optar a unas 5.700 ofertas de empleo.

Aunque las cifras de 2016 ya fueron positivas, este año se prevé un incremento interanual notable para casi todas las provincias de la geografía española, lo que hará que esta campaña de verano sea aún mejor que la anterior. Las que no crezcan con respecto al año anterior, lograrán mantener la cifra de empleos que crearon entonces.

Por sectores, como ya es habitual en nuestro país, los sectores del turismo y la hostelería serán los que concentren un mayor número de contrataciones, especialmente en el caso de las regiones costeras y aquellas que concentran mayor afluencia de turistas durante el verano. Las buenas previsiones que los empresarios manejan en los meses previos al verano, ligados a esa creciente llegada de extranjeros por motivos vacacionales y de la recuperación del turismo nacional, hacen que las compañías contraten más personal que en años anteriores. De hecho, se espera un crecimiento interanual del empleo en este sector del 20%. Así, íntimamente ligado a este sector, otros de los que generarán una mayor demanda de trabajadores serán el aeroportuario o el de transporte y logística. También en relación con el aumento de la actividad turística y el consumo en nuestro país, el sector servicios demandará personal.

Aunque el pistoletazo de salida a la campaña tendrá lugar durante el mes de junio, ya se ha notado que aquellos sectores destinados al consumidor final (alimentación o bebidas) han comenzado a realizar contrataciones en el mes de mayo para prepararse para la campaña estival. Una vez más, el sector comercial, al igual que durante el resto del año, será otro de los sectores que genere un gran volumen de puestos de trabajo, ya que son muchas las empresas cuya estrategia de ventas depende en gran medida del periodo estival. Las previsiones para este sector son realmente optimistas y se espera una mejora interanual de la contratación del 30%.

Además, el sector contact center, uno de los principales generadores de empleo en los últimos años, seguirá contratando personal e incluso aumentará su demanda por parte de las empresas de asistencia en carretera. Otro de los sectores que demandará empleados será el industrial.

Las competencias clave del verano, los idiomas son requisito casi indispensable para encontrar un empleo en las zonas de mayor afluencia turística internacional. Aunque inglés sigue siendo lo más demandado, en los últimos años también han entrado en juego idiomas como el alemán, el ruso o el francés.

En el caso del sector servicios, la atención al cliente, la buena predisposición, las habilidades comunicativas y comerciales y la proactividad serán las habilidades más demandadas. Al igual que la destreza manual, la tolerancia al estrés y la orientación a resultados lo serán en el sector industrial.

El perfil habitual del demandante de empleo en estos meses de verano ha sufrido modificaciones a lo largo de los años de crisis. Si bien es cierto que los jóvenes siguen siendo uno de los mayores demandantes de empleo en esta época del año, especialmente aquellos estudiantes que aprovechan para buscar una fuente de ingresos extra, otros colectivos se han sumado a la búsqueda de empleo estival. Pero también el resto de colectivos de desempleados han comenzado a intensificar su búsqueda en los meses previos al verano porque entienden que pueda suponer una oportunidad para volver al mercado laboral. Conocedores del importante incremento de ofertas que, al menos de forma temporal, se producen en nuestro país, amas de casa en búsqueda de un complemento económico a los ingresos del hogar, parados de larga duración que reactivan su plan de búsqueda con mayor energía o trabajadores con jornadas parciales en busca de mejorar sus ingresos, son algunos de los colectivos que demandan empleo en otras fechas.

¿Encontrarás trabajo este verano?

Escrito por mariarp el 30 de Mayo de 2017 con 0 comentarios



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »