ArticulosEmpleo

Cómo superar la resaca en la oficina

resaca¿Quién no se ha liado un jueves a tomar algo y el viernes se ha querido morir? Es lo que tienen los jueves, que dan la sensación de que se ha acabado la semana, pero no, aún queda el temido viernes. Y superar una jornada completa de trabajo con resaca, es duro, muy duro.

Con resaca o no, debemos evitar que se nos note demasiado, porque las habladurías en la oficina nos pueden hacer mucho daño a nuestra reputación laboral. Cosas a evitar:

  1. Llegar tarde. Aunque salgamos el jueves nos debemos poner 20 despertadores si hace falta. No demos pié a comentarios de “¿qué? Ayer salimos, que se nos han pegado las sabanas”. Nosotros como señores, la primera prueba que es la puntualidad, aprobada. Un café con mucho azúcar nos dará ese primer impulso para sobrellevar la jornada.
  2. Las ojeras. ¡Vaya careto! Algo fácil de evitar. Da igual que seas hombre o mujer, un poco de quita ojeras  y parecerás otro. Que no estás fresco como otros días, seguramente, pero que tu cara no lo refleje.
  3. Ronquera post-fiesta. La voz es otra cosa que te delata rápido. Mucha agua  y caramelitos de menta. Si hemos llevado bien los primeros puntos, igual hasta cuela que te has cogido un resfriado tonto, pero mejor no tientes a la suerte.
  4. Ausentarte alegando enfermedad. No cuela. Tu jefe no es tonto, el jueves estabas fresco como una lechuga y de repente el viernes levitas en la cama con una voz de ultratumba. Podría ser, pero vaya, si tu jefe te conoce un poco, sabe que estás con una resaca de caballo atiborrándote de ibuprofenos. Casi mejor se previsor y píllate el día de vacaciones con anterioridad.
  5. Visitas continuas al baño. A lavarte la cara, a echarte una cabezada en el váter. Casi mejor hínchate a cafés y redbulls, habrá que llevarlo con la mejor dignidad posible.
  6. No estas en condiciones de rendir pero que parezca que trabajas. Intenta contestar los mails con frases de “ahora lo miro”, “el lunes te digo algo”, “estoy con ello”. Evitamos tenernos que meter en faena pero de cara a la galería parece que estamos activos. Evita la sobreexposición, tu cabeza hoy no dará mucho más, así que evita hablar en público, exposiciones ante compañeros  o tareas laboriosas.
  7. Controla el mal aliento. Algo muy desagradable que a veces no nos damos cuenta pero que pasa a menudo después de una noche de fiesta. Lavar los dientes continuamente, agua y mucho chicle de menta si no quieres ahogar a tus compañeros.
  8. No repitas vestimenta. Ha sido una noche grandiosa pero no puedes aparecer con la misma ropa. Antes te compras otra corbata en la primera tienda que veas. Aunque creas que la gente no se da cuenta de cómo vas vestida, siempre se nota además de dar la sensación de poco aseado.
  9. Se acerca la hora de salida y no puedes estar quieto. No pasa el tiempo, los minutos se detienen. Casi mejor quítate el reloj y ponte una alarma con la hora de la salida. Sino se notará demasiado que estás desesperado por salir.
  10. No vayas bebido. Todos conocemos la famosa frase “la noche me confunde”, pero a una hora prudencial es recomendable que dejes de beber, sino no le dará tiempo al cuerpo a asimilarlo y aparecerás en la oficina bebido. Y una cosa es ir con resaca  y otra muy distinta es ir bebido.

Por lo demás, agua, agua y mucho aguante, por el día se hará muy largo. Eso sí, que nos quiten lo bailao, que donde esté un buen jueves que se quiten los viernes.

¿Algún truco para pasar la resaca y que no se note en la oficina?

Related Articles

1 thought on “Cómo superar la resaca en la oficina”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close