colapso Archives - Blog del Euribor
Euribor
Euribor hoy: -0,149%
Media mes: -0,156%
Prima de riesgo: 122,9
IBEX35: 8.677,40 (-0,56%)

De Guindos insiste en que se ha “dejado atrás la recesión” y que España “crecerá el año que viene”

El ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, ha insistido este lunes, durante su participación en el Foro populares de Madrid celebrado en Majadahonda, en que se ha “dejado atrás la recesión” económica y que España “crecerá al año que viene”.

El titular de Economía ha defendido que el país tiene que trabajar para que “no ocurra lo que en 2010 cuando tras una leve recuperación, se volvió a caer”. En este sentido, cree que se ha recuperado “la confianza y credibilidad en la economía española” porque “es competitiva”, y ha confesado que le “preocupa más” lo que piensen los ciudadanos españoles que “lo que opinen los inversores extranjeros”.

“La capacidad de dinamismo de la economía española no existe en ningún otro país. Ningún país, ni Alemania, está dando el dinamismo de las exportaciones que está dando España a los bienes y servicios. Estamos mejor que hace un año, cuando estábamos en el colapso”, ha aseverado.

“Todos pensaban que íbamos a ser rescatados”, ha declarado De Guindos haciendo referencia a la “coyuntura económica más compleja de los últimos años”, para matizar que “lo malo no es que baje el Producto Interior Bruto, sino perder la autonomía económica”.

Por otro lado, De Guindos ha avanzado que el Gobierno está estudiando la posibilidad de que “quien sea solvente y pida un crédito se expliquen las razones por las que no se le da”, con el fin de que “no se corten líneas de crédito sin un preaviso suficiente”.

Asimismo, ha afirmado que ahora el camino es el de la inversión. “Lo que nos queda por delante no es sencillo, es largo y tortuoso, pero es mejor que lo que hemos pasado”, ha declarado para apuntar que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “sólo piensa en el interés general” a la hora de acometer estas reformas y que las lleva a cabo “con independencia”.

El ministro de Economía ha apuntado que esta mejoría se “transmitirá en la calle cuando empiece a haber generación de empleo”. “Los últimos datos dicen que hay confirmación del empleo. El segundo trimestre siempre es mejor, pero es cierto que esa evolución va a superar los efectos de la estacionalidad”, ha augurado. Pese a ello, apuntó que la situación “es compleja, sobre todo con ese número de parados”, pero que se irá “de menos a más”.

CRÉDITO A PYMES.

Sobre el crédito a las pymes, el ministro ha apuntado que “en España hubo una acumulación excesiva de crédito”, sobre todo en el sector inmobiliario, y ahora “se tiene que desapalancar”, pero añadió que “ni España ni las familias están más endeudadas que los países del entorno” y que “ya no hay dudas sobre el sistema bancario español”.

Sobre el rescate bancario, el ministro ha recordado que de los 100.000 millones de euros aportados por la UE, únicamente se emplearon 41.000 millones a un plazo de 12 años y medio y un interés del 0,5%. “Estuvo muy bien negociado”, ha alabado después de añadir que no se utilizó más porque no se necesitaba, ya que “se han disipado las dudas sobre el sistema bancario español y no se necesitan ayudas de fuera”.

CRECIMIENTO DEL PAÍS.

“El principal logro de la sociedad española es que hemos recuperado la confianza y la credibilidad en que vamos a crecer, sin eso, un país como España no sobrevive”, ha apostillado.

Para el ministro, las previsiones del Fondo Monetario Internacional, que apuntan que España crecerá a partir de 2015, “se equivocan” porque el país “crecerá el año que viene”. “Lo que hay que hacer es poner las bases de esa recuperación, que yo creo que se han puesto”, ha añadido.

ASTILLEROS.

Finalmente, preguntado por la situación de los astilleros, el ministro de Economía ha señalado que al final se encontrará una “solución inteligente” para que no cierren. “Hay que buscar una salida razonable para un problema que se ha generado pensando que era correcto”, ha apostillado.

Escrito por Europa Press el 15 de julio de 2013 con 10 comentarios
Lee más artículos sobre Noticias.

El Gobierno chipriota prohibirá sacar más de 3.000 euros del país

El Gobierno de Chipre prepara un decreto ley para imponer durante al menos los siete próximos días estrictos controles de capital con el fin de evitar el colapso del sector bancario que, entre otras limitaciones, prohíben sacar del país más de 3.000 euros en efectivo por persona y viaje, independientemente de la nacionalidad.

Asimismo, el documento elaborado por el Gobierno al que tuvo acceso el diario griego ‘Khatimerini’, contempla la prohibición de realizar pagos con tarjeta de crédito o débito superiores a 5.000 euros desde el extranjero.

En este sentido, el decreto plantea la prohibición de todas las transferencias bancarias con excepción de aquellas destinadas al pago de importaciones, aunque en estos casos se deberá presentar toda la documentación relevante

Asimismo, en el caso de estudiantes chipriotas en el extranjero, se limita a 10.000 euros por trimestre el máximo permitido para pagar el alojamiento y la matrícula.

A partir de la entrada en vigor de estas restricciones no se podrá hacer efectivo el cobro de cheques y estos títulos deberán quedar depositados en una cuenta bancaria.

Por otro lado, el decreto ley que aprobará el Gobierno plantea la exigencia de dejar expirar los plazos de vencimiento de los depósitos bancarios.

“Cualquier transferencia o pago que no se hubiera completado antes del decreto estará sujeto a estos controles de capital”, que se aplicarán a todas las cuentas, pagos y divisas utilizadas, señala el diario.

Escrito por Europa Press el 27 de marzo de 2013 con 0 comentarios
Lee más artículos sobre Noticias.

Un país sin banco central

Cuando pensamos en un país, automáticamente lo relacionamos con una bandera, un idioma y una moneda. Parece que una divisa es algo imprescindible para el funcionamiento de una nación, con su Banco Central a cargo de ella para controlar su economía. En esta crisis hemos señalado como culpables a los bancos y creo que sería justo culpabilizar también a los bancos centrales ya que fueron ellos quienes nos inducieron al crédito desmedido bajando los tipos de interés a unas tasas peligrosas.

Puestos a soñar en un mundo sin bancos, deberíamos incluir en esta utopía la desaparición de los bancos centrales ya que éstos además están gestionados por gente que ponen a dedo los políticos, como veis un doble peligro.

Para obtener un ejemplo del mundo real sobre cómo un sistema de política monetaria seleccionada por el mercado podría funcionar en ausencia de un banco central; uno no deben mirar al pasado ni a los libros de ciencia ficción, sino que el ejemplo existe en la América Central contemporánea, la República de Panamá, un país que ha vivido sin un banco central desde su independencia, con un entorno macroeconómico exitoso y estable.

Aviso, el artículo de hoy se basa en este del Instituto Ludwig Von Misses, de la escuela austriaca (liberal) cada uno puede interpretarlo como quiera, pero me parece muy interesante conocer su punto de vista respecto a este tema tan crítico y generalmente poco debatido ¿Son necesarios los bancos centrales?

La ausencia de un banco central en Panamá ha creado un suministro de dinero completamente impulsado por el mercado. El Mercado de Panamá ha elegido al dólar estadounidense como su divisa (y estudia , también, la adopción del Euro). El país debe comprar y obtener sus dólares produciendo o exportando bienes o servicios reales; no puede crear el dinero del aire. De este modo, al menos el sistema es similar al viejo estándar del oro. La inflación anual durante los últimos 20 años ha sido de un promedio del 1%

La inflación de Panamá suele estar entre 1 y 3 puntos por debajo de la inflación de Estados Unidos y es el único país en América latina que no ha experimentado un crack económico o una crisis de divisa desde su independencia. Veamos la evolución de su PIB desde el año 1990

 

interoceanico

Al igual que sucedía con la mayoría de los países en las Américas, la divisa de Panamá en el siglo XIX se basaba en el oro y la plata, con una variedad de monedas de plata y dividas basadas en oro en circulación. El Peso de plata era la divisa preferida; no obstante, el billete estadounidense también se había puesto parcialmente en circulación, debido al ferrocarril interoceánico, el primer ferrocarril en conectar el Atlántico al Pacífico, construido en 1855 por una empresa estadounidense. Panamá se independizó de España originalmente en el año 1826, pero se integró con Colombia; no obstante, al tratarse de un país muy pequeño, no pudo independizarse inmediatamente de Colombia, como fue el caso de Venezuela y Ecuador.

En 1903, el país se independizó, con el apoyo de Estados Unidos, por su interés en construir un Canal a través de Panamá. Los ciudadanos, desconfiados por el experimento de 1886 que forzó la circulación de billetes colombianos, decidieron incluir el artículo 114 en la constitución de 1904, que dice:

No habrá ninguna divisa forzada en circulación en la República. Por lo tanto, cualquier persona podrá rechazar cualquier billete que no le parezca fiable.

Con este artículo, cualquier divisa en circulación sería “de hecho” y conducida por el mercado. En 1904, el Gobierno de Panamá firmó un acuerdo monetario para permitir que el dólar estadounidense se convirtiese en la licitación legal. Al principio, los panameños no aceptaron el dólar; lo veían con desconfianza, y preferían utilizar su peso de plata. La ley de Gresham, sin embargo, sacó las monedas de plata de circulación.

En el año 1971 el gobierno aprobó una ley bancaria que permitía un sistema bancario muy abierto, sin ninguna agencia gubernamental de supervisión de la banca consolidada, y que confirmaba que no se deducirían impuestos de los intereses o transacciones generadas en el sistema financiero. El número de bancos aumentó de 23 en el año 1970 a 125 en 1983, siendo la mayoría de ellos bancos internacionales. La ley bancaria promovió el préstamo internacional, y, como Panamá tiene un sistema tributario territorial, los beneficios obtenidos de préstamos o transacciones realizados en el exterior están exentos de impuestos.

Esto, unido a la presencia de numerosos bancos extranjeros, permite la integración internacional del sistema. A diferencia de otros países Latinoamericanos, Panamá no tiene controles sobre el capital. Por lo tanto, cuando el capital internacional inunda el sistema, los bancos prestan el exceso de capital al exterior, evitando los tan comunes problemas, desequilibrios, burbujas, aumento de inflación, etc, a los que se enfrentan otros países cuando reciben altas entradas de capital.

La política fiscal tiene poca libertad de maniobra, ya que la tesorería no puede monetizar su déficit. Además, la política fiscal no incluye sobre el suministro de dinero; si el gobierno intenta aumentar el suministro de dinero durante un periodo de contracción obteniendo deuda en los mercados internacionales e inyectándolo en el sistema; los bancos compensan y sacan el dinero en exceso de circulación enviándolo al extranjero.

Los bancos no pueden coordinar la inflación debido a la alta competencia y al hecho de que (a diferencia incluso del sistema bancarios estadounidense previo a la Reserva Federal) no emiten billetes. Los pánicos y sobredemandas bancarias que fueron tan comunes en el sistema bancario estadounidense en el siglo XIX no sucedieron en Panamá, y los fallos bancarios no se expandieron a otros bancos. Varios bancos con problemas fueron comprados, antes de que surgiera la sobredemanda, por bancos más grandes, atraídos por los beneficios que se podían conseguir de obtener activos con descuento.

No hay seguro de depósito ni prestatario de última instancia, por lo que los bancos tienen que actuar de forma responsable. Cualquier préstamo malo será pagado por los accionistas, nadie rescatará a estos bancos si tienen problemas.

Tras varios años de acumulación de malas inversiones durante las épocas buenas, los bancos comienzan con la necesaria liquidación del mal crédito. Como no existe ningún banco central que pueda participar para proporcionar créditos baratos, la recesión comienza sin ninguna obstaculización de la política monetaria.  Los bancos crean entonces la contracción necesaria obedeciendo a las fuerzas del mercado. Por lo general, las recesiones de Panamá crean deflación, lo que amortigua a los consumidores y facilita el proceso de recuperación reduciendo los costes empresariales.

El hecho de no tener una divisa forzada por el gobierno, no haber banco central y no haber una alta inflación está funcionando bastante bien en este pequeño país, al menos puramente en datos macroeconómicos. También es cierto que un país tan pequeño y peculiar no puede servir como regla general, más teniendo en cuenta la condición de “paraiso fiscal” que tiene Panamá y que ha contribuido a su prosperidad, no obstante me parece un interesante experimento del que aprender y cuestionarnos las virtudes de los bancos centrales.

Escrito por Carlos Lopez el 16 de enero de 2013 con 76 comentarios
Lee más artículos sobre Articulos.

Blanchard (FMI) aboga por que la deuda de los países no supere el 40% del PIB en el futuro

El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, ha abogado por que la deuda de los países no supere en el futuro el 40% del PIB como endeudamiento óptimo, ya que se ha visto que con un 60% –como tenía España– “se llega al 100% muy rápido” y ello desemboca en quiebras como la de Irlanda.

En la conferencia ‘Repensando la política macroeconómica: una visión desde las trincheras’ en un acto del Cercle Financer de la Societat Econòmica Barcelonesa d’Amics del País y la Asociación de Becarios de La Caixa, ha reconocido que reducir el endeudamiento de los países experimentado en esta crisis “será un proceso largo”, pero al que se debe aspirar para situarlo en el futuro en el 40%.

Blanchard, que no ha aceptado preguntas de la prensa, ha destacado su presencia en La Caixa como académico y no como representante del FMI, por lo que sus palabras han sido “opiniones personales que en ningún caso cambian la postura del FMI” sobre los temas surgidos en el acto.

Ha alertado de que el nivel de endeudamiento actual es muy peligroso y es necesaria la consolidación fiscal, pero lo ideal sería aplicar políticas fiscales anticíclicas para evitar un mayor hundimiento de la economía.

Blanchard ha extraído varias enseñanzas de esta crisis, como que la inflación no puede ser el único objetivo de la política monetaria porque puede perjudicar a la economía, que los mercados financieros no responden todos por igual, y que los mercados pueden tener un mal comportamiento y conducir a un colapso.

Por ello, ha abogado por aplicar herramientas de prudencia para que los actores se comporten correctamente, y ha considerado que “reglas macroprudenciales” de este tipo aún no ha sido asumidas por la Unión Europea.

SISTEMA DE SOLIDARIDAD EUROPEA

Ha apuntado que el euro resta margen de maniobra a los países miembro ante problemas, pero que se podría ganar flexibilidad con transferencias entre países, aportando por ejemplo un 1% de su PIB cada uno, lo que es “cuestión de voluntad política”.

Ha atribuido la crisis del euro a la crisis de la deuda, y ha augurado que si se consigue un instrumento que estabilice el endeudamiento y convenza a los mercados, finalizará la desconfianza y las turbulencias en los mercados asociadas, y a la vez que se resuelve el problema de la financiación pública, también se animará la demanda privada.

ESPAÑA

Sobre España, ha ejemplificado que en 2006, el Gobierno alardeaba de un superávit del 0,8%, pero luego las cuentas españolas se desplomaron porque estaban vinculadas a la burbuja inmobiliaria, por lo que su situación financiera no era tan buena como los gobernantes españoles explicaban.

Respecto a la reforma del mercado laboral, ha opinado que “va en la dirección adecuada” aportando flexibilidad, aunque puede tener efectos negativos a corto plazo y no se verán efectos positivos antes de tres años, pero es necesaria para el largo plazo ante los elevados niveles de desempleo actuales.

Preguntado por el papel del FMI en la economía internacional, ha defendido sus decisiones pese a las críticas, y ha puesto el ejemplo de que “en los hospitales muere mucha gente y eso no significa que hagan mal su trabajo”.

El acto ha contado con la asistencia de la Infanta Cristina y del conseller de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, además de los máximos dirigentes de La Caixa y empresarios catalanes.

Escrito por Europa Press el 18 de septiembre de 2012 con 4 comentarios
Lee más artículos sobre Noticias.



« Artículos más antiguos

Artículos más nuevos »