Inicio HFT (High frequency trading)

    HFT (High frequency trading)

    0
    « Back to Glossary Index

    HFT (High frequency trading) 1

    La negociación (o trading) de alta frecuencia se trata de una serie de operaciones bursátiles realizadas por software. Funciona con superordenadores que son capaces de ejecutar enormes cantidades de órdenes de negociación a velocidades increíblemente rápidas. Esta HFT funciona con complicados algoritmos. Éstos analizan una amplia gama de mercados y, a continuación, colocan una serie de órdenes a gran velocidad en función de las condiciones de los mercados. El secreto de los algoritmos de negociación reside en su velocidad. Los operadores que tienen las ejecuciones comerciales más rápidas suelen ganar más dinero que los que tienen ejecuciones comerciales más lentas.

    Creció en popularidad cuando algunas de las bolsas empezaron a ofrecer incentivos a las empresas que podían aumentar la liquidez del mercado de valores. Por ejemplo, la Bolsa de Nueva York trabaja con una serie de proveedores de liquidez. Estos se conocen como Proveedores de Liquidez Suplementaria (SLP). Se esfuerzan por proporcionar mejor liquidez y más competencia a la bolsa y a sus cotizaciones ya existentes. Las empresas que participan en este programa obtienen un descuento o una comisión cuando aumentan la liquidez. Esta cantidad resultó ser de 0,0019 dólares a mediados de 2016 para los valores que cotizan en el NYSE o el NYSE MKT. Puede que no parezca una cantidad enorme de dinero. Sin embargo, se convierte rápidamente en grandes beneficios, ya que algunas de estas empresas realizan millones de transacciones en días de gran actividad.

    La NYSE y otras bolsas introdujeron este programa de SLP por una razón específica. Tras el colapso de Lehman Brothers en 2008, la liquidez se convirtió en una enorme preocupación para los participantes del mercado. El SLP proporcionó la solución a la baja liquidez. También hizo que la negociación de alta frecuencia se convirtiera en una parte importante del mercado de valores en tan sólo unos años.

    La negociación de alta frecuencia ofrece algunas ventajas significativas a las bolsas y los mercados financieros. La más significativa se centra en la liquidez significativamente mejorada que proporcionan los programas. Ha reducido sustancialmente los diferenciales entre oferta y demanda. Los mayores diferenciales son  cosa del pasado. Algunas bolsas probaron los beneficios tratando de poner tasas a la HFT. Los diferenciales aumentaron entonces al producirse menos operaciones.

    Por ejemplo, el gobierno canadiense empezó a cobrar tasas por la negociación de alta frecuencia en los mercados canadienses. Un estudio concluyó que el resultado final fue un 9% más de diferenciales de compra y venta.

    Hay muchos que no están de acuerdo con la negociación de alta frecuencia.  Los programas informáticos han eliminado a muchos corredores de bolsa. El elemento humano ha sido eliminado de muchas decisiones en las bolsas. Cuando se producen errores, los críticos se apresuran a señalar que las interacciones humanas podrían haberlos evitado.

    Parte del problema en la velocidad es que los programas están tomando decisiones en literalmente milésimas de segundo. Esto puede dar lugar a grandes movimientos en el mercado sin explicación o razón aparente. El mejor ejemplo de los errores que pueden llevar a movimientos bursátiles enormes y aterradores ocurrió el 6 de mayo de 2010 durante el Flash Crash. El Dow Jones experimentó su mayor caída de todos los tiempos a nivel intradiario cuando se desplomó más de 1.000 puntos y cayó un 10% en sólo veinte minutos. Luego recuperó gran parte de la pérdida en las horas siguientes. Cuando el gobierno investigó el asunto, encontró una enorme orden que había provocado el inicio de la venta. Los algoritmos informáticos de HFT hicieron todo el resto.

    Otra crítica se refiere a que las grandes empresas se benefician a costa de los pequeños inversores minoristas. La contrapartida es una mayor liquidez. Por desgracia, gran parte de esta liquidez resulta ser fantasma. Está ahí para el mercado en un momento y luego desaparece en otro. Esto impide que los operadores se beneficien de la liquidez.

    « Volver al glosario económico