Inicio Crac bursátil

    Crac bursátil

    0
    « Back to Glossary Index

    Crac bursátil 1

    Un crac bursátil (en castellano es preferible llamarlo crac en vez de crack o crash) se refiere al peor de los escenarios que les puede pasar a los mercados de renta variable. Debido a que genera una caída enorme y desproporcionada en la valoración de los títulos cotizados. Llevando a que los inversores pierdan una fracción muy importante de su capital invertido. Es un término que proviene del alemán y que se refiere a un estallido. Se trata de un concepto muy conocido por la crisis económica que emergió en 1929 y que generó en la Gran Depresión que llevo a buena parte del planeta a empobrecerse como consecuencia de la intensa corriente bajista que se desarrolló en este periodo de la historia.

    El origen más habitual de este estallido en las bolsas se debe a una burbuja especulativa que lleva a que los inversores se decanten por las ventas de forma mayoritaria. Generalmente, sin poder vender los títulos de las compañías al precio que quisieran debido al pánico en los mercados y como consecuencia de la ley de la oferta y demanda que se impone. Se caracteriza porque es un movimiento muy rápido y en muy pocas sesiones bursátiles se desploman las acciones hacía niveles desconocidos. Con depreciaciones del 25 %, 40 % o incluso con una intensidad superior.

    Por otra parte, el crac bursátil puede servir para agravar las condiciones económicas en los países. Donde si bien no es un movimiento muy recurrente, cuando se produce tiene unos efectos muy negativos sobre los ahorradores. Hasta el punto de que estos se quedan enganchados en sus posiciones, es decir muy alejados del precio de la compra.

    « Volver al glosario económico