Inicio CFD

    CFD

    0
    « Back to Glossary Index

    CFD 1

    CFD es un Contrato por Diferencia (Contract for differences)  y es un acuerdo realizado en la negociación de derivados financieros en el que las diferencias en la liquidación entre los precios de apertura y cierre de la operación se liquidan en efectivo. En los CFD no hay entrega de bienes o valores físicos. Con lo que es muy popular en la inversión de materias primas y divisas.

    Aunque los CFD se liquidan en efectivo, suelen permitir un amplio margen de negociación, de modo que los inversores sólo tienen que poner una pequeña cantidad del pago teórico del contrato.

    Los CFD pueden utilizarse para negociar muchos activos y valores, incluidos los fondos cotizados (ETF) y se utilizan para especular con los movimientos de los precios de los contratos de futuros de materias primas, como los del petróleo crudo y el maíz.

    Los CFD se negocian en el mercado extrabursátil (OTC) a través de una red de brokers que organizan la oferta y la demanda del mercado de CFD y fijan los precios en consecuencia. En otras palabras, los CFD no se negocian en las principales bolsas, como la Bolsa de Nueva York (NYSE). El CFD es un contrato negociable entre un cliente y el corredor, que intercambian la diferencia entre el precio inicial de la operación y su valor cuando la operación se deshace o invierte.

    Un ejemplo real.

    Imaginemos que un inversor quiere comprar un CFD sobre el IBEX35. El broker exige un 5% de entrada para la operación.

    El inversor invierte 25.000 euros de los que sólo se paga inicialmente el 5% o 1.250 euros al broker.

    Dos meses después, el IBEX cotiza un 20% por encima,  y el inversor sale de la posición con un beneficio de 5.000 euros en total.

    El CFD se liquida en efectivo; la posición inicial de 25.000 dólares y la posición de cierre de 30.000 dólares  se compensan, y la ganancia de 5.000 dólares se abona en la cuenta del inversor.

    La principal ventaja y también inconveniente de los CFDs es ese apalancamiento con lo que es muy fácil duplica tu inversión pero también es muy sencillo perderlo todo, así que hay que utilizarlo con mucha precaución

    « Volver al glosario económico