Inicio Bonos del Estado

    Bonos del Estado

    0

    Bonos del Estado 1

    Los bonos del Estado son instrumentos de deuda que los gobiernos emiten para pagar los gastos públicos. En Estados Unidos, las emisiones del gobierno federal incluyen bonos de ahorro, pagarés del Tesoro, bonos del Tesoro y valores protegidos contra la inflación del Tesoro TIPS.

    En España hay que distinguir entre «Letras del Tesoro» que son para emisiones inferiores a 18 meses y Bonos y obligaciones del Estado que Son para emisiones superiores a 18 meses. Los bonos se emiten a 3 y 5 años mientras que las obligaciones se emiten a 10, 15 y 30 años.

    Los bonos más importantes son los estadounidenses que son los que detallaremos en este artículos.

    Los inversores deben considerar cuidadosamente los riesgos que poseen los gobiernos de los distintos países antes de invertir en sus bonos. Entre estos riesgos de los gobiernos internacionales se encuentran el riesgo político, el riesgo de país, el riesgo de tipos de interés y el riesgo de inflación. Los gobiernos suelen tener menos riesgo de crédito, aunque no siempre. Los bonos de ahorro son un tipo de bonos del gobierno de Estados Unidos que vende el departamento del Tesoro. Están disponibles en formato electrónico.

    El Tesoro los ofrece directamente desde su página web, o los particulares pueden comprarlos en la mayoría de las instituciones financieras y bancos. Cuando los bonos de ahorro llegan a su vencimiento, los inversores recuperan el valor nominal del bono junto con los intereses devengados. Estos bonos de ahorro no pueden rescatarse el primer año de su emisión.

    Los inversores que los rescaten en sus primeros cinco años de emisión pierden tres meses de intereses por haberlos cobrado demasiado pronto. El Tesoro de los Estados Unidos también emite bonos de duración intermedia conocidos como notas del Tesoro o T-Notes. Estas notas proporcionan pagos de intereses semestrales a un tipo de cupón que es fijo. Estos pagarés suelen estar denominados en valores nominales de 1.000 dólares. Los que tienen un vencimiento de tres o dos años vienen en denominaciones de 5.000 dólares.

    Antes de 1984, los T-Notes eran rescatables y daban al Tesoro el derecho a recomprarlos en determinadas condiciones. Los bonos a más largo plazo del gobierno de Estados Unidos son los Bonos del Tesoro, o T-Bonds. Tienen fechas de vencimiento que van de diez a treinta años. También proporcionan pagos de intereses de forma semestral y vienen en valores denominados de 1.000 dólares. Estos T-Bonds son importantes porque pagan los déficits del presupuesto federal, son una forma de política monetaria y garantizan que el país pueda regular su oferta monetaria. Como todos los emisores de bonos, el Departamento del Tesoro se fija en los requisitos de rentabilidad y riesgo del mercado cuando va a captar capital para ser lo más eficiente posible. Esto ayuda a explicar los diferentes tipos de valores del Tesoro y de bonos del Estado que ofrecen. Por lo general, se considera que los bonos del Estado de EE.UU. no entrañan ningún riesgo, y por eso se negocian con tanta facilidad en mercados extremadamente grandes y líquidos. La desventaja de esto es que ofrecen rendimientos considerablemente más bajos que otros bonos.

    Los TIPS sí proporcionan protección contra la inflación, de modo que cualquier aumento de ésta no superará el tipo de interés del bono. Los precios de los bonos del Estado se basan en los tipos de interés actuales. Esto significa que los bonos de tipo fijo perderán valor a medida que los tipos de interés suban, ya que se pierde la oportunidad de obtener bonos más nuevos a tipos de interés más altos. Del mismo modo, si los tipos de interés bajan, el valor de los bonos subirá. El gobierno federal es capaz de controlar la oferta monetaria en parte por su emisión de los bonos del gobierno. Si desea aumentar la oferta monetaria, puede simplemente recomprar sus propios bonos. Estos fondos llegan entonces a un banco y amplían la oferta monetaria, ya que los bancos mantienen pequeñas reservas y prestan el resto (en el efecto multiplicador del dinero).

    El gobierno también puede reducir la oferta monetaria vendiendo más bonos, lo que saca dinero de la circulación. Si el gobierno retirara los fondos recibidos por la venta de estos bonos, reduciría la oferta monetaria disponible. En la mayoría de los casos, el gobierno estadounidense gasta el dinero.