Trumpnoticias

Johngo

Well-Known Member
El representante republicano. Amash se convierte en el primer republicano en pedir el juicio político de Trump

Por Eli Watkins y Kevin Bohn, CNN - Actualizado 0903 GMT (1703 HKT) 19 de mayo de 2019

El representante del Partido Republicano de Michigan, Justin Amash, dijo el sábado que había concluido que el presidente Donald Trump cometió una "conducta impugnable" y acusó al fiscal general William Barr de engañar intencionalmente al público.

Los comentarios de Amash en los que se recomendaba al Congreso que persiguiera los cargos por obstrucción de la justicia contra Trump fueron la primera instancia de un republicano en ejercicio en el Congreso que pedía el juicio político de Trump.

Amash es un raro crítico del Partido Republicano de Trump y dijo anteriormente que la conducta de Trump al presionar al entonces director del FBI, James Comey, podría merecer un juicio político. En un hilo de Twitter el sábado, Amash dijo que creía que "pocos miembros del Congreso incluso leían" el informe del asesor especial Robert Mueller y que el informe mismo establecía "múltiples ejemplos" de que Trump cometía una obstrucción de la justicia. "Contrariamente a la representación de Barr, el informe de Mueller revela que el presidente Trump se involucró en acciones específicas y un patrón de comportamiento que cumple con el umbral para el juicio político", dijo Amash en una serie de mensajes en Twitter.

Los comentarios de Amash el sábado con respecto al juicio político fueron más allá incluso que muchos miembros del liderazgo demócrata de la Cámara. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo el jueves pasado que "todos los días dan lugar a un juicio político", al tiempo que argumenta que no quiere impugnar, aunque no descartó la posibilidad.

La representante demócrata Rashida Tlaib, también de Michigan, respondió al hilo de Twitter de Amash más tarde el sábado y lo invitó a unirse a la resolución de su juicio político. CNN
 

Johngo

Well-Known Member
Trump lanzará formalmente la campaña de reelección el próximo mes

El presidente Trump nunca dejó de hacer campaña. Sus mítines regularmente dominan los ciclos de noticias y los mercados. Con un cofre de guerra de 30 millones de dólares a su disposición, y las primarias demócratas ya en marcha, el presidente se está preparando para lanzar formalmente su campaña de reelección, mencionan los informes de Axios que comenzarán el próximo mes con una serie de mítines.

Y parece cada vez más probable que el inicio oficial sea el 16 de junio, cuatro años desde el día en que lanzó su candidatura para la nominación republicana, que se convirtió en una de las campañas más memorables de la historia política estadounidense. Aunque dado que ese día también es el Día del Padre, Trump podría colocar el lanzamiento en los días anteriores o posteriores al 16 de junio.

El enfoque de campaña de Trump, según Axios, es "dominar las noticias para que la discusión nacional se mantenga en su territorio"... exactamente lo que hizo la última vez. Pero en 2020, con tantos candidatos compitiendo por la atención del lado demócrata, Trump se asegurará de que los retadores obtengan la menor cantidad de oxígeno posible al principio de la carrera.

Ya sabemos que Trump eligió a Brad Parscale para ser su gerente de campaña en 2020, lo que sugiere que Trump construirá una máquina confiable en esta ocasión, en lugar de la operación de pocas acciones que se desarrolló cuando Trump comenzó a ganar las primarias.




MAPA DE AXIOS: https://www.axios.com/trump-2020-election-map-swing-states-80f9aab1-e713-4c7d-a72a-24f3a87beb13.html
 

droblo

Super Moderator
El presidente Donald Trump insistió el lunes en que dejó de recibir préstamos de bancos porque “ya no necesitaba el dinero” y no porque las instituciones se negaban a hacer negocios con él.

Los tuits del mandatario el lunes parecen ser en respuesta a un artículo del New York Times según el cual empleados del Deutsche Bank recomendaron que varias transacciones asociadas con Trump y con su yerno Jared Kushner sean reportadas a las autoridades federales.

Los ejecutivos de ese banco rechazaron las recomendaciones.

El Times, al igual que otras organizaciones periodísticas, han reportado que el Deutsche Bank fue por mucho tiempo la única institución bancaria dispuesta a hacer negocios con Trump, cuando otras se mantenían alejadas debido a la incapacidad de Trump de pagar sus deudas.


Dos comisiones de la Cámara de Representantes han enviado citatorios a Deutsche Bank y a otras empresas financieras como parte de sus investigaciones sobre las finanzas de Trump. El mandatario, sus familiares y la Organización Trump han entablado demandas en un intento por evitar que tales bancos obedezcan la orden.
 

Pasaba por aqui

Well-Known Member
Trump llama, pero Irán no contesta al teléfono
Teherán se niega a renegociar el pacto nuclear, como quiere la Casa Blanca, con un presidente que ha llevado la situación al límite
 

droblo

Super Moderator
Un juez se apresta a escuchar argumentos orales sobre el intento del presidente Donald Trump de impedir el acceso del Congreso a los registros financieros de sus empresas en dos bancos.

Los legisladores demócratas requirieron la información al Deutsche Bank y Capital One.

Trump, su familia y su empresa sostienen en una demanda en una corte federal de Manhattan que las órdenes del Congreso de entregar los documentos son ilegales e inejecutables.

Los abogados de los legisladores dijeron en respuesta que un fallo a favor de Trump socavaría la separación constitucional de poderes e impediría las investigaciones del Congreso.


Deutsche Bank ha prestado a la inmobiliaria de Trump millones de dólares a lo largo de años.

Antes de la audiencia, los abogados de Trump dijeron que el juez Edgardo Ramos debería bloquear temporalmente el acceso del Congreso a los documentos. Sostienen que quieren tiempo suficiente para argumentar sobre la legalidad de las órdenes.

El lunes, un juez federal en Washington falló contra Trump al determinar que el presidente no puede bloquear una orden de la cámara a una firma de servicios financieros para que entregue información sobre el presidente y la Organización Trump.

En la víspera, Trump impidió que su exabogado Don McGahn declare ante la Comisión Judicial de la cámara.
 

droblo

Super Moderator
Trump, sus tres hijos mayores y varias empresas demandaron para impedir que las comisiones de Servicios Financieros y de Inteligencia de la cámara baja obtuvieran los documentos del Deutsche Bank y Capital One por ser pedidos ilegales e inconstitucionales.

Las comisiones dijeron que pidieron la información como parte de sus investigaciones sobre posible “influencia extranjera en el proceso político de Estados Unidos”.

Los abogados de Trump sostuvieron que la redacción de las citaciones era excesivamente amplia y que las comisiones buscaban realizar actividades policiales reservadas a otras ramas del gobierno.

Ramos sentenció que las citaciones respondían a un fin legislativo legítimo.

Poco antes, un juez federal en Washington falló contra Trump en un caso similar. Dijo que el presidente ni puede bloquear una orden de la cámara que pide información a una compañía de servicios financieros que realizó trabajos contables para él y la Trump Organization.

A lo largo de los años, Deutsche Bank ha prestado millones de dólares a la inmobiliaria de Trump.

Los bancos no han expresado una posición en la disputa.
 
Última edición:

droblo

Super Moderator

Trump, sus tres hijos mayores y varias empresas demandaron para impedir que las comisiones de Servicios Financieros y de Inteligencia de la cámara baja obtuvieran los documentos del Deutsche Bank y Capital One por ser pedidos ilegales e inconstitucionales.

Las comisiones dijeron que pidieron la información como parte de sus investigaciones sobre posible “influencia extranjera en el proceso político de Estados Unidos”.

Los abogados de Trump sostuvieron que la redacción de las citaciones era excesivamente amplia y que las comisiones buscaban realizar actividades policiales reservadas a otras ramas del gobierno.

Ramos sentenció que las citaciones respondían a un fin legislativo legítimo.

Poco antes, un juez federal en Washington falló contra Trump en un caso similar. Dijo que el presidente ni puede bloquear una orden de la cámara que pide información a una compañía de servicios financieros que realizó trabajos contables para él y la Trump Organization.

A lo largo de los años, Deutsche Bank ha prestado millones de dólares a la inmobiliaria de Trump.

Los bancos no han expresado una posición en la disputa.
 
Última edición:

droblo

Super Moderator
En un enfrentamiento poco común, los senadores republicanos declararon el martes una fuerte oposición a la amenaza de aranceles del presidente Donald Trump sobre todos los productos de México. Sin embargo, no está claro si contarán con los votos para detenerlo, y el mandatario dijo que serían unos “tontos” si lo intentan.

Todas las partes involucradas, incluidas las autoridades de México que sostienen reuniones con los negociadores de Trump en Washington esta semana, mantienen la esperanza de que las negociaciones de alto nivel persuadan al presidente de no imponer los aranceles. Sin embargo, se tiene previsto que los gravámenes entren en vigor el próximo lunes, y aunque Trump dijo que lo “más probable” es que se impongan, los legisladores republicanos advirtieron a la Casa Blanca que están listos para enfrentarse al mandatario.

La división pública y el inminente enfrentamiento por los aranceles del 5% sobre las importaciones de México revelaron una discrepancia fundamental de valores entre el presidente y su partido. Trump utiliza los aranceles como medida de presión para obtener lo que quiere, en este caso en particular, para obligar a México a tomar más medidas para frenar la inmigración ilegal. Para los republicanos, los aranceles van en contra de su ortodoxia fuertemente arraigada y son vistos como nada más que impuestos a los que se oponen enérgicamente.

“No hay mucho apoyo en mis reuniones para los aranceles, eso es seguro”, comentó el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell.

En una larga reunión en privado en el Capitolio, los senadores advirtieron a los funcionarios de Trump que podría haber problemas si el Senado, con mayoría republicana, vota a favor de desaprobar los aranceles. Un rechazo del Congreso representaría un duro golpe para Trump, incluso uno más contundente que un intento previo de evitar que el mandatario reasignara fondos para la construcción de su prometido muro en la frontera con México.

“Una profunda preocupación y resistencia” es como el senador Ted Cruz describió el ambiente. “No cederé ante nadie con la pasión, seriedad y compromiso en hacer más segura la frontera, pero no hay ninguna razón para que los agricultores, ganaderos y productores de Texas, además de los pequeños negocios, paguen el precio de unos enormes impuestos nuevos”.

Por su parte, el senador Ron Johnson declaró: “Creo que el gobierno tiene que estar preocupado sobre otra votación de rechazo... Y no soy el único que lo dice”.

El resultado sería incierto. Trump podría tratar de vetar una resolución de desaprobación tal como lo ha hecho en ocasiones anteriores. Pero muchos republicanos que votaron contra la acción del presidente hace unos meses realmente apoyaban su objetivo final de construir un muro fronterizo. Simplemente estaban incómodos con el ejercicio de sus atribuciones ejecutiva para hacerlo. Ahora, el mandatario está lejos de sumar el mismo apoyo respecto a los aranceles.

La oposición del Partido Republicano se fundamenta en los temores a lo que los aranceles pudieran ocasionar en el sustento de los estadounidenses. A los senadores les preocupa que puedan aumentar los precios al menudo en el país, afectar la economía y poner en peligro un acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, cuya aprobación sigue pendiente.

Ante el ambiente de nerviosismo, el presidente de la Reserva Federal Jerome Powell dijo el martes que está preparado para intervenir y proteger a la economía, y el mercado bursátil subió ante la señal de la Fed de que podría recortar las tasas de interés en los próximos meses.

México también está preocupado por los aranceles, pero sus principales funcionarios se mostraron optimistas sobre una resolución.

“Por lo que hemos visto es que sí vamos a poder encontrar una negociación”, dijo el canciller mexicano Marcelo Ebrard en conferencia de prensa en la embajada de México en Washington. “Por eso creo que puede evitarse la imposición de tarifas”.

Trump, durante una conferencia de prensa en Londres, dio señales confusas.

“Vamos a ver si podemos hacer algo”, dijo durante el segundo día de su visita de Estado a Gran Bretaña.

“Pero creo que es más probable que los aranceles se mantengan”, agregó. También dudó que los republicanos del Congreso obtengan los votos suficientes en su contra. “Si lo hacen, sería una tontería”, aseveró.

Los funcionarios mexicanos llegaron a Washington durante el fin de semana mientras México lanzaba una contraofensiva diplomática y negociaciones nuevas. El martes, el negociador comercial mexicano Jesús Seade se reunió con el representante comercial estadounidense Robert Lighthizer, y Ebrard planeaba reunirse el miércoles con el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Los senadores republicanos mantienen la esperanza de que esas negociaciones eviten la imposición de aranceles. Pero si fracasan, los legisladores advirtieron que no tendrán otra opción que tomar medidas en el Congreso para poner un freno a Trump.

“Nuestra esperanza es que se eviten los aranceles”, comentó McConnell.

Los legisladores y empresarios temen que los gravámenes arruinen el prometido acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, el cual reemplazará al TLCAN, al que Trump criticó durante su campaña presidencial.

El senador Chuck Grassley, quien funge como presidente de la Comisión de Finanzas, comentó a los reporteros el martes que los aranceles hacen que la aprobación del T-MEC sea “más difícil”.

Las preguntas siguieron en el aire sobre cómo, exactamente, el presidente evocaría su autoridad ejecutiva para imponer los aranceles sobre los productos de México y lo que el Congreso podría hacer para impedir que lo haga.

Trump ha señalado que recurrirá a la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional para imponer los aranceles sobre productos mexicanos, un decreto de emergencia nacional que puede tomar sin necesidad de recibir la autorización del Congreso.

Pero los legisladores dijeron que, si el presidente evoca una emergencia nacional, podrán votar sobre una resolución para rechazarla. Eso fue lo que sucedió hace unos meses cuando los legisladores, asombrados por el uso del poder ejecutivo de Trump, trataron de impedir que reasignara fondos para su muro fronterizo con México. El Congreso votó a favor de desautorizar las acciones de Trump, pero el mandatario vetó la resolución.

En esta ocasión, los republicanos advirtieron que sus números contra el presidente podrían ser más altos, y que posiblemente conformarían una mayoría a prueba de veto en el Senado. Pero no está claro si el presidente pueda ser bloqueado en la Cámara de Representantes, donde hay menos probabilidades de que los republicanos se opongan.

Los demócratas, y algunos republicanos, dudan que los aranceles entren en vigor. El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, dijo que “Trump tiene el hábito de hablar duramente, pero luego dar marcha atrás”.

Trump afirmó que “millones de personas” ingresan a Estados Unidos a través de México y criticó a los demócratas del Congreso por no aprobar nuevas leyes. “México no debería permitir que millones de personas traten de ingresar a nuestro país”.

No queda claro qué más podría hacer México para satisfacer a Trump respecto a la inmigración ilegal, un tema clave de su presidencia.

Estados Unidos no ha presentado pautas concretas para evaluar si su aliado está reduciendo lo suficiente el flujo de migrantes procedentes de Centroamérica. México describió los posibles aranceles como dañinos para las economías de ambos países e inútiles para reducir el flujo de migrantes centroamericanos.
 

droblo

Super Moderator
Con la amenaza de imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas ahora en un segundo plano, el presidente Donald Trump trató el lunes de clamar victoria incluso cuando algunos rivales lo criticaron por vender un acuerdo que en su mayoría incrementa los esfuerzos existentes.
Trump defendió el acuerdo alcanzado por los negociadores estadounidenses y mexicanos para evitar el arancel del 5% que entraría en vigor este lunes como medida de presión para que México hiciera más para detener el flujo de migrantes centroamericanos.
El mandatario presumió que México aceptó más de lo que se reveló en el anuncio del viernes, y dijo que “uno en particular” que no se informó se daría a conocer “en el momento adecuado”.

“Hemos firmado y documentado completamente otra parte muy importante del acuerdo de Inmigración y Seguridad con México, uno que Estados Unidos estuvo pidiendo durante años”, escribió Trump en Twitter el lunes por la mañana, afirmando que sería “revelado un futuro no lejano y necesitará un voto del cuerpo legislativo de México”.
“No anticipamos un problema con la votación”, agregó, “pero, si por alguna razón la aprobación no llega, los aranceles se restablecerán”.
Representantes de la Casa Blanca no respondieron de momento a las solicitudes de comentarios sobre lo que Trump hacía referencia. Pero podría aludir a la idea de que México se convierta en un “tercer país seguro”, lo que dificultaría que las personas de otros países que viajen por el territorio mexicano soliciten asilo en Estados Unidos.
Un alto funcionario del gobierno estadounidense dijo el fin de semana que México se había mostrado abierto a la idea durante las negociaciones y que era algo que los países continuarían discutiendo en los próximos meses. El funcionario habló bajo condición de anonimato para compartir detalles de reuniones en privado.
México, sin embargo, se ha opuesto desde hace tiempo a la idea de ser el tercer país y su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo el viernes que México lo rechazó. El canciller agregó que “Estados Unidos propuso en la primera reunión tener un tercer país seguro, que no es el caso”.
Los tuits se produjeron en medio de cuestionamientos sobre qué tanto del acuerdo, que fue anunciado con gran fanfarria el viernes, realmente era nuevo. Incluía un compromiso de México, por ejemplo, para desplegar elementos de su Guardia Nacional a la frontera sur del país con Guatemala. Sin embargo, México ya pretendía hacer eso antes de la amenaza de Trump y se lo había dejado claro a las autoridades estadounidenses. Los funcionarios mexicanos han descrito su compromiso como un despliegue acelerado.
Estados Unidos también celebró el acuerdo de México para acoger un programa que fue implementado hace unos meses en el que algunos solicitantes de asilo son regresados a México mientras esperan que sus casos sean procesados. Pero las autoridades estadounidenses ya habían empezado a trabajar para expandir el programa, que ha permitido el regreso de unos 10.000 migrantes al país, sin que el gobierno mexicano lo recociera públicamente.
 

Johngo

Well-Known Member
Trump acusa a la Fed de cometer un "gran error" y se queja de que no le "escucha"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha decidido volver a criticar públicamente este lunes a la Reserva Federal (Fed) por su política monetaria actual, acusándola de haber cometido un "grave error".

En una entrevista con la cadena de televisión estadounidense CNBC, Trump ha indicado que la autoridad monetaria del país norteamericano se ha equivocado. "Ciertamente, no me escuchan porque han cometido un gran error: han subido los tipos de interés demasiado rápido", ha afirmado.

El presidente de Estados Unidos ya había acusado a la entidad dirigida por Jerome Powell de haber subido los tipos de interés con demasiada rapidez, ya que en 2018 decidieron elevarlos en cuatro ocasiones.

En segundo lugar, Trump también ha afirmado que la Fed está llevando a cabo una política de "contracción cuantitativa", lo que ha calificado de "ridículo". "China está haciendo justo lo contrario. Está bombeando dinero", ha criticado el presidente.

Asimismo, ha asegurado que Estados Unidos no cuenta con la "ventaja" de devaluar la moneda, lo que si hace China y, en su opinión, le da una "superioridad competitiva tremenda". "El presidente de la Fed de China es Xi Jinping... él puede hacer lo que quiera", ha apostillado.

A finales de 2018, Trump llegó a afirmar que la Fed se había "vuelto loca" y que representaba una gran amenaza para la economía estadounidense por su decisión de elevar los tipos de interés. Desde entonces, ha pedido en varias ocasiones de forma pública que el instituto emisor tome la dirección contraria y comience a bajar el precio del dinero. BMFG
 

droblo

Super Moderator
El imprevisible uso de la amenaza de cobrar arancelas a las importaciones que hace Donald Trump tiene alarmado al empresariado estadounidense, una importante fuerza en el Partido Republicano.
Los empresarios de Estados Unidos fueron tomados por sorpresa la semana pasada cuando Trump amenazó con imponer aranceles a las importaciones de México en un esfuerzo por contener el flujo de migrantes centroamericanos a través de territorio mexicano.
Los dos países pactaron una tregua el viernes, en que México dijo que intensificaría sus medidas en contra de la migración ilegal. Pero el lunes Trump estaba de nuevo amenazando con los aranceles si los mexicanos no cumplían con un compromiso no especificado, “a ser revelado en un futuro no muy lejano”.

Esos vaivenes son ya un sello distintivo de la presidencia de Trump, que amenaza con aranceles, a veces los impone, otras los deja en suspenso, otras los deja sin efecto.
Los grupos empresariales, ya molestos con los esfuerzos de Trump por contener la inmigración, tratan de descifrar qué actitud tomar en este clima político tan cambiante. Apoyaron de buena gana la rebaja de impuestos a las empresas y los pasos que se dieron para suavizar las regulaciones sobre el medio ambiente y otros sectores. Pero el uso caprichoso de los aranceles por parte de Trump los tiene preocupados.
“El empresariado sale perdiendo”, afirmó Rick Tyler, un estratega republicano que a menudo critica a Trump. “Él mismo se describe como ‘El Señor Aranceles’. Se enorgullece. Esas son malas noticias para el partido. Malas noticias para el mercado libre”.
“Fue un buen llamado de atención para el empresariado”, manifestó James Jones, ex embajador de Estados Unidos en México y hoy presidente de Monarch Global Strategies, en alusión a la sorpresiva amenaza de Trump de imponer aranceles a México.
La semana pasada la red encabezada por el millonario Charles Koch anunció la creación de varios comités de acción política abocados a distintas causas, incluido uno sobre comercio exterior, que apoyarán a republicanos y demócratas que rompen con las políticas comerciales de Trump. Importante fuerza en el Partido Republicano, la red lleva un año hablando del peligro que representan los aranceles y las políticas proteccionistas.
La Cámara de Comercio también está empezando a tomar distancia del Partido Republican tras décadas de lealtad. La Cámara, que invirtió al menos 29 millones de dólares para ayudar mayormente a republicanos en las elecciones generales del 2016, anunció hace poco que prestará más atención a los legisladores demócratas y dejó abierta la posibilidad de apoyar a los demócratas en los comicios del 2020.

Pocos esperan que la Cámara de Comercio u organizaciones empresariales como la red de Koch se vuelquen totalmente hacia los demócratas. Pero el solo hecho de que retiren su apoyo a candidatos republicanos vulnerables podría tener enorme impacto en el 2020.
El fervor de Trump con los aranceles va en contra de la prédica republicana de décadas, siempre a favor del libre comercio. Y deja descolocado al empresariado.
Los aranceles sobre las importaciones los pagan los importadores estadounidenses, que pasan esos costos al consumidor. Y pueden generar medidas de represalia sobre las exportaciones de Estados Unidos. Todo esto puede a su vez paralizar el comercio ante la incertidumbre en torno a dónde buscar suministros y dónde instalar fábricas.
“Conocer las reglas nos ayuda a planificar para el futuro”, dijo Jeff Schwager, presidente de Sartori, una firma fabricante de quesos que tuvo que lidiar con represalias de México en una disputa previa.
Trump se mantiene impertérrito. Cuando Myron Brillant, director de asuntos internacionales de la Cámara de Comercio, condenó el lunes en CNBC “el uso de las tarifas como un arma” y dijo que son peligrosas para la economía estadounidense, el mandatario respondió que “los aranceles son algo hermoso”.
“Pareciera que (Brillant) no es una persona tan brillante”, expresó.
Los legisladores republicanos evitan llevarle la contra a Trump ya que nueve de cada diez republicanos apoyan su desempeño como presidente, según la encuesta de Gallup más reciente.
Pero el tema de los aranceles podría cambiar las cosas.
El Congreso ya había mostrado cierto malestar con las políticas comerciales de Trump y contempló una legislación bipartidista que debilitaría la autoridad del mandatario para declarar los aranceles un asunto de seguridad nacional.
La legislación se estancó, pero el martes el republicano Chuck Grassley, presidente de la comisión de finanzas del Senado, dijo que el proyecto estará listo “bastante pronto” y pidió “un pronunciamiento fuerte” en la comisión y luego en el Senado en pleno en vista de que a Trump “seguramente no le guste mucho esto”.
 
Arriba