Lo que no puede ser, no puede ser ...

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguraba que el precio de la factura final de la luz volverá a niveles de 2018 a final de año tras la aprobación del Real Decreto-Ley que regula los beneficios de las eléctricas
Y explicaba que el recibo de la luz tiene tres componentes, "el coste de la energía, con los precios disparatados que estamos viendo en los mercados internacionales, los costes fijos y los impuestos”. Según el líder “socialista”, cuando llegue el mes de diciembre, los ciudadanos podrán comprobar que “los impuestos habrán bajado en un 61 por ciento y los costes fijos habrán bajado en un 50. Lo que estamos haciendo es amortiguar el impacto que tiene sobre el recibo de la luz los precios del mercado mayorista”. ¿Se lo creen?
Evidentemente es otra maniobra de Pedro Sánchez para despistar a la opinión pública. Ciertamente es un político con “suerte” …
Primero la pandemia del covid le ayuda a consolidar su gobierno de compromiso, y , ahora, la lava del volcán le permite cubrir muchos errores cometidos …
No importa que la Administración Pública se haya quedado paralizada durante dos años, y que todo funcione a medio gas y con retrasos, pero Pedro ya está preparando las próximas elecciones. Todo lo demás le da igual.
Y, para colmo, Pedro Sánchez anuncia la creación de un bono vivienda dotado con 250 euros mensuales destinado a los jóvenes de entre 18 y 35 años y que en los Presupuestos Generales del Estado incluirán un bono joven cultural de 400 euros para los jóvenes españoles que cumplan 18 años. Genial … son el voto joven.
La verdadera razón de que el pueblo no vote a Pedro Sánchez no serán todas estas “grandes” promesas. Su gran patinazo es su apuesta político europea por el coche eléctrico. Cuando confirmó que la venta de coches con emisiones de CO2 quedará prohibida en España en 2040 … para quedar bien con Europa, se carga las finanzas familiares del pueblo español. Da igual que los coches eléctricos sean carísimos y que no tengan una infraestructura para poder cargarlos, repararlos, etc. Y que la electricidad esté por las nubes. Le da igual.
Se olvida de que “lo que no puede ser, no puede ser, y, además, es imposible”
(Rafael Guerra,”Guerrita”/
Charles Maurice de Talleyrand)

Mark de Zabaleta
 
Arriba