Hilo Repsol

madroño

Well-Known Member
Gigantes petroleros se disputan el gran yacimiento perdido por Repsol con la expropiación de YPF



Exxon, Chevron y Total desean el megayacimiento de Vaca Muerta. Tras la expropiación, el Gobierno de Kirchner negocia a contrarreloj acuerdos con ellas.
Play
Carrera contrarreloj para conquistar Vaca Muerta





Con la expropiación de YPF ya en marcha y Repsol en vías de quedar en fuera de juego en el mercado argentino, el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner busca nuevos socios. El epicentro de la batalla es Vaca Muerta, un megayacimiento en la provincia de Neuquén con un potencial de 28.000 millones de barriles de crudo y gas, suficientes para cubrir el consumo del país durante una generación,
Repsol da a entender que la razón oculta del expolio es que el Gobierno argentino quiere apropiarse de su éxito exploratorio y el potencial de Vaca Muerta, como si YPF fuera la única concesionaria del yacimiento. Pero no es así. Es cierto que Repsol, a través de YPF, tenía la mayor parte de los bloques asignados, con unos 12.000 kilómetros cuadrados, de un total de 30.000. Pero, desde hace dos años, en ese yacimiento, aún en fase muy inicial de exploración, habían ido tomando posiciones más de una docena de petroleras, muchas de ellas de Canadá y de EEUU. Es notorio que el Ejecutivo de Obama se ha pronunciado contra la expropiación de YPF de una forma menos contundente de lo que le gustaría al Gobierno español.
A Vaca Muerta o zonas adyacentes, han ido Exxon, Chevron, Shell, Total y Petrobras; grupos medianos como Apache, Americas Petrogas y EOG Resources; y compañías locales como Panamerican Energy (donde está British Petroleum), entre otros. A través de todo tipo de asociaciones, algunas con la propia YPF, esas petroleras han ido adquiriendo bloques exploratorios en Neuquén. El Gobierno argentino no solo no ha tomado medidas contra esas petroleras. Además, ha colgado el cartel de “bienvenido”, siempre que no sea Repsol.
 

Johngo

Well-Known Member
Carta a Cristina Kirchner por YPF

Por María Eugenia Estenssoro (Diputada de la oposicion)

Estimada Presidenta, querida Cristina:

Me dirijo a usted con profundo dolor porque la verdad de los hechos me impide acompañar una iniciativa importante, estratégica para el país, como es la recuperación de YPF para los argentinos. Una causa por la que vengo abogando, casi en soledad, desde hace 13 años.

Quiero agradecerle, en primer lugar, el haber elogiado públicamente la gestión de mi padre en YPF, reconociendo frente al Congreso Nacional que en esos años la compañía alcanzó niveles récord de producción y exploración. Cuando mi padre murió en el año 1995, YPF se había transformado en una multinacional argentina, de capital mixto, controlada por el Estado nacional, con yacimientos en Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Estados Unidos, Rusia e Indonesia. Era la petrolera número 11 del ranking mundial. Mi padre entendía que, de cara al siglo XXI, la Argentina necesitaba una YPF con una visión global, que liderara en nuestra región.

Lamentablemente, ese sueño murió cuando el avión en que viajaba se estrelló en Ecuador. Poco después, en 1999, el presidente Menem vendió las acciones del Estado y el control de YPF a la española Repsol por un puñado de pesos. En ese momento, como hoy, gran parte de la dirigencia política, los medios y la ciudadanía también aplaudió. Debo señalar que su marido, el ex presidente Néstor Kirchner, acompañó enérgicamente esta decisión: en lugar de defender nuestra soberanía energética vendió a Repsol el 4,3% de las acciones de YPF que tenía la provincia de Santa Cruz. En una entrevista que me hizo el diario Página 12 el 16 de mayo de 1999, dije que ése era "el último gran acto de corrupción de la gestión menemista".

Hoy quiero expresarles a usted y a mis compatriotas, con todo respeto y gran pesar, que no podemos subsanar ese grave ilícito, ese grave error, con otro acto de corrupción. Aprobar el proyecto de expropiación de YPF que mañana tratará el Senado sin antes revisar minuciosamente lo actuado por funcionarios de su propio gobierno implicaría convalidar y encubrir sus responsabilidades políticas, administrativas y probablemente penales en la pérdida del autoabastecimiento energético nacional y el vaciamiento de YPF.

En 2003 el ex presidente Kirchner recibió una Argentina autosuficiente y "soberana" en materia petrolera. Pero una política energética equivocada, llevada adelante por el ministro Julio De Vido y el secretario de Energía, Daniel Cameron, hizo que dilapidáramos en ocho años el autoabastecimiento nacional que supimos conseguir y consolidar en ¡ocho décadas! Es verdad, el consumo aumentó al ritmo de la recuperación económica, pero la producción nacional colapsó y su gobierno fomentó la importación.

Culpar a la gestión de Repsol en YPF por la mayor crisis petrolera de toda nuestra historia es una simplificación tramposa: YPF representa sólo el 30% de la producción de gas y petróleo del país; y además, de las 14 empresas que lideran la producción del país, nueve (entre ellas, Petrobras, Total, Chevron, Enap, Tecpetrol) tuvieron pérdidas superiores o comparables a las de YPF.

La pérdida del autoabastecimiento es el resultado directo de la gestión de sus funcionarios. Esto se expresa claramente en una carta enviada por Daniel Cameron a ocho ex secretarios de Energía, que le escribieron preocupados por la caída constante de nuestras reservas y producción. Cameron respondió el 11 de junio de 2011: "Una primera conclusión es que el autoabastecimiento es importante, genera seguridad, pero no es determinante ni extremadamente riesgosa la dependencia que inevitablemente tienen aquellos países que no lo disponen entre sus recursos naturales o si lo disponen no cubren la totalidad de sus necesidades".

¿Cómo se sorprende que perdiéramos el autoabastecimiento y que el año pasado las importaciones escalaran a 10.000 millones de dólares si el secretario Cameron nunca creyó que era riesgoso o importante?

¿Por qué no le ha pedido la renuncia todavía? ¿Por qué ha premiado a De Vido, su superior directo, con la intervención de YPF, si pesan sobre sus espaldas la tragedia de Once, la crisis de los ferrocarriles, los escándalos del área de transporte y el colapso energético, que no es sólo petrolero? ¿Sabe que involucra también la generación de electricidad?

Me alegra que haya decidido, por fin, sancionar a los responsables del vaciamiento de YPF. Pero ¿por qué expropia al grupo Repsol y exime a los Eskenazi, siendo que el retiro de utilidades extraordinario -255%, en 2008, y 140%, en 2009- se produjo para que la familia Eskenazi pudiera pagar la compra del 25% de las acciones con las ganancias de la propia compañía? Además, es Sebastián Eskenazi quien manejó la compañía en estos años. El acuerdo societario firmado entre Repsol y Eskenazi en febrero de 2008 y los balances de la compañía que dan cuenta del vaciamiento fueron aprobados y llevan la firma del director del Estado en YPF, Santiago Carnero, actual miembro del directorio del Banco Central (¡qué peligro!), y de la síndica del Estado en YPF, Silvana Rosa Lagrosa, actual miembro de la Sigen (¡otro peligro!). ¿Cómo no los ha separado de sus cargos y puesto a disposición de la Justicia si han incumplido sus obligaciones como funcionarios públicos?

Estimada Presidenta, realmente estaríamos dando vuelta la página de un capítulo muy oscuro de nuestra historia petrolera si los responsables políticos, administrativos y empresariales fueran sancionados e investigados todos por igual. Por otra parte, la Argentina necesita una YPF argentina y una política energética nacional, sustentable y de largo plazo. Pero nadie nos ha presentado ni un plan estratégico para el país ni un plan para la nueva empresa. Se nos pide que votemos a libro cerrado y con los ojos vendados. Yo creo en rol del Estado, pero en un Estado serio, transparente, ejemplar, que se sujeta a la ley, que controla y se deja controlar, y que cuando se equivoca y comete errores, no ataca a unos para encubrir a otros.

Por todo lo expuesto y de todo corazón, lamento profundamente no poder acompañar el proyecto oficial que tratará el Senado en el día de hoy. Respetuosamente...
 

Johngo

Well-Known Member
NOTA: Ayer por error puse diputada de la oposicion - es Senadora

(VERDADES VERDADERAS)

El vaciamiento de YPF, una política de Estado

Por María Eugenia Estenssoro

Hasta hace muy poco eran mejores amigos, casi de la familia, los Kirchner y los Eskenazi. Eran tan amigos que gracias a Néstor y Cristina, "Enrique, Sebastián y Matías" (como los llamaba cariñosamente la Presidenta en actos públicos) se convirtieron en dueños del 25% de YPF, la mayor empresa del país, sin tener experiencia alguna en la industria petrolera y sin poner un peso. Un gran ejemplo de "la nueva burguesía nacional que necesita el país, aunque algunos nos critiquen", decía la Presidenta, radiante. Y ellos la miraban emocionados.

Pero ahora la furia de Cristina Kirchner y del Gobierno les ha caído encima, a ellos y a los españoles de Repsol, por la dramática pérdida del autoabastecimiento energético del país. Es verdad, en los últimos años se desplomaron las reservas y la producción de gas y petróleo de YPF, pero lo mismo ocurrió con toda la industria. Durante 108 meses seguidos, en los casi nueve años que lleva este gobierno en el poder, las reservas de gas cayeron 55% y las de petróleo, 15%, cuando en el mundo y la región hubo una gran expansión.

La enmarañada política energética kirchnerista es un modelo similar al que se aplica en trenes y aeronavegación: precios fijados oficialmente por debajo de los costos de producción, subsidios cruzados, negocios para los amigos y mucha corrupción. A esto hay que sumarle retenciones móviles de más del 100%, que generaron fabulosos ingresos fiscales y destruyeron las reservas del país.

Durante estos nueve años el Gobierno negó la crisis energética, pero ahora, con una cuenta creciente de más de US$ 12.000 millones al año para importar energía a precios siderales (que amenaza con comerse gran parte del superávit comercial), Cristina y sus funcionarios buscan culpables. a gritos.

La Presidenta podrá hacerse la sorprendida con YPF, pero el vaciamiento de la mayor empresa del país, y la consiguiente depredación de sus yacimientos, es el resultado directo del acuerdo de "argentinización" diseñado personalmente por Néstor Kirchner, que siempre estaba en todo, y refrendado por los funcionarios del actual gobierno, el secretario de Energía, Daniel Cameron, y Roberto Baratta, director estatal en YPF.

Contrato

El contrato societario firmado por Repsol y el Grupo Eskenazi el 21 de febrero de 2008 -publicado desde entonces en la página de la Comisión Nacional de Valores (CNV)- obliga a los accionistas a distribuir el 90% de las utilidades anuales, cuando lo usual es el 25 por ciento. Este mecanismo permitió que "el amigo argentino" comprara su parte en la empresa con los dividendos de la propia compañía.

Yo misma lo denuncié en el Congreso en junio de 2008: "Los estados financieros que presentó YPF a la CNV, en los primeros meses de este año, muestran que Repsol y Eskenazi como accionistas han retirado utilidades extraordinarias y anticipadas por US$ 1800 millones, cuando la empresa prevé solamente tener una utilidad de US$ 1200 millones para todo el año. Esto no se llama inversión. Esto se llama descapitalización. Y esto, en criollo, se llama vaciamiento".

La cláusula 7.3 del acuerdo societario es tan explícita como perversa: "Las partes acuerdan distribuir en forma de dividendo el noventa por ciento (90%) de las utilidades de la compañía; que serán satisfechos en dos (2) pagos cada año. Las partes votarán a favor de los acuerdos sociales necesarios para que la compañía acuerde la distribución de un dividendo extraordinario de ochocientos cincuenta millones de dólares estadounidenses (US$ 850.000.000) que será pagado: (i) un 50% durante 2008 (25% durante el primer semestre y 25% durante el segundo semestre); y (ii) el otro 50% durante 2009 (25% durante el primer semestre y 25% durante el segundo semestre)".

Pregunto: si se acordó retirar prácticamente el total de las ganancias cada año, ¿con qué dinero se esperaba financiar la reposición de reservas y la ampliación de la producción?

Repsol aceptó el acuerdo sin protestar, porque así emprendía la retirada con los bolsillos llenos y silbando bajito. Además, esta práctica depredadora la utilizó en la Argentina desde el inicio. Entre 2003 y 2007 repatrió el 97% de las utilidades de la empresa. Toda esta información está en los balances públicos.

Repsol, además, aprovechó la euforia generada por la "argentinización", para separar los activos del holding español de los de la petrolera estrictamente argentina. En el proceso, se quedó con todos los yacimientos que YPF había comprado en los 90 en Brasil, Perú, Ecuador, Estados Unidos, Indonesia y Rusia, cuando era una multinacional argentina controlada por el Estado nacional. Esos yacimientos hoy valen una fortuna, porque los compró a US$ 20 el barril de crudo, que hoy está a US$ 100.

La "argentinización" fue una puesta en escena para ocultar una gran estafa. Los accionistas de YPF distribuyeron casi US$ 5000 millones en ganancias, endeudaron a la empresa en US$ 2300 millones, mientras las reservas y la producción cayeron sin parar. En estos cuatro años los Eskenazi recibieron cerca de US$ 1000 millones. Con eso ya repagaron gran parte de los US$ 2235 millones que Repsol y un consorcio de bancos europeos les prestaron para financiar el 25% de la petrolera. Si era gratis, ¿por qué no la compró el Estado?

Sugestivamente, este consorcio estuvo liderado por el Credit Suisse, el banco donde Néstor Kirchner depositó los más de US$ 600 millones que se fugaron de Santa Cruz cuando él era gobernador. La provincia recibió ese dinero en 1999, cuando Kirchner decidió venderle a Repsol -todo queda entre amigos- el 5% de las acciones que la provincia tenía de YPF.
Enrique Eskenazi fue el banquero que gestionó la fuga de los dineros públicos a través del privatizado Banco de Santa Cruz, de su propiedad.
Y Daniel Cameron, actual secretario de Energía, fue el director de YPF durante la década del 90.
Como vemos, un grupo de amigos que desde hace mucho saben muy bien cómo hacer negocios privados con el patrimonio público.

La Presidenta se podrá hacer la indignada pero, con todo respeto, no es creíble. Toda la operatoria fue avalada por documentos públicos que fueron refrendados por los funcionarios y organismos responsables. El Gobierno no ha sido la víctima, sino el victimario.

La autora es senadora nacional por la Coalición Cívica
 

davigarma

Well-Known Member
Cristina scrapes the barrel

Nobody will suffer from the nationalisation of Argentina’s oil giant more than Argentines themselves

Apr 21st 2012 |



HAVING felt adrift ever since Venezuela’s Hugo Chávez fell ill last year, Latin America’s populists suddenly have a new champion. Cristina Fernández, Argentina’s president, has long been a chavista-lite, harassing private business, rigging national statistics and gutting state institutions. Of late she has shifted further in Mr Chávez’s direction, raiding central-bank reserves, imposing currency controls and raising trade barriers. Her most brazen move yet came this week with the nationalisation of 51% of YPF, the former state oil company, belonging to Spain’s Repsol. For Argentina, it is a disaster.

Perhaps Ms Fernández will enjoy a boost in popularity at home (see article). YPF is a symbol of national pride, and her cash-strapped government would welcome its revenues. Moreover, Argentina faces an energy shortage that the government has plugged with expensive imports, devouring the country’s budget and trade surpluses. Under state ownership, YPF may try to squeeze yet more out of dwindling fields.

But none of this can conceal what a mistaken path Ms Fernández has chosen. The likely long-term effects of politicising YPF’s management and sucking out profits are clear from the oil industry in Venezuela where, under Mr Chávez in the past decade, output has tumbled. Ms Fernández blames Repsol for failing to invest in her country’s vast new reserves of unconventional gas and oil, but nationalisation itself will discourage billions of dollars of private investment. Meanwhile, draconian price controls, the real cause of Argentina’s underinvestment in energy and over-consumption of it, remain in place.

The effects of nationalisation will be felt far beyond energy. Spain is Argentina’s biggest foreign investor. After seeing YPF’s fate, Spanish banks, utilities and telecoms firms may also look for the exits. Ms Fernández has also endangered Argentina’s trade relations with Europe, one of its biggest export markets, and probably cost her country supporters for its claim to the Falkland Islands, another nationalist rallying cry.

Such recklessness should serve as a warning, most urgently to Argentines themselves. Ms Fernández’s supporters have floated a constitutional reform that would install a parliamentary system and let her stand for unlimited re-election. To stop this dangerous idea the opposition will have to unite, something it failed to do for the 2011 presidential vote. Again, look to Venezuela, where the opposition held a primary this year and coalesced around a single challenger to Mr Chávez.

Oh what a circus, oh what a show

Argentina’s lurch to the left is also a warning to its social-democratic neighbours. Although some political leaders in Chile and Mexico have denounced the nationalisation (partly because Mexico’s state oil company owns a stake in Repsol), Uruguay’s president and Brazilian energy officials have praised it—just as their countries looked the other way when Mr Chávez ransacked property rights in Venezuela. Those governments are risking their own reputations as safe places for investment.

The world should stop indulging Ms Fernández. Argentina remains in default on its debt to the Paris Club of sovereign creditors, and has not paid the sums that the World Bank’s International Centre for the Settlement of Investment Disputes has determined it owes foreign companies. Last month the United States suspended duty-free access for some Argentine exports. Yet the country still belongs to the G20 and can borrow from multilateral organisations, and its citizens can visit all of Europe without a visa. That amounts to a free pass in foreign policy. If the West revokes these privileges, Argentines might see the true cost of their president’s antics.

Nationalising YPF: Cristina scrapes the barrel | The Economist
 

Pasaba por aqui

Well-Known Member
Paradoja tras la expropiación de YPF
Argentina incrementa la importación de gas boliviano producido por Repsol

Argentina cierra las puertas a Repsol en su país, pero le abre el grifo de gas que produce en Bolivia. A partir de mayo el país sudamericano duplicará la importación de gas boliviano, tras la inauguración del nuevo complejo energético de la compañía, que permitirá enviar seis millones de metros cúbicos más de gas.






Soledad Maradona - Madrid - 26/04/2012 -

La paradoja energética argentina: mientras el Senado aprobaba ayer con una amplia mayoría la expropiación de las acciones de Repsol en YPF, Bolivia anunciaba la inauguración el 1 de mayo de un complejo energético del grupo español para incrementar la venta de gas al país que gobierna Cristina Fernández de Kirchner.
En el país del altiplano se nacionalizaron los hidrocarburos en 2006 pasando a dominio de YPFB. Repsol, sin embargo, opera y controla el 37,5% del bloque gasífero más productivo -Caipipendi- en el que prevé invertir 640 millones de dólares (475 millones de euros) para potenciar su producción.

En el bloque Caipipendi el próximo 1 de mayo se inaugurará la segunda planta del complejo Margarita, que producirá seis millones de metros cúbicos más, los que serán enviados en su totalidad a la Argentina. El año pasado ese país importó 8,5 millones de metros cúbicos a un valor de 11 dólares (8,3 euros) el millón de BTU (unidad de medida). La casi duplicación del gas que Argentina recibirá de su vecino servirá para atender la creciente demanda interna que provoca cada invierno el racionamiento a grandes empresas.

El incremento de la producción de gas boliviano cubrirá el 10% de la demanda argentina, que importará este año 14,5 millones de metros cúbicos de gas. Como si fuera un absurdo, será la nueva planta de Repsol -que significa la mayor inversión energética en Bolivia realizada por empresas extranjeras- la que llevará alivio a la crisis energética argentina y la totalidad de la nueva producción de 6 millones de metros cúbicos de gas, será bombeada a ese país, según ha anunciado el Gobierno de Evo Morales.

Bolivia ha comprometido además, incrementar el bombeo de gas al país austral hasta alcanzar los 27,7 millones de metros cúbicos al concluir esta década. Para Bolivia la exportación de gas natural representa la principal fuente de divisas, especialmente por la venta a sus vecinos Brasil y Argentina, por 3.833 millones de dólares (2.890 millones de euros), a los que se destina el 42% de las ventas totales del país.

La creciente demanda de gas en Argentina al llegar las bajas temperaturas ha hecho que esta semana el Gobierno ordenara la racionalización del gas priorizando los hogares y restringiendo el suministro a 200 grandes industrias.

La semana anterior cuando la presidenta Kirchner anunció la expropiación de YPF argumentó que era inaceptable que un país con la riqueza hidrocarburíferas como Argentina se convierta en importador neto de gas y petróleo por 9.397 millones de dólares (7.047 millones de euros), con un déficit respecto de las exportaciones de hidrocarburos por 3.029 millones de dólares (2.271 millones de euros).
 

Johngo

Well-Known Member
Otra vez los badulaques en el congreso

Otra vez un nuevo error de la Argentina

Los mismos que aplaudieron a Galtieri en Plaza de Mayo la invasión de las Malvinas
Los mismos que aplaudieron en el Congreso la devaluación de 1 a 4 en el 2001

Los mismos peronistas y radicales que hace minutos votaron por 207 votos a favor, con 32 en votos contra y 6 abstenciones.

Con esto produciran la mayor fuga de capitales del pais, desadministracion, encarecimiento de combustibles y desinversión.

Dios salve a la Argentina
 

Pasaba por aqui

Well-Known Member









La petrolera española Repsol canceló su contrato de suministro de gas natural licuado (GNL) por barco con Argentina, según un documento al que Reuters tuvo acceso el viernes, lo que obligará al país a salir con urgencia a comprar cargamentos más caros para evitar el desabastecimiento
 

Johngo

Well-Known Member
Repsol se desploma en bolsa tras ganar 832 millones hasta septiembre, un 49,5% menos, por la caída del crudo

La compañía se desploma en bolsa este jueves y ya está perdiendo un 6%.
Cotización de REPSOL. Información de REPSOL - Bolsamanía.com

Repsol alcanzó en los primeros nueve meses de 2015 un beneficio neto ajustado de 1.399 millones de euros, un 5% superior a los 1.337 millones de euros obtenidos en el mismo periodo de 2014.

La petrolera ha dicho que caída del precio del crudo provocó un descenso de 329 millones de euros en el valor de los inventarios de la compañía. Además, se han realizado provisiones extraordinarias en los activos de Upstream en Mid-continent y Gas & Power en Norteamérica. Ambos efectos incidieron en el resultado neto MIFO, que se situó en 832 millones de euros, inferior a los 1.646 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior. La estimación de la compañía es cerrar el ejercicio con un beneficio neto entre 1.250 y 1.500 millones de euros.

Repsol ha recalcado que el contexto ha estado marcado por el importante descenso de los precios del crudo, que han caído un 50% de media en lo que va de año. La petrolera mantiene su previsión de cierre del ejercicio con un beneficio neto ajustado entre 1.600 y 1.800 millones de euros.

Por otro lado, Repsol ha incrementado un 13,3% su EBITDA CCS con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta 3.888 millones de euros, en línea con sus previsiones.
 

Johngo

Well-Known Member
Repsol: Frente a la importante resistencia de los 12 euros

Los analistas de BNP Paribas señalaban ayer sobre el mercado del petróleo "se ha movido demasiado alto, demasiado rápido, demasiado pronto". Como vemos en el gráfico adjunto, Repsol parece que ha hecho lo propio.



El valor se enfrenta a la importante resistencia de la zona de los 12 euros. En ella coincide la directriz bajista principal y los máximos relativos anteriores de finales de 2015 y de los meses de abril y mayo de 2016.

El escenario más probable es un movimiento correctivo de nuevo hacia la directriz alcista iniciada a principios de 2016 para coger fuerza e intentar la ruptura de la tendencia bajista mayor señalada.

El cruce bajista de las medias del MACD reforzaría este escenario correctivo.
 

Johngo

Well-Known Member
Repsol: Estructura de H-C-H invertida



La estructura del valor es claramente alcista. Repsol parece estar desarrollando una estructura de H-C-H invertida con una línea clavicular en los 12 euros y volumen concordante. La ruptura y consolidación de esta resistencia implicaría un movimiento al alza en tendencia con un objetivo de medio plazo en los 16 euros.

Los principales indicadores técnicos de referencia se encuentran en zona neutral. Las medias del MACD parecen estar girándose al alza, al igual que el PriceRoc. Esto reforzaría el escenario de perforación al alza de la formación técnica H-C-H.
 

droblo

Administrator
La empresa energética española Repsol registró una ganancia de 481 millones de euros (534 millones de dólares) en el tercer semestre gracias a menores costos de exploración y a la venta de su participación en Gas Natural, en comparación con una pérdida de 221 millones de euros en 2015.

La compañía indicó que se benefició de una ganancia irrepetible de 180 millones de euros por la venta de una participación de 10% en Gas Natural SDG. El año pasado, Repsol sufrió tras una caída en los precios del petróleo y disminuciones en el valor de sus activos en Estados Unidos.

Repsol informó que sus ganancias netas en los primeros nueve meses del año fueron de 1.120 millones de euros, un incremento de 35% en comparación con el mismo período un año antes.
 

droblo

Administrator
Repsol halló un yacimiento de 1.200 millones de barriles de petróleo en el North Slope de Alaska, la mayor reserva en territorio continental de Estados Unidos en 30 años, informó la empresa el jueves.

La petrolera española dijo que los recursos contingentes de crudo ligero recuperable cerca de la aldea de Nuiqsut en North Slope permitirán una producción de 120.000 barriles diarios a partir de 2021.

La compañía agregó en un comunicado desde su sede madrileña que hizo el descubrimiento con su socio Armstrong Energy, con sede en Denver.

Repsol registró en 2016 una ganancia neta de 1.730 millones de euros (1.820 millones de dólares), su mejor balance en cuatro años.
 
Arriba