Hilo Estados Unidos

droblo

Super Moderator
La economía estadounidense creció en 3,1% en los primeros tres meses del año pero abundan indicios de que la expansión se inhibirá en el período actual debido a problemas en la economía mundial y a la disputa comercial con China.

El crecimiento del producto interno bruto, la medida más amplia de la salud económica de un país, no varió con respecto al estimado publicado hace un mes, informó el jueves el Departamento de Comercio. Sin embargo, los factores variaron levemente pues las inversiones empresariales aumentaron pero disminuyó el gasto de los consumidores.

Los economistas vaticinan que en el trimestre actual (abril-junio) el crecimiento se ha frenado pronunciadamente, a un 2%. Pronostican que la tendencia se mantendrá el resto del año, en contraste con el cálculo optimista del gobierno de que la economía crecerá en más de 3%.


El crecimiento de 3,1% refleja una pronunciada mejoría con respecto al 2,2% del último trimestre del año pasado. Pero fue menor que la impresionante cifra de 4,2% en el segundo lapso y que el de 3,4% del tercer período del año pasado. Para todo el año pasado, el PIB tuvo un crecimiento de 3,9%, un logro sin precedente desde el 2015.

El crecimiento del año pasado se debió en gran parte a la reducción de impuestos implementada por el gobierno de Donald Trump y una inversión multimillonaria en programas internos y militares, aprobada por los legisladores a comienzos del 2018.

Sin embargo, el efecto de las reducciones fiscales y del aumento del gasto público se irá disipando este año, con lo que la economía crecerá al 2,2% característico de la actual expansión económica, que el año pasado se convirtió en la más prolongada en la historia de Estados Unidos.

El gobierno de Trump disputa estos pronósticos, convencido de que sus políticas económicas impulsarán el crecimiento a más del 3% en los próximos seis años.

Trump, quien está en campaña para la reelección, ha estado presionando a la Reserva Federal a que reduzca las tasas de interés a fin de revertir lo que según él fueron cuatro aumentos innecesarios de las tasas el año pasado.

El banco central estadounidense señaló en su reunión de la semana pasada que estaba dispuesto a reducir las tasas si la disputa comercial con China comienza a afectar la economía.

En el primer trimestre del año, el gasto de los consumidores, que comprende el 70% de la actividad económica, creció en 0,9% comparado con el estimado previo de 1,9%. Ello se vio contrarrestado por una mayor inversión empresarial en áreas como software de computadoras.
 

droblo

Super Moderator
Nueva Jersey superó a Nevada en mayo como el estado de la Unión con el mayor monto en apuestas deportivas.
Según las autoridades de ambos estados, Nueva Jersey tuvo apuestas por un total de 318,9 millones de dólares, superando a Nevada con 317,4 millones.
Con esas apuestas, los casinos e hipódromos de Nueva Jersey registraron ganancias por 15,5 millones de dólares, comparado con 11,6 millones para Nevada.
Nueva Jersey obtuvo una sentencia favorable de la Corte Suprema en 2018 que allanó el camino para que todos los estados que lo deseen puedan legalizar las apuestas deportivas.

Y se introdujo de maneta entusiasta en ese mercado con el objetivo de destronar a Nevada como la capital estadounidense de la apuesta deportiva.
“Solo era cuestión de tiempo”, dijo Jay Kornegay, director de la agencia Westgate SuperBook de Las Vegas. “Los estados con mayor población superarán a Nevada. Nueva Jersey tiene 9 millones de habitantes, sin contar (a la gente de) los estados circundantes, mientras que Nevada tiene 2,5 millones”.
 

droblo

Super Moderator
 

droblo

Super Moderator
El Congreso podría necesitar extender la crucial capacidad de endeudamiento del gobierno antes de las vacaciones legislativas de agosto, dijeron el miércoles funcionarios de la Casa Blanca.

Ese plazo pondría una presión extraordinaria a los congresistas para que alcancen un acuerdo sobre una medida que suele requerir negociaciones largas y políticamente delicadas.

El secretario del Tesoro Steven Mnuchin emitió sus declaraciones dos días después de que el Centro de Política Bipartidista, una organización investigadora de centro, pronosticara que el gobierno podría quedarse sin recursos a principios de septiembre debido a una recaudación fiscal federal menor a la prevista. Si el Congreso no le aumenta el límite del endeudamiento, el gobierno podría incurrir en un cese de pagos sin precedentes que, a decir de muchos, podría perjudicar a la economía.


“Eso es algo de lo que estamos hablando, actualizando las cifras y viendo la posible necesidad de hacer algo antes de que todos se vayan” al receso veraniego, dijo Mnuchin a la prensa.

El secretario del Tesoro hizo sus declaraciones después de que él y otros altos funcionarios de la Casa Blanca se reunieran durante una hora con el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, y con Kevin McCarthy, líder de la minoría en la Cámara de Representantes, ambos republicanos.

Una votación para ampliar la capacidad de endeudamiento del gobierno es dolorosa para muchos legisladores, en especial los republicanos, porque muchos electores consideran incorrectamente que la medida es una causa de los enormes déficits federales, y no un resultado de éstos.

Por ese motivo, los dirigentes partidistas prefieren acompañar los aumentos al endeudamiento con disposiciones más atractivas.

Este año, los principales republicanos y demócratas confían en incluir aumentos a los topes de los gastos de defensa e internos que el Congreso impuso hace años y que ahora son considerados demasiado rigurosos.

Las conversaciones sobre esos límites a los gastos distan de haber concluido y parece posible que duren por lo menos hasta el 1 de octubre, cuando comienza el nuevo año fiscal. Será necesario que el acuerdo sea bipartidista porque tendría que ser aprobado en la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, y en el Senado, controlado por los republicanos, y luego pasaría al presidente Donald Trump para su firma.

La Cámara de Representantes se irá de receso el 26 de julio y el Senado el 2 de agosto.

Mnuchin y la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, tienen previsto examinar el jueves el límite del endeudamiento y los topes al gasto.
 
Arriba