hilo del final de la opulencia en Arabia Saudita

Johngo

Well-Known Member








El rey Salman de Arabia Saudita ha decidido tomar medidas audaces en su 1er. año como monarca para reducir subvenciones y encaminarse hacia el final del Estado de Bienestar, imposible de financiar luego del hundimiento del precio del petróleo

Los precios del petróleo -el reino de Arabia Saudita obtiene del crudo 90% de sus ingresos- han seguido cayendo a sus más bajos niveles en 13 años, provocando en el mayor exportador mundial de crudo, un déficit presupuestario récord de US$98.000 millones en 2015. Arabia había tenido un déficit de 18.000 millones en 2014 y ha previsto un déficit de US$87.000 millones para este 2016.

Los 30 millones de sauditas han perdido la mitad de sus ingresos desde el inicio del declive de los precios petroleros, a mediados de 2014. Aunque tengan reservas en divisas por más de US$700.000 millones, el líder de la OPEP ha decidido subir hasta 80% los precios del combustible, del diésel, del gas natural, de la electricidad y del agua, acabando con generosas subvenciones estatales.

"Estamos a punto de acabar con el Estado de Bienestar", afirma el economista saudí Turky Fadak. "El objetivo de estas medidas es reestructurar la economía saudí para reducir su total dependencia ante el petróleo", opinan en la consultora Al Bilad Capital, de Riad.

Al acceder al trono tras la muerte de su hermanastro Abdalá, el rey Salman había gastado más de US$30.000 millones en gratificaciones a los funcionarios, las fuerzas armadas, los estudiantes y otros colectivos. Y antes ocurrieron otras medidas similares decididas, por razones políticas, por su predecesor en 2011, en plena Primavera árabe. Ahora, el gasto comprometido se suma a la baja de los ingresos petroleros, el alza descontrolada de los gastos corrientes, el coste de la guerra en Yemen y la ayuda a otros países árabes.

Según Ihsan Bu-Halaiga, del gabinete de consultores Joatha, "Lo importante es la voluntad de pasar de un sistema de asistencia social a una economía productiva". Según él, las medidas tomadas por el gobierno forman parte de un plan quinquenal para liberalizar los precios de los combustibles y aumentar los ingresos no petroleros.

La agencia de calificación Fitch felicitó a Arabia Saudita por sus "significativas reformas" y sus "restricciones en los principales gastos en el 2do. semestre de 2015". Estas reformas podrían mejorar la nota soberana de Arabia Saudita, opinó más tarde la calificadora Moody's.

Por si faltara algo, y ante la sorpresa general, el príncipe Mohamed lanzó la idea de una salida a bolsa del gigante petrolero saudí Aramco.

Según Bu-Halaiga, estas medidas tendrían como objetivo duplicar el volumen de los ingresos no petroleros a US$100.000 millones en los próximos 5 años. Estos ingresos ya han aumentado un 29%, hasta US$44.000 millones, en el presupuesto de 2015, mientras que la cuota de los ingresos petroleros en el total de los ingresos del Estado bajó a 73%, contra un promedio del 90% en la anterior década. "La política populista de las décadas recientes hace que las reformas económicas sean difíciles. Ahora debemos apretarnos el cinturón, reducir los efectivos de funcionarios y hacer privatizaciones", resumió Bu-Halaiga.

"El 01/01 los ciudadanos del reino de Arabia Saudita se despertaron en un nuevo país", escribió el columnista del portal ruso Expert Online, Serguéi Manukov. El barril de crudo a US$ 30 es una realidad nueva y diferente.
De hecho, "en los últimos días del año pasado anunciaron el aumento de los precios del combustible, la electricidad y el agua", recuerda Manukov. Según analistas de la consultora Capital Economics, en 2016 el país puede ahorrar US$7.000 millones sólo con la reducción de subsidios.

Las autoridades saudíes, que son, en gran medida, responsables del colapso del precio de petróleo, estudian la posibilidad de vender parte de las acciones de las filiales de su petrolera nacional Saudi Armaco, la productora de crudo N°1 del mundo. La iniciativa también deriva de la caída de los ingresos y que la venta de acciones de la petrolera nacional puede atraer fondos mediante la comercialización de los activos petroleros.

Entre las reformas económicas importantes figura la creación de un 2do. fondo soberano del reino para diversificar las inversiones y aumentar su rentabilidad. La creación de un nuevo fondo de inversión afectará a los gestores de activos, en su mayoría estadounidenses, porque Riad mantiene la mayor parte de su dinero en América.

Pocas cosas se hacen hoy en día en Riad sin el consentimiento del poderoso príncipe heredero del reino Mohammed ben Salman. El hijo del rey de Arabia Saudí es el impulsor de la mayor reforma económica de la historia reciente de la dinastía. Los inversores podrían beneficiarse de una mayor apertura de la mayor economía de Oriente Medio, pero el vigor del joven príncipe podría ser desestabilizador.

La caída del 72% de los precios del petróleo en los últimos 2 años a niveles de alrededor de US$30 por barril ha puesto a las finanzas del reino bajo una fuerte presión.

El impacto de la caída de los ingresos por exportación quedó patente en diciembre pasado cuando se anunciaron recortes de gastos y medidas de recaudación de ingresos para cerrar un déficit presupuestario récord. Se recaudarán miles de millones de dólares a través privatizaciones, que incluso podrían incluir el activo más preciado del reino, Saudi Aramco. Para ello, Mohammed ben Salman ha ordenado una auditoría nacional. Las empresas estatales y los departamentos gubernamentales están enviando data. La riqueza de Arabia Saudita se ve reflejada de manera exorbitante en ciudades como Riad, donde gracias a la petrolera estatal Aramco las construcciones son cada vez más monumentales y lujosas.

Según explica Terry Macalister, columnista de 'The Guardian', la incertidumbre sobre las repercusiones que tendría esta venta se mantiene en el aire después de la cautelosa declaración difundida desde la sede de Aramco, en la provincia oriental de Dammam, en la que se confirma el plan inminente de sacar a la venta en bolsa una parte de las acciones de la gigante petrolera. "También hubo preocupación porque la noticia de la trascendental decisión fue transmitida por primera vez en una entrevista concedida a medios de comunicación extranjeros por el poderoso segundo príncipe heredero, Mohammed bin Salman", explica Macalister. En este sentido, el columnista se hace eco del estupor del profesor Fawziah al-Bakr, experto en educación, que se expresó en estos términos tras conocer la noticia: "Aramco es nuestra columna vertebral y de, repente, anuncian esto".

La historia de Aramco, según la propia empresa, se basa en el "descubrimiento y el desarrollo de las más grandes reservas de energía que el mundo jamás ha conocido y la rápida transformación de Arabia Saudita de un reino del desierto en un Estado-nación moderno". Su promesa siempre ha sido la de "maximizar el valor de las reservas de petróleo del país para el beneficio de los ciudadanos del reino", explica el analista de 'The Guardian', agregando que para los críticos sigue siendo una cuestión preocupante "cómo exactamente se cumplirá con esto si los inversores extranjeros pueden comprar acciones de la compañía".

La caída del 75% en los precios mundiales del crudo en los últimos 18 meses, hasta los US$30 por barril, ha causado daños financieros a las naciones productoras de todo el mundo. El origen de esta caída radice en el desplome de la demanda y un exceso de oferta que Arabia Saudita y otros miembros de la OPEP se han negado a abordar "en su determinación por sacar del negocio a sus rivales estadounidenses dedicados al 'fracking'". URGENTE 24
 
Última edición por un moderador:

droblo

Super Moderator
El ministro de Petróleo de Arabia Saudí declaró el martes que reducir la producción a fin de apuntalar los precios no es una opción viable y que en lugar de ello hay que dejar que el mercado tome su rumbo aun si eso deja sin negocio a algunos participantes.

Los recortes de producción por parte de productores a bajo costo, como Arabia Saudí, solo serviría para subsidiar a los productores de alto costo, dijo el ministro Alí Al-Naimi, una aparente referencia a las empresas estadounidenses que extraen combustible hecho a base de esquisto o pizarra.

El aumento de la producción estadounidense es básicamente la responsable de que llegara a su fin la época del petróleo a 100 dólares por barril. Hoy en día un barril de petróleo estadounidense oscila alrededor de los 30 dólares, un precio que recae en pérdidas para los fabricantes estadounidenses.

"Los productores de estos barriles a alto costo tendrán que buscar la manera de reducir sus gastos, adquirir créditos o quedar liquidados", dijo Naimi. "Suena duro y desafortunadamente lo es, pero es la manera más eficiente de recalibrar los mercados".

Naimi rechazó una premisa compartida ampliamente en el mercado, de que Arabia Saudí está produciendo grandes cantidades a fin de perjudicar a los productores de combustible hecho a base de esquisto o pizarra.

"No le hemos declarado la guerra al combustible hecho a base de esquisto, de ningún país y de ninguna empresa", expresó.

Naimi habló en una conferencia anual de asuntos energéticos que tiene lugar en Houston.

El precio del crudo estadounidense de referencia bajaba el martes en casi 5% a 31,81 dólares el barril. La mezcla Brent, que se usa como referencia a nivel internacional, bajaba 1,36 dólares a 33,31 dólares el barril en Londres.

Apenas el día anterior, los precios del petróleo se dispararon luego que la Agencia Internacional de Energía proyectó que la oferta y la demanda se equilibrarán el año entrante debido una disminución de la perforación, principalmente en Estado Unidos. El director ejecutivo del grupo, Fatih Birol, pronosticó que el precio del crudo llegaría a 80 dólares el barril para 2020.

El combustible hecho a base de esquisto y otros productos impulsaron el suministro de petróleo muy por encima de la demanda mundial, lo que desató el pronunciado descenso de los precios desde mediados de 2014.

A finales de 2014 la OPEP decidió que no iba a reducir la producción para apuntalar los precios y Naimi reiteró esa posición. "Reducir la producción a bajo costo para subsidiar la producción a alto costo solo posterga lo inevitable", comentó.

Aunque Naimi rechazó los recortes de producción como poco convenientes a nivel político, se declaró a favor de mantener fija la producción al nivel actual si las principales potencias petroleras lo aceptan.

La idea de mantener la producción actual sin variar, propuesta la semana por Arabia Saudí, Rusia, Venezuela y Catar, sería una vía más gradual para aumentar los precios, pero su futuro es incierto. Irán, que recién acaba de ser eximida de fuertes sanciones internacionales, desea aumentar su producción.

El ministro saudí dijo que en su vida ha visto los precios del petróleo subir de 2 dólares a 147 dólares el barril. El descenso actual de los precios, que ha provocado despidos en Estados Unidos, es simplemente parte del ciclo normal del mercado.

"Es algo que va a acabar. No sé cuándo, pero va a acabar", expresó.
 

droblo

Super Moderator
El gabinete de Arabia Saudí aprobó el lunes un esperado plan sobre reformas prioritarias para los siguientes 15 años, con lo que puso en marcha lo que posiblemente sea un periodo de importantes cambios económicos en el reino rico en petróleo.

El proyecto, que incluye un plan para colocar en bolsa una parte de la petrolera más grande del mundo y establecer uno de los fondos de inversión más grandes del mundo, busca ser un borrador de cambios que alejen al país eje de la OPEP de décadas de dependencia en la producción de petróleo barato.

El rey Salman anunció la aprobación del plan "Visión 2030" en un breve mensaje televisivo donde hizo un llamado a los saudís a trabajar juntos para asegurar el éxito del proyecto.

Su hijo, el príncipe Mohammed bin Salman, mencionó algunos detalles del programa en una entrevista pregrabada y trasmitida al aire poco después del anuncio real en la televisora estatal Al-Arabiya. El príncipe es el segundo en ascendencia al trono y actualmente es ministro de defensa y encabeza un comité formado poco después del ascenso de su padre el año pasado para supervisar las políticas económicas.

Dicho comité, llamado Consejo de Asuntos de Economía y Desarrollo, se ha enfocado en cambiar la orientación del reino en su fuerte dependencia en los combustibles fósiles, hacia la creación de empleos e impulsar la inversión extranjera.

En la entrevista, Mohammed bin Salman dice que el país se ha vuelto adicto al petróleo y que emitir una oferta de acciones por una parte de la petrolera estatal Saudi Aramco es parte del programa de reformas. Calculó que la empresa vale más de 2.000 billones de dólares y que menos de 5% de Aramco se ofrecerá a accionistas.

Las acciones de Aramco cotizarán en la bolsa saudí, conocida como Tadawul y en una bolsa internacional, posiblemente en Estados Unidos.

"La visión es una hoja de ruta para nuestro desarrollo y objetivos económicos", dijo. "Sin duda Aramco es una de las principales claves en esta visión y en el resurgimiento económico del reino".

El príncipe también habló de planes para crear un fondo soberano de 2.000 billones de dólares que sería administrado por una junta externa de directores y no por Aramco. Agregó que las ganancias del fondo se destinarán en el desarrollo de las ciudades del reino.
 

droblo

Super Moderator
Moody's rebajó la calificación crediticia de Arabia Saudí debido a la caída prolongada y aguda de los precios del petróleo.

Moody's Investors Service anunció el sábado que también rebajó las de Bahréin y Omán, ambos productores petroleros del Golfo. En cambio mantuvo intactas la de Kuwait y Catar, entre otros estados de la región.

Arabia Saudí es el primer exportador de petróleo del mundo. Moody's rebajó su calificación como emisor a largo plazo en un punto de A1 a Aa3 después de una revisión iniciada en marzo.

Los precios del crudo cayeron de más de 100 dólares a mediados de 2014 a menos de 30 dólares el barril en febrero, para luego rebotar a más de 45 dólares. El crudo referente internacional cerró en 47,38 dólares el barril el viernes.

"La combinación de menor crecimiento, mayores niveles de endeudamiento y reducción de colchones internos y externos empeoran la posición del reino para capear futuros choques", dijo Moody's en una nota.

La agencia calificadora de riesgo rebajó a Imán de A3 a Baa1 y a Bahréin de Ba1 a Ba2. Aunque no rebajó a Kuwait, Catar, Emiratos Árabes Unidos ni Abu Dabi, asignó perspectivas negativas a todos.
 

Johngo

Well-Known Member
Moody's rebaja la calificación de Arabia Saudí tras la caída del crecimiento económico

La compañía de calificación de crédito estadounidense, Moody's ha rebajado la nota de Arabia Saudí. Los bajos precios del petróleo y la caída del crecimiento económico han comenzado a pasar factura a las finanzas del país.

Moody's ha dicho que "los bajos precios del petróleo han dado lugar a un deterioro significativo del perfil crediticio de Arabia Saudí", en un comunicado publicado en su página web.

Arabia Saudí está pasando por algunos cambios políticos profundos, ya que trata de diversificar su economía más allá del petróleo para protegerla así de unos precios persistentemente bajos.

El Rey Salman ha entregado una mayor responsabilidad a su hijo, el Príncipe Mohammed bin Salman, y recientemente ha sustituido al ministro de petróleo Ali al-Naimi, con 20 años de experiencia, por Khalid al-Falih, presidente de la empresa petrolera estatal Saudí Aramco.

Al Naimi, de 80 años ha sido uno de los ministros de mayor antigüedad y más influyentes entre los ministros de la OPEP. Será reemplazado por Khalid al-Falih, presidente de la petrolera estatal de Arabia Saudita Oil Co., conocida como Saudi Aramco, detallan desde Wall Street Journal.

Al igual que su predecesor, Al Falih no es un miembro de la familia real de Arabia Saudita, y su nombramiento por el Rey Salman es parte de la práctica de no incluir miembros de la realeza en la gestión de la industria petrolera del país.

El real decreto fue anunciado a través de los medios de comunicación estatales y es parte de una remodelación del Gobierno que incluye una reestructuración del Ministerio de Petróleo, al que se ha cambiado el nombre por Ministerio de Energía, Industria y Recursos Minerales.

Se espera que estos movimientos ayuden a las finanzas de Arabia Saudí. Sin embargo, Moody se ha centrado en las menores previsiones de crecimiento económico como explicación de su cambio de calificación.
 

Johngo

Well-Known Member
EEUU revela cuánta deuda posee Arabia Saudí

El Gobierno ha informado por primera vez sobre la deuda después de mantenerlo en secreto durante cuatro décadas

Arabia Saudí registra 116.800 millones de dólares en deuda estadounidense


Estados Unidos ha revelado cuánta deuda estadounidense posee Arabía Saudí. El Gobierno ha informado por primera vez sobre esto después de mantenerlo en secreto durante cuatro décadas, ya que la deuda estaba agrupada en los países de la OPEP desde 1974. Arabía Saudí registra 116.800 millones de dólares desde marzo.

Las reservas del exportador de petróleo más grande del mundo, que aumentaron casi un 6% desde los niveles récord en enero, según datos del Tesoro estadounidenses que se divulgaron el lunes en respuesta a una petición de la ley de libertad de información y que recoge Bloomberg.

Sin embargo, la divulgación puede traer más preguntas que respuestas, porque las reservas extranjeras de Arabia Saudí ascienden a 587.000 millones de dólares, y los bancos centrales cuentan, normalmente, con dos tercios de sus arcas en dólares, según datos del Fondo Monetario Internacional.

Algunas naciones acumulan tesoros en centros financieros extraterritoriales. Por ejemplo, Bélgica, que tenía 143.000 millones de dólares de la deuda pública de Estados Unidos a partir de febrero, es hogar de las cuentas privativas de la libertad de China, según los analistas.

"En el banco central oficial y en los fondos de inversión de bonos del tesoro del mundo hemos visto mucho de las fluctuaciones, hemos visto una erosión gradual de las posiciones que se han celebrado durante algún tiempo", apunta Jim Vogel, jefe de estrategia de tasas de interés de FTN Financial, en declaraciones a Bloomberg. El impacto de las reducciones ha sido mitigado por las compras de inversores privados en el extranjero, añade.

INFORMACIÓN DESDE 1974

EEUU comenzó a publicar datos sobre la propiedad extranjera de los bonos del Tesoro en 1974. Desde entonces, la política del Tesoro había sido la de no revelar las explotaciones de Arabia Saudí, y se agruparon en cambio con los de otras 14 naciones en su mayoría de la OPEP, incluyendo Kuwait, Nigeria y los Emiratos Árabes Unidos, tal y como Bloomberg informó en enero. El grupo llevó a cabo 281.000 millones de dólares del mes de febrero, por debajo del récord de 298.000 millones en julio.

Entre más de un centenar de otros países, desde China al Vaticano, el Tesoro había proporcionado el detalle mensual de cómo cada uno posee gran parte de la deuda estadounidense. BMS
 

Johngo

Well-Known Member
Se resuelve un misterio de 41 años en el mercado de bonos EEUU

Uno de los grandes misterios del mercado del Tesoro estadounidense de 13,4 billones de dólares se ha resuelto después de más de 41 años.

El Departamento del Tesoro publicó el lunes un detalle de las carteras de deuda estadounidense de Arabia Saudita, poniendo fin a una política de secretismo.



La posición del mayor exportador de petróleo del mundo se situó en 116.800 millones de dólares a marzo, desde los 82.700 millones que tenía hace dos años.

La suma sitúa al país entre los primeros doce países extranjeros en términos de tenencias de deuda EE.UU., y se compara con los 1.2 billones que tiene China, y 1,1 billones de Japón.
 

Johngo

Well-Known Member
Arabia Saudí adeuda 300 millones de euros a empresas españolas por la construcción del AVE a La Meca

Lo que parecía una de las grandes operaciones para la economía empresarial española, se está viendo truncado por la alarma de impagos por parte del gobierno saudita



Más de 14 empresas españolas están viviendo durante las últimas fechas un estado de incertidumbre alarmante. Lo que parecía un gran paso para las sociedades nacionales, se están viendo truncadas por el impago de Arabia Saudí de más de 300 millones de euros. La renuncia del consejero delegado del proyecto, Santiago Ruiz, ha hecho colmar el vaso.

Este hecho también ha coincidido con la interinidad de la presidencia de Pablo Vázquez, presidente de Renfe que ha acudido recientemente hasta el país asiático para intentar negociar una ampliación de plazos de la obra ya que corre peligro que las empresas españolas sean expulsadas si hay un nuevo cambio de gobierno en Arabia, informa El Mundo.

Según una fuente cercana a la situación del proyecto, se explica que hay una gran descoordinación: "No hay una cuenta de resultados única, cada uno vela por los intereses y el beneficio de su propia empresa". Esta posible situación habría provocado la renuncia de Santiago Ruiz, que fue directivo de FCC debido al veto de algunos socios por la gestión que estaba realizando.

"Hay empresas de muy diversa naturaleza y con diversos planteamientos de afrontar los problemas en el consorcio. No hay una única cultura ni un solo criterio", explican en fuentes empresariales. La renuncia aún no se ha hecho efectiva puesto que no ha sido firmada por las diferentes empresas que están inmersas en el proyecto. "A veces sorprende el ruido que rodea a una obra como esta, porque la obra va bien y la relación con cliente también va bien, dentro de las normales discusiones que siempre mantienen un cliente y su contratista”, explicaba el ex ministro de Industria en un desayuno organizado en Madrid.

Arabia Saudí pidió al monarca ser el único interlocutor y evitar injerencias de políticos y empresarios

Las grandes diferencias entre las sociedades implícitas en el proyecto radican en el reparto de los sobrecostes que está acumulando la mega construcción del AVE a La Meca. "Existe discusión en torno a quién correspondería hacerse cargo de determinados costes que no estaban previstos y que podrían crecer hasta la entrega", explica la fuente al medio.

EL REY YA INTERFIRIÓ EN LA CRISIS

La amenaza de Arabia Saudí de retirar a España el consorcio de las obras del AVE Medina-La Meca llevó al rey Juan Carlos a intervenir para evitar que las empresas españolas perdieran el contrato. El monarca emérito acudió a Riad unos días después del funeral por el rey Abdalá para entrevistarse con el ministro de Infraestructuras para poner fin a la polémica con las empresas adjudicatarias del proyecto del conocido como 'AVE del desierto'.

En la carta que recibió el rey Juan Carlos de parte de Abdullah bin Abdulrahman Al Muqbel, el ministro saudí le pedía ser “el único interlocutor” y que no hubiera más injerencias ni de políticos ni de empresarios. De esta manera, el responsable quería que el monarca interviniera para que no hubiera más problemas entre las empresas del consorcio. BMS
 

Johngo

Well-Known Member
Grupo empresarial saudí Bin Laden vende tierras para pagar salarios atrasados

Riad, 1 jun (EFE).- El grupo empresarial saudí Bin Laden ha recurrido a la venta de varios terrenos para pagar los salarios atrasados que adeuda a miles de sus trabajadores, muchos de ellos despedidos hace varios meses sin cobrar, según publicó hoy el diario saudí Al Watan.

Una fuente citada por el periódico dijo que los trabajadores se han estado congregando a diario frente a la sede del consorcio -ubicada en la ciudad portuaria de Yeda- para exigir que se les pague y poner fin a sus contratos laborales.

Por ello exigen que se aceleren los trámites para poder cobrar y abandonar Arabia Saudí antes del inicio del mes sagrado musulmán del ramadán, que está previsto comience el próximo lunes.

Asimismo, Al Watan explicó que un reciente informe señala que el grupo empresarial obtuvo 100 millones de riales saudíes (unos 26 millones de dólares) de bancos locales para pagar los salarios de sus trabajadores.
Por otra parte, la empresa de la familia de quien fuera el máximo líder del grupo terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, ha solicitado otro préstamo de 2.500 millones de riales (unos 666 millones de dólares) con el objetivo de liquidar el finiquito y los sueldos de sus trabajadores.

El pasado 2 de mayo, el diario Al Watan publicó que el grupo Bin Laden, que se dedica mayoritariamente a la construcción, había despedido a 77.000 trabajadores extranjeros y planeaba hacer lo mismo con otros 12.000 empleados locales.

Unos 50.000 trabajadores extranjeros que perdieron su trabajo rehusaron abandonar Arabia Saudí hasta que se les abonen sus salarios atrasados, que corresponden a cuatro meses.

La empresa entró en crisis, después del grave incidente ocurrido el pasado mes de septiembre, en la ciudad santa de la Meca, donde murieron 107 personas y 238 resultaron heridas al caer una grúa en el interior de la Gran Mezquita.

El grupo tiene deudas por 4.800 millones de riales (1.279 de dólares), que vencen en 2017, y otros 595 millones de riales (138 millones de euros o 158 de dólares) que deberá pagar en 2018, según los datos publicados por el periódico saudí Al Okaz.
 

droblo

Super Moderator
Arabia Saudí anunció una serie de reformas económicas a fin de reducir la dependencia petrolera y ofrecer empleo y vivienda a los millones de jóvenes que están entrando en el mercado laboral.

El Plan de Transformación Nacional fue aprobado la tarde del lunes por el gabinete saudí. Los detalles estaban incluidos en un documento de 114 páginas entregado a periodistas el martes.

Entre los objetivos principales está el de crear 450.000 puestos de empleo fuera del sector público antes del 2020, y reducir los egresos por salarios públicos de 45 a 40% del presupuesto nacional.

Actualmente, el 70% de los saudíes trabajan en el sector público. Casi la mitad de los gastos del año pasado, unos 120.000 millones de dólares (450.000 millones de rials) fueron a pagar sueldos y salarios.

Más de la mitad de la población saudí tiene menos de 25 años. El desempleo actualmente asciende a 11,7%, aunque el gobierno espera reducir esa cifra a 7% para el 2030. El plan económico incluye la oferta de miles de unidades habitaciones para gente de bajos ingresos.

La falta de oportunidades para los jóvenes fue uno de los factores claves de la ola de rebeliones conocida como la Primavera Arabe en el 2011. Aunque Arabia Saudí no estaba entre los países sacudidos por el fenómeno, la caída de los precios del petróleo le ha enfrentado con serios desafíos económicos. Los bajos precios petroleros hicieron que el presupuesto saudí cayera en un déficit de casi 100.000 millones de dólares el año pasado.

El príncipe Mohammed bin Salman, de 30 años e hijo del rey Salman, ha estado encabezando las gestiones para diversificar la economía desde que el año pasado fue designado el segundo al mando y presidente de la comisión encargada de reformar la economía. Tal comisión, llamada Consejo de Asuntos Económicos y de Desarrollo, se ha concentrado en reducir la dependencia nacional en la industria petrolera, creando empleos y atrayendo la inversión extranjera.

Las reformas son parte de un plan más amplio conocido como Vision 2030, que incluye ofrecer parte de la empresa petrolera Saudi Arabian Oil Co., y crear uno de los fondos de inversiones público más grandes del mundo.

Según la iniciativa, los ingresos no petroleros deberán aumentar para el 2020 de 164.000 millones de rials (43.700 millones de dólares) a 530.000 millones de rials (141.000 millones de dólares). Para lograr ese objetivo, las exportaciones no petroleras deberán aumentar en 145.000 millones de rials (38.700 millones de dólares), y la inversión extranjera directa deberá más que duplicarse a fin de alcanzar 70.000 millones de rials (18.700 millones de dólares). Además se reducirán los subsidios a las industrias de energía y agua en 200.000 millones de rials (53.000 millones de dólares).
 
Arriba