Hilo del crudo

droblo

Super Moderator
Year founded. Sinopec: 1998 Rosneft: 1993 Lukoil: 1991 Gazprom: 1989 CNPC: 1988 Valero: 1980 Kuwait Petroleum: 1980 Petronas: 1974 Petrobras: 1953 Eni: 1953 Pemex: 1938 Saudi Aramco: 1933 (predecessor) Total: 1924 Mobil: 1911 BP: 1909 Shell: 1907 Chevron: 1879
 

Johngo

Well-Known Member
Arabia Saudí recortará a la mitad su producción de petróleo por el ataque a Saudi Aramco

Dejará de producir más de 5 millones de barriles diarios

Arabia Saudí deberá reducir su producción de petróleo a la mitad. Los ataques perpetrados el sábado por los rebeles yemeníes Huthi a través de drones sobre dos de las instalaciones de Saudi Aramco, entre ellas la mayor del mundo, obligarán al país a dejar de producir unos 5,7 millones de barriles de crudo al día, lo que supone el 5% de la producción mundial de petróleo, según ha informado la compañía.

El pasado mes de agosto, el país produjo unos 9,85 millones de barriles al día, según los datos públicos de la Administración Trump que recoge la CNBC. Así, un recorte de 5,7 millones de barriles diarios implica que Arabia Saudí debe reducir su producción a la mitad.
El ataque también obligará al país a reducir su producción de gas etano y gas natural licuado a la mitad, según confirmó el ministro de Energía saudí Abdulaziz Bin Salman. "Se está trabajando para restablecer la producción y habrá progresos en las próximas 48 horas", dijo el sábado el consejero delegado de Saudi Aramco, Amin Nasser.

A pesar de que los rebeldes yemeníes reivindicaron la autoría del ataque, al tiempo que prometieron mayores agresiones a Arabia Saudí, Estados Unidos ha afirmado que es Irán el que está detrás del mismo. Su secretario de Estado Mike Pompeo ha dicho en Twitter que "Irán ha lanzado ahora un ataque sin precedentes en el mayor suministrador de energía del mundo" y que "no hay pruebas de que los ataques lleguen de Yemen". BMFG
 

Johngo

Well-Known Member
Irán rechaza la acusación de EEUU de estar detrás de los ataques a la infraestructura petrolera de Arabia Saudita

Irán desestimó el domingo las acusaciones de que es responsable por los ataques a unas plantas saudíes, un episodio que afectó la producción mundial de petróleo, y advirtió que las bases y portaaviones de Estados Unidos en la región están al alcance de sus misiles.

El movimiento hutí de Yemen, alineado con Irán, se adjudicó la responsabilidad de los ataques del sábado que afectaron más de la mitad de la producción petrolera saudí. Pero el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que no hay pruebas de que las agresiones vinieran de Yemen y acusó a Irán de “un ataque sin precedentes al suministro de energía mundial”.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Abbas Mousavi, hablando en la televisión estatal, descartó la afirmación de Estados Unidos, mientras que un alto comandante de la Guardia Revolucionaria advirtió que la República Islámica está lista para una guerra. “Todo el mundo debería saber que todas las bases estadounidenses y sus portaaviones ubicados a una distancia de hasta 2.000 kilómetros de Irán están al alcance de nuestros misiles”, dijo el jefe de la Fuerza Aeroespacial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Amirali Hajizadeh, citado por la agencia de noticias semioficial Tasnim.

La bolsa de Arabia Saudita abrió con una caída del 2,3% el domingo. Las compañías petroquímicas saudíes, incluyendo Saudi Basic Industries (SABIC), anunciaron una reducción significativa en el suministro de materias primas.
 

droblo

Super Moderator
Arabia Saudí permitió acceso el viernes a un grupo de periodistas al sitio de un ataque con dron y misil contra la industria petrolera del país y que sacudió los mercados globales de energía el fin de semana. Entretanto, Kuwait elevó el nivel de seguridad en sus puertos en respuesta a una acción que según Estados Unidos fue lanzada por Irán.

Los periodistas arribaron a la instalación en Abqaiq, descrita por el gigante petrolero estatal Aramco como “la mayor planta de estabilización de crudo en el mundo”. Un video del ataque del 14 de septiembre muestra llamas alzándose del sitio poco antes del amanecer. Las enormes columnas de humo eran visibles desde el espacio.


Irán niega haber estado involucrada en el ataque y su canciller ha advertido que cualquier ataque por parte de Estados Unidos y Arabia Saudí resultará en una “guerra total”. El aumento de las tensiones regionales se produce en momentos en que el acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y las potencias mundiales se desmorona, luego de la retirada unilateral de Washington del acuerdo hace más de un año.

Los rebeldes chiíes hutíes en Yemen, aliados de Irán, se atribuyeron el ataque, pero los analistas dicen que los misiles usados no tendrían suficiente alcance para llegar al sitio desde Yemen. Además, los misiles y drones usados son similares a los producidos por Irán, aunque los analistas dicen que se necesita más estudio para atribuirlos definitivamente a Teherán.

Una coalición encabezada por los saudíes ha combatido a los rebeldes desde marzo de 2015 en una guerra sangrienta y estancada.

La agencia noticiosa estatal de Kuwait KUNA publicó la decisión sobre los puertos el viernes, citando al ministro de Comercio e Industria Khaled al-Roudhan diciendo que la decisión afectaba los puertos comerciales y las instalaciones petrolíferas.

El viernes, el gobierno saudí llevó a periodistas a su yacimiento petrolífero de Khurais para ver los daños del ataque. Se cree que ese yacimiento produce más de un millón de barriles diarios. Se calcula que tiene reservas de más de 20.000 millones de barriles crudo, de acuerdo con Aramco.

Funcionarios dijeron que 110 contratistas dejaron el sitio tras el ataque, en el que no hubo heridos. Dijeron a los periodistas que el sitio estaba en funciones de nuevo, 24 horas después del ataque.

La instalación procesa crudo y lo envía a puntos de transporte en el Golfo Pérsico y el Mar Rojo o a refinerías para producción local. Se estima que puede procesar hasta 7 millones de barriles diarios.
 
Arriba