Hilo del comercio global

droblo

Super Moderator
Over half of the world’s corporate revenue comes from international trade
 

droblo

Super Moderator
Siete naciones del sur y sureste de Asia acordaron el viernes la pronta concreción de un acuerdo de libre comercio, poner en marcha el acuerdo de París sobre el cambio climático e incrementar la cooperación entre sus organismos de seguridad para combatir el terrorismo.

Los cancilleres se reunieron en la capital nepalesa bajo los auspicios de la Iniciativa de la Bahía de Bengala para la Cooperación Multisectorial, Técnica y Económica (BIMSTEC por sus siglas en inglés).

Los ministros de relaciones exteriores de Bangladesh, India, Mianmar, Sri Lanka, Tailandia, Bután y Nepal manifestaron "gran preocupación" por el aumento de las amenazas al planeta y la subsistencia de los pueblos derivadas del cambio climático y acordaron combatirlo a los niveles local, nacional y regional.

Nepal también tiene previsto efectuar la cuarta cumbre del grupo antes de fin de año.

El primer ministro de Nepal, Sher Bahadur Deuba, dijo que el cambio climático, las calamidades naturales y los desastres representan una amenaza a la sobrevivencia de su país.

Nepal es vulnerable a los desastres naturales como lo mostró el terremoto de 2015 en el que murieron miles de personas, agregó.

"También estamos resintiendo todo el peso del cambio climático a pesar de que son insignificantes nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Para combatir todos estos desafíos, necesitamos una asociación más fuerte y una colaboración más profunda entre nosotros", apuntó.

Los siete ministros del exterior también acordaron agilizar la ratificación de la Convención del BIMSTEC para la Cooperación en el Combate al Terrorismo Internacional y el Crimen Organizado y el Tráfico Ilícito de Drogas Transnacional, según una declaración conjunta emitida el viernes al término de su reunión de dos días.

Las naciones acordaron explorar las posibilidades para el fomento del comercio de la energía en la región, en particular la proveniente de fuentes renovables y limpias. Los países finalizaron un acuerdo que será suscrito pronto para el establecimiento de la Red de Interconexión BIMSTEC, según la declaración.

En octubre, los gobernantes del BIMSTEC interactuaron con los jefes de Estado de cinco de las potencias emergentes del mundo -Rusia, China, India, Brasil y Sudáfrica- durante una cumbre de dos días en la localidad turística de Goa, en India. La cumbre estuvo centrada en la recuperación económica y el combate al terrorismo.
 

droblo

Super Moderator
Siete naciones del sur y sureste de Asia acordaron el viernes la pronta concreción de un acuerdo de libre comercio, poner en marcha el acuerdo de París sobre el cambio climático e incrementar la cooperación entre sus organismos de seguridad para combatir el terrorismo.

Los cancilleres se reunieron en la capital nepalesa bajo los auspicios de la Iniciativa de la Bahía de Bengala para la Cooperación Multisectorial, Técnica y Económica (BIMSTEC por sus siglas en inglés).

Los ministros de relaciones exteriores de Bangladesh, India, Mianmar, Sri Lanka, Tailandia, Bután y Nepal manifestaron "gran preocupación" por el aumento de las amenazas al planeta y la subsistencia de los pueblos derivadas del cambio climático y acordaron combatirlo a los niveles local, nacional y regional.

Nepal también tiene previsto efectuar la cuarta cumbre del grupo antes de fin de año.

El primer ministro de Nepal, Sher Bahadur Deuba, dijo que el cambio climático, las calamidades naturales y los desastres representan una amenaza a la sobrevivencia de su país.

Nepal es vulnerable a los desastres naturales como lo mostró el terremoto de 2015 en el que murieron miles de personas, agregó.

"También estamos resintiendo todo el peso del cambio climático a pesar de que son insignificantes nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Para combatir todos estos desafíos, necesitamos una asociación más fuerte y una colaboración más profunda entre nosotros", apuntó.

Los siete ministros del exterior también acordaron agilizar la ratificación de la Convención del BIMSTEC para la Cooperación en el Combate al Terrorismo Internacional y el Crimen Organizado y el Tráfico Ilícito de Drogas Transnacional, según una declaración conjunta emitida el viernes al término de su reunión de dos días.

Las naciones acordaron explorar las posibilidades para el fomento del comercio de la energía en la región, en particular la proveniente de fuentes renovables y limpias. Los países finalizaron un acuerdo que será suscrito pronto para el establecimiento de la Red de Interconexión BIMSTEC, según la declaración.

En octubre, los gobernantes del BIMSTEC interactuaron con los jefes de Estado de cinco de las potencias emergentes del mundo -Rusia, China, India, Brasil y Sudáfrica- durante una cumbre de dos días en la localidad turística de Goa, en India. La cumbre estuvo centrada en la recuperación económica y el combate al terrorismo.
 

droblo

Super Moderator
De todos los acuerdos comerciales que fustigó durante su campaña electoral, diciendo que son dañinos para los trabajadores estadounidenses, Donald Trump reservó su mayor desdén para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El TLCAN con México y Canadá fue ?el peor acuerdo comercial de la historia?, declaró Trump cuando era el candidato presidencial. Acusó al pacto de elevar el déficit comercial de Estados Unidos con México, de haber hecho que muchas fábricas de mudaran a su vecino del sur y con ello haber eliminado empleos estadounidenses.

Trump prometió renegociar el tratado que entró en vigor hace 23 años o de plano abandonarlo. Ahora llegó el momento. El miércoles comenzarán cinco días de conversaciones para reformar el TLCAN. Las negociaciones empezarán primero en Washington y luego seguirán en México y Canadá.

Estados Unidos jamás ha intentado reformar un acuerdo comercial de gran envergadura, por lo que los analistas no saben con certeza qué esperar de las conversaciones.

Sin embargo, está claro que para los funcionarios comerciales de Estados Unidos será difícil cumplir las promesas de campaña de Trump. Una nueva versión del TLCAN necesitaría la aprobación del Congreso, que está dividido, y un TLCAN modificado no ofrece la certeza de lograr lo que esperan Trump y sus partidarios: el regreso de millones de empleos a las fábricas de Estados Unidos.

Los economistas y analistas comerciales dicen que sí es posible mejorar el TLCAN, que eliminó la mayoría de las barreras comerciales entre los tres países. Uno de los campos más prometedores para actualizarlo es para reflejar el crecimiento de la economía digital.

No obstante, una reformulación tecnocrática difícilmente satisfará a los partidarios de Trump y los detractores del TLCAN, que buscan una reformulación tal del acuerdo que reduzca el déficit comercial estadounidenses y lleve empleos a Estados Unidos.

Una estrategia más asertiva y dinámica -por ejemplo, exigir que los productos que califiquen para estatus libre de impuestos del TLCAN tengan más contenido hecho en Estados Unidos - conlleva el riesgo de privar a los estadounidenses de algunos beneficios que el acuerdo les ha ofrecido.

Los agricultores estadounidenses, por ejemplo, temen perder el acceso casi irrestricto que tienen ahora al mercado mexicano. Muchas empresas de manufactura han creado líneas de suministro que atraviesan las fronteras y temen perder sus inversiones. Si Estados Unidos decide alzar sus barreras comerciales, Canadá y México seguramente tomarán represalias.

Además, el tiempo corre. El próximo año hay elecciones presidenciales en México y elecciones legislativas en Estados Unidos. Renegociar un acuerdo tan complicado será sumamente difícil en medio de una intensa retórica electoral.

El mes pasado, el gobierno de Trump enumeró sus objetivos para la renegociación y algunos ya se han topado con férrea resistencia de México y Canadá.

Por ejemplo, Washington irritó a Canadá al decir que desea eliminar un mecanismo de resolución de disputas establecido bajo el TLCAN. El mecanismo le permite a México y Canadá apelar decisiones desfavorables emitidas por tribunales y agencias comerciales estadounidenses. Actualmente pueden apelar a paneles establecidos por el TLCAN, formados por cinco integrantes: dos de cada país de la disputa y uno que se alternaría entre ellos. Las decisiones de tales comisiones son obligatorias.

Sin embargo, el problema es que esas comisiones tienen la reputación de volcar las decisiones comerciales estadounidenses, como pasó con la disputa sobre la madera canadiense. Estados Unidos se queja de que Canadá subsidia a su industria maderera, con lo que su producto se hace artificialmente barato en el mercado estadounidense.

?Perdemos muchas ventas?, alega Jason Brochu, copresidente de la firma Pleasant River Lumber en Dover-Foxcroft, Maine. ?No es justo que la madera subsidiada llegue sin control?, agrega. Los fallos de las comisiones, dice, carecen de ?un proceso apropiado de resolución de disputas?. Dice que le gustaría que sean eliminadas.

Esa idea levanta ámpulas en Ottawa. Antes de que pudieran confiar en las comisiones, los canadienses ?sentían que no estaban recibiendo una salida justa? en los tribunales y los procedimientos administrativos estadounidenses, afirma Daniel Ujczo, un abogado comercial para Dickson Wright en Columbus, Ohio. ?Ellos ven (las comisiones) como algo que se ganaron?.

Estados Unidos también busca más margen de acción para imponerle aranceles a las importaciones que dañan a la industria estadounidense. Por ahora, el TLCAN limita la capacidad de Estados Unidos de usar ese poder en casos que involucren a Canadá y México. Si Estados Unidos impone aranceles a las exportaciones de sus vecinos, ¿Canadá y México tomarán represalias aplicándole sus propios aranceles a las importaciones estadounidenses?

En otro intento por asegurar que las renovaciones al pacto favorezcan a la manufactura estadounidense, el gobierno de Trump quiere reglas más estrictas para exigir que los bienes que califiquen para los beneficios del TLCAN se realicen principalmente dentro del bloque de libre comercio de los tres países y que no incluyan demasiados componentes de -por ejemplo- China.

Sin embargo, la industria manufacturera, que ha construido cadenas de suministro que cruzan las fronteras del TLCAN, teme que los cambios al TLCAN interrumpan sus operaciones.

Por ejemplo, Magna International -un proveedor de la industria automovilística con sede en Aurora, Ontario- tiene 55 fábricas en Estados Unidos, 50 en Canadá y 30 en México. Sus productos, como partes para los asientos de un automóvil, pueden cruzar las fronteras del TLCAN cinco o seis veces. Si tuvieran que pagar aranceles con cada cruce fronterizo o hacer papeleo para demostrar dónde se originaron las partes, los costos de Magna aumentarían.

Si una revisión del TLCAN eleva los costos, ?al final ese costo va a llegar a usted, usted, el consumidor final?, asegura Scott Paradise, un ejecutivo sénior en Magna.

Después de todo, los consumidores estadounidenses se han beneficiado de coches pequeños de bajo costo construidos al sur de la frontera.

La renegociación del TLCAN es parte de los planes del gobierno de Trump para restaurar algunos de los 7 millones de empleos en fábricas que Estados Unidos ha perdido desde que el mercado laboral manufacturero de Estados Unidos alcanzó su punto máximo en 1979. El TLCAN atrajo a muchos fabricantes a México, donde aprovecharon la mano de obra más barata.

Pero Matthew Gold, un exfuncionario comercial estadounidense que da clases en la Facultad de Derecho de la Universidad de Fordham, cree que los robots y la competencia de China han jugado un papel más importante en la eliminación de empleos en las fábricas estadounidenses.

?Nada en la renegociación del TLCAN traerá de vuelta esas decenas de miles de empleos fabriles que Estados Unidos perdió ante la automatización y el comercio con China en los años transcurridos desde que entramos en el TLCAN", agregó. ?Aunque esta renegociación mejorará el TLCAN, será una gran decepción para quienes creen que verán un beneficio en sus vidas?.
 

droblo

Super Moderator
El gobierno de China advirtió el jueves que ?en una guerra comercial no hay un ganador? después de que un asesor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió una posición más firme hacia Beijing en declaraciones publicadas por un medio.

Una portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Hua Chunying, apeló al diálogo para mantener relaciones estables al ser preguntada por los comentarios del jefe de estrategia de Trump, Steve Bannon.

En declaraciones a The American Prospect publicadas en internet, Bannon dijo que Estados Unidos está en una ?guerra económica? con China. El asesor recomendó una investigación comercial sobre la política tecnológica de Beijing y acciones antidumping sobre sus exportaciones de acero y aluminio.

"En una guerra comercial no hay un ganador?, dijo Hua en una conferencia de prensa rutinaria. "Esperamos que las personas pertinentes puedan evitar abordar un problema del siglo XXI con una mentalidad (...) del siglo XIX o XX?.

Hua hizo un llamamiento al diálogo para ?preservar el crecimiento sólido y continuado de las relaciones entre China y Estados Unidos?.

El lunes, Trump pidió a funcionarios estadounidenses de comercio que estudien si debe investigarse la legalidad de la política de Beijing de exigir a empresas extranjeras que entreguen su tecnología como una condición para acceder a su mercado.

El gobierno chino calificó esta iniciativa de violación del espíritu de las normas de comercio internacionales y dijo que tomará ?todas las medidas correspondientes? si las firmas chinas salen perjudicadas.
 

droblo

Super Moderator
La Unión Europea celebró el miércoles la inminente entrada en vigor de un importante acuerdo comercial con Canadá, considerado una forma de impulsar el multilateralismo en momentos en que Estados Unidos busca renegociar acuerdos comerciales.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo el miércoles que el pacto ejemplifica la política comercial de la UE como "un instrumento de crecimiento que beneficia a las empresas y ciudadanos europeos, pero también como herramienta para proyectar nuestros valores, impulsar la globalización y dar forma a las reglas mundiales del comercio".

El pacto entra provisionalmente en vigor el jueves. Aspectos como protección a las inversiones no entrarán en vigor hasta que los parlamentos los aprueben. La región Valona de Bélgica prácticamente lo frustró debido a que pedía varias concesiones.

El acuerdo elimina una gran parte de aranceles, reduce precios y mejora las opciones para los consumidores. Quienes se oponen alegan que perjudica los estándares laborales, ambientales y para los consumidores y que permite a las multinacionales aplastar a las empresas locales.
 

droblo

Super Moderator
El Departamento de Comercio de Estados Unidos pidió un arancel de casi 220% a cada aeronave Bombardier Serie C que se importe a Estados Unidos, lo que representa un triunfo para el gigante de la aviación Boeing que probablemente incrementará las tensiones entre Estados Unidos y sus aliados Canadá y Gran Bretaña.

La dependencia falló que Bombardier, con sede en Montreal, utilizó subsidios del gobierno injustamente para vender sus aviones a precios artificialmente bajos en Estados Unidos.

“Estados Unidos valora su relación con Canadá, pero hasta nuestros socios más cercanos deben apegarse a las reglas”, dijo Wilbur Ross, secretario de Comercio.

Canadá respondió que “no está de acuerdo” con la medida adoptada por Estados Unidos.

“Esto claramente pretende eliminar al Bombardier Serie C del mercado estadounidense”, señaló Chrystia Freeland, la ministra de asuntos exteriores de Canadá.

Mientras tanto, Bombardier calificó a la decisión de “absurda... Las leyes comerciales de Estados Unidos nunca fueron concebidas para utilizarse de esta forma, y Boeing está buscando utilizar un proceso sesgado para disminuir la competencia”.

En abril, Boeing acusó a Bombardier de haber recibido al menos 3.000 millones de dólares en subsidios de los gobiernos de Gran Bretaña, Canadá y de la provincia de Quebec. El fabricante de aviones, con sede en Chicago, pidió al Departamento de Comercio y a la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos investigar los supuestos “precios abusivos”.

Específicamente, Boeing dijo que Bombardier vendió el año pasado 75 aviones CS100 a Delta Air Lines por menos de lo que costó construirlos.

“Los subsidios permitieron a Bombardier exportar su producto al mercado de Estados Unidos y perjudicaron a los trabajadores de aeronaves en el país y a la cadena de suministro global de Boeing”, dijo Boeing el martes.

Sin embargo, Delta había dicho que Boeing ni siquiera fabrica las aeronaves de 100 plazas que necesitaba.

“Boeing no tiene un producto estadounidense que ofrecer debido a que canceló la producción de su única aeronave de ese tamaño, la 717, desde hace más de 10 años”, indicó Delta a través de un comunicado el mismo martes.

El presidente Donald Trump prometió en su campaña presidencial de 2016 que sería inflexible en el área comercial. Ha criticado en varias ocasiones a Canadá, argumentando que bloquea los productos lácteos de Estados Unidos y que subsidia a la industria maderera. Trump también ha amenazado con retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte si no consigue renegociarlo con Canadá y México.

La querella de Boeing contra Bombardier provocó un retroceso incluso antes de la decisión del martes. El primer ministro de Canadá Justin Trudeau amenazó este mes en dejar de hacer tratos con Boeing, la cual está en negociaciones para vender a Canadá 18 de sus aviones de combate Super Hornet.

Por otra parte, la primera ministra de Gran Bretaña Theresa May había discutido el caso con Trump. Su preocupación es que Bombardier da empleo a más de 4.000 trabajadores de Irlanda del Norte.

Los senadores demócratas de Connecticut, Richard Blumenthal y Christopher Murphy, escribieron una carta la semana pasada pidiendo a los funcionarios gubernamentales de Estados Unidos “abstenerse de tomar alguna acción que pueda dañar a la gran cantidad de empleos que dependen de Bombardier en Connecticut”.

“Los motores de los aviones Serie C son fabricados por Pratt & Whitney, con sede en East Hartford, Connecticut”, agregaron.

La decisión del Departamento de Comercio del martes no es el final de la historia. Se prevé que el departamento anuncié sus hallazgos en otro proceso contra Bombardier a principios del próximo mes. La Comisión de Comercio Internacional, una agencia independiente que dictamina sobre casos comerciales, decidirá a principios del siguiente año si ratifica los aranceles del Departamento de Comercio.

Bombardier podría apelar cualquier sanción ante un tribunal estadounidense o bien, ante un panel de resolución de controversias creado por el TLCAN. El gobierno canadiense también podría llevar el caso ante la Organización Mundial del Comercio con sede en Ginebra, Suiza.
 
Arriba