Hilo del comercio global

droblo

Super Moderator
Los principales funcionarios de finanzas de los países que integran el G20 comenzaron a examinar la postura que adoptarán sobre el libre comercio durante una reunión que servirá para marcar la pauta de la economía global.

La conferencia de ministros de Finanzas y jefes de los bancos centrales de los países del Grupo de los 20 se ha centrado en un cambio de enfoque hacia el libre comercio, en particular desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se comprometió a imponer aranceles y revisar los acuerdos de libre comercio que -dice- han sido perjudiciales para Estados Unidos.

El representante de Estados Unidos en la conferencia, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, ha dicho que el comercio necesita ser "justo", postura que contrasta con la condena general del G20 a las barreras comerciales.

El interés en la reunión de dos días en la localidad turística alemana de Baden-Baden se ha centrado en la declaración conjunta que será emitida el sábado y cuya preparación está en marcha.

Los primeros borradores desecharon una condena al proteccionismo, pero no hubo acuerdo sobre qué la reemplazará, dijeron el viernes a la prensa funcionarios que solicitaron el anonimato porque las conversaciones estaban en marcha.

El anfitrión del encuentro, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, dijo a la prensa que en las conversaciones se ha abordado "la formulación correcta sobre la apertura de la economía mundial".

En la anterior reunión, en julio de 2016 en Chengdu, China, el G20 emitió una firme declaración a favor del libre comercio cuando señaló que "resistiremos toda forma de proteccionismo". Un posible sustituto sería la aceptación de la palabra "justo".

El mexicano José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), restó importancia a las diferencias sobre la terminología exacta. La OCDE es una de diversas organizaciones internacionales invitadas a la reunión.

Gurría dijo a The Associated Press que es "importante crear una ambiente de confianza" en el que los funcionarios puedan tener sus primeras deliberaciones con el nuevo gobierno de Estados Unidos "para que sientan que éste es un lugar donde podemos conversar, ventilar las áreas en las que tengamos coincidencias y las áreas en las que podamos tener diferencias".

Los países europeos y otros cuyas economías dependen de las exportaciones, como China, exigen una declaración más firme a favor de un comercio con menores aranceles y otras barreras.

La reunión contribuirá a marcar la pauta para el comercio y las finanzas internacionales, y dará a Mnuchin la oportunidad de aclarar la postura de Estados Unidos.

El G20 es un foro informal sobre cooperación económica integrado por 19 países más la Unión Europea, que en conjunto representan más del 80% de la economía mundial.
 

droblo

Super Moderator
La Unión Europea y Japón prometieron tratar de alcanzar un acuerdo de libre comercio lo antes posible, y el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker calificó el esfuerzo como baluarte contra el aislacionismo.

En una reunión bilateral, el primer ministro japonés Shinzo Abe dijo que el acuerdo debería concretarse "lo antes posible", y Juncker intimó que podría hacerse realidad en los próximos nueve meses.

"Este promete ser un año histórico para Japón y la UE", afirmó Juncker.

Añadió que tal acuerdo es importante para "que podamos ver hacia afuera, hacia el mundo, en vez de retroceder al aislacionismo".

El acuerdo se ha estado negociando desde hace cinco años, e intensificaría el intercambio comercial que juntos suman más de una tercera parte de la producción económica mundial.
 

droblo

Super Moderator
Durante años en conferencias y cumbres, Estados Unidos presionó a China para que ofreciera una mayor apertura de mercados y se comprometiera con el libre comercio.

Pero ahora, en la víspera de la reunión entre el presidente Donald Trump con el líder chino Xi Jinping, es Beijing el que defiende el libre comercio y Estados Unidos el país de políticas impredecibles.

La aparente inversión de papeles se da a raíz del ascenso a la presidencia de Trump, quien ha trastocado las expectativas sobre qué es lo que Estados Unidos quiere, qué es lo que dice, y cómo se comporta en el escenario mundial.

En el Foro de Davos este año, fue Xi el que ofreció un discurso alabando las bondades del libre comercio. Y cuando Estados Unidos abandonó el acuerdo comercial de Asia y el Pacífico en enero, China intensificó sus gestiones para cortejar a los países de la región a que se sumen a su propio pacto comercial.

En contraste, Trump considera que el libre comercio es imposible a menos que asuma una postura más agresiva que sus predecesores. Por Twitter la semana pasada, mandó un mensaje vaticinando que sus reuniones con Xi el jueves y viernes serán "muy difíciles". Y advirtió que el déficit comercial que Estados Unidos tiene con China -de 347.000 millones de dólares el año pasado, casi el mitad del déficit comercial total de Estados Unidos- era inaceptable.

"El presidente Trump hizo campaña prometiendo medidas para reducir los déficits comerciales y combatir las prácticas de comercio desleal de China, y por lo tanto es obvio que tiene a China en la mira", dijo Myron Brilliant analista de la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Cuando era candidato, Trump amenazó con imponer aranceles de 45% contra los productos chinos como represalia por lo que consideró prácticas de comercio abusivas por parte de Beijing. El gobierno del país asiático dio a entender que tomaría represalias restringiendo la importación de bienes estadounidenses.

Lo cierto es que sea como sea que Estados Unidos y China resuelvan sus diferencias, es algo que tendrá repercusiones a nivel mundial. Si estalla una guerra comercial entre las dos principales potencias económicas del mundo -en combinación, suman casi 40% de la actividad económica mundial- perjudicaría el intercambio de bienes y socavaría el crecimiento económico de otros países.
 

droblo

Super Moderator
Líderes financieros de todo el mundo defendieron el jueves la globalización de los ataques del presidente estadounidense Donald Trump y de populistas europeos. Argumentaron que el bloquear el libre comercio restringiría el crecimiento económico en lugar de recuperar empleos de la competencia extranjera.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, dijo a los periodistas que un comercio más libre y mayor apertura eran "cruciales para el futuro del mundo".

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, señaló que la respuesta a la oleada de populismo que está ganando partidarios en muchos países era trabajar en busca de "más y mejor crecimiento" en la economía mundial.

Lagarde y Kim tomaron la palabra en el primero de tres días de debates entre líderes financieros mundiales que representan los 189 países que integran el FMI y su organización crediticia hermana, el Banco Mundial.

Se preveía que las reuniones de primavera, que también incluirán discusiones el viernes entre ministros de finanzas y líderes del banco central del Grupo de las 20 máximas potencias económicas del mundo, fueran dominadas por el diálogo sobre los esfuerzos del gobierno de Trump para reducir los enormes déficits comerciales de Estados Unidos, a los que Trump atribuyó -durante su campaña- la pérdida de millones de empleos manufactureros bien remunerados.

Estados Unidos estará representado en las reuniones por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen.

Trump también prometió que impondría aranceles punitivos de hasta 45% a países como China y México, a los que culpaba de mantener prácticas comerciales injustas que han afectado a los trabajadores estadounidenses. Si bien había dicho que tildaría a China de manipulador monetario inmediatamente al asumir la presidencia, el gobierno envió al Congreso un reporte la semana pasada que determinó que China no manipuló su moneda.

Sin embargo, el reporte del Tesoro incluyó a China y a otras cinco naciones, entre ellas Japón y Alemania, en una "lista de supervisión" que los hará sujetos a crecientes consultas que pretenden reducir sus enormes excedentes comerciales con Estados Unidos.

El ataque contra la globalización también se ha presentado en Europa, y fue un factor en el voto del verano pasado para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, así como en las campañas electorales en otros países, procesos que incluyen los comicios del próximo domingo por la presidencia de Francia.
 

droblo

Super Moderator
Los líderes de las finanzas mundiales han minimizado sus discrepancias sobre el libre comercio con el presidente Donald Trump y afirman que existe un amplio consenso de que la globalización contribuye a un mayor crecimiento económico.

Sin embargo, los funcionarios que participan en las reuniones de primavera del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional advirtieron que muchísima gente se ha rezagado en momentos en que la competitividad de salarios y la automatización han reducido los puestos de trabajo en las economías ricas del mundo.

Si no se adoptan más medidas, "veremos más proteccionismo y más países que se retiren de la globalización", dijo el ministro de finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble.

El funcionario alemán hizo sus declaraciones al término de una reunión de los ministros de finanzas y los titulares de los bancos centrales del Grupo de los 20, en el que están integrados las mayores economías del orbe. Alemania preside el grupo este año.

En conferencia de prensa el viernes, Schaeuble eludió responder a preguntas sobre las preocupaciones que otros funcionarios del G20 han manifestado sobre la postura de Trump de "Primero Estados Unidos".

Horas después el mismo viernes, el ministro de finanzas de Japón, Taro Aso, dijo a la prensa que "prevalecerán siempre los principios básicos del libre comercio" porque los estrategas políticos, incluso de Estados Unidos, advierten que está en el interés nacional hacerlo.

Las declaraciones fueron emitidas un día después de que Trump ordenó a su Departamento de Comercio investigar si las importaciones de acero representan una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. La medida podría redundar en que Estados Unidos imponga aranceles al acero.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, reiteró su demanda al FMI de que vigile los mercados cambiarios y censuró a los países que mantienen bajo el valor de sus monedas para que sus exportaciones sean competitivas con precios desleales.

Durante una reunión efectuada en marzo en Alemania, el G20 canceló su compromiso de oponerse al proteccionismo comercial ante la insistencia del gobierno de Trump de que las políticas comerciales de su país necesitan beneficiar con más claridad a las compañías y trabajadores estadounidenses
 

droblo

Super Moderator
Agitando los brazos y blandiendo una larga picana eléctrica, rancheros y conductores arrean a cerca de 400 terneros hacía los vehículos, justo cuando el sol se asoma en las afueras de esta ciudad fronteriza mexicana. Después de haber pasado sus primeros ocho meses en los ranchos de Gildardo López Hinojosa, los animales están a punto de cruzar la frontera, con destino a Texas y luego a corrales de engorda en Estados Unidos.

En uno de los tres puentes internacionales que conectan a Reynosa con Texas, podrían cruzarse con los cargamentos de carne procesada de res y pollo que López importa de Estados Unidos para sus cadenas locales de carnicerías y restaurantes de pollo frito. Dice que le pagan un mejor precio por sus becerros en Estados Unidos y que le resulta más barato importar el pollo procesado en Estados Unidos que el pollo traído del interior de México.

López ha estado vendiendo terneros y comprando carne procesada a través de la frontera desde que entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la base de gran parte del comercio anual por 500.000 millones de dólares entre Estados Unidos y México.

Trump ha dicho que el TLCAN, o NAFTA por sus siglas en inglés, necesita ser renegociado o desechado por completo. En sus propias palabras, el pacto vigente desde 1994 ha sido "un acuerdo comercial catastrófico para Estados Unidos".

Pero la realidad es mucho más complicada, especialmente en la frontera, donde las comunidades viven una economía compartida que puede verse afectada por acciones o por palabras en cualquiera de ambos países.

?Es mentira lo que de repente tratan de decir que NAFTA no funcionó?, aseguró Rafael Garduño Rivera, un economista del Centro de Investigación y Docencia Económicas en Aguascalientes, quien estudia los impactos del acuerdo. ?La verdad que sí funcionó y bastante bien y para ambos lados y en varias áreas. Como todo, hubo perdedores y ganadores, eso sí?.

Las maquiladoras, como se conoce a las plantas de montaje mexicanas, son las que reciben más atención. Producen de todo, desde televisores de pantalla plana y lavadoras hasta componentes para automóviles que pueden cruzar las fronteras una decena de veces antes de que un coche salga de la línea de montaje en Michigan.

Sin embargo, los minoristas de Estados Unidos -tanto las tiendas de descuento en el centro de las ciudades como las tiendas y centros comerciales de gama alta- también dependen de los consumidores mexicanos, especialmente aquellos cuyos trabajos en las ciudades fronterizas mexicanas les permiten comprar en Estados Unidos.

Durante casi 25 años, López ha estado enviando vacas a Estados Unidos e importando carne a México. Tres días a la semana carga entre cuatro y seis remolques con sus vacas jóvenes y los envía a través del puente que conecta Reynosa con Pharr, en Texas. Una vez autorizados por los veterinarios del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), compradores de Texas, Arizona o incluso de lugares cercanos a la frontera con Canadá adquieren sus vacas. Después de esa venta inicial, López no sabe adónde van a parar.

En teoría, algunas podrían volver a sus manos, entre las 25 toneladas de carne procesada de vacuno que importa de Estados Unidos cada semana para sus carnicerías. Le compra a los grandes procesadores de carne como IBP, National Beef y Supreme Beef, donde encuentre el mejor precio.

Los terneros de López crean empleos en los mataderos y las plantas de procesamiento de carne en Estados Unidos. El pollo estadounidense que compra, además de ser más barato, le permite darle más empleos a mexicanos en sus restaurantes. Entre todos sus negocios calcula que da empleo a unas 400 personas.

Cerca de 5 millones de empleos en Estados Unidos dependen del comercio bilateral, según un estudio publicado el año pasado por el Wilson Center Mexico Institute, un centro de análisis con sede en Washington DC.

?Tanto los Estados Unidos dependen de México como México depende de los Estados Unidos?, dijo López.

Al otro lado de la frontera, en McAllen, Texas, Monica Weisberg-Stewart lo sabe tan bien como cualquiera. Su familia manejó tiendas de descuento en la frontera durante más de 60 años, antes de tomar la decisión, hace un par de años, de cerrar sus negocios. Ahora Weisberg-Stewart arrienda sus propiedades a otros negocios.

La economía fronteriza está tan interconectada que toda decisión en cualquiera de los dos países puede tener consecuencias nefastas. Por ejemplo, ella recordó cuando Estados Unidos comenzó a requerir un visado nuevo y más caro para los mexicanos que cruzaban a las ciudades de Estados Unidos fronterizas con México.

"Borró a todo un grupo socioeconómico que venía a diario a comprar alimentos, leche y productos, simplemente sus mercancías diarias", dijo. "Si México no viene y México no hace compras, nos afecta".

Los residentes fronterizos de ambos países dicen que eso ya está sucediendo de nuevo. Un peso mexicano debilitado ha sido uno de los factores principales, aunque también la retórica poco acogedora y el temor a cómo serán recibidos.

Varios cientos de kilómetros río arriba desde Reynosa, Lidia González estaba sentada bajo la sombra en El Porvenir, donde señoras suelen vender una vez a la semana ropa usada comprada en El Paso, Texas. ?Toda es de segunda porque la gente no puede comprar nuevo?, explicó González. ?A nosotros nos va bien. De allí comemos?.

Pero estaba angustiada porque quien le vendía la mercancía había dejado de venir. Dijo que los agentes de aduana mexicanos súbitamente empezaron a hostigar al comprador, que según ella es por el deterioro en las relaciones entre los dos países.

González tiene una visa que le permite cruzar la frontera, pero la última vez que fue le pareció que los agentes estadounidenses la interrogaban más de lo normal. Por ahora ha dejado de cruzar, por miedo a que le quiten la visa.

Justo al oeste de El Paso, Marisela Sandoval, de 39 años y de Sunland Park, Nuevo México, dijo que en su empleo en Wal-Mart, ha visto menos migrantes como González.

Sandoval dijo que ha disminuido la presencia de compradores mexicanos y que por ende las ventas en la tienda han disminuido mucho.

?Es por el dólar y por el ánimo hacia Trump, todas las cosas que él decía?, dijo Sandoval. ?La gente tiene miedo porque en el puente le exigían firmar un papel diciendo que les quitarían la visa, así que tenían medio de ir?.

La debilidad del peso mexicano puso fin a los viajes de Gilberto Lozoya para ir de compras en Laredo, Texas.

Lozoya, de 24 años, lleva cuatro años trabajando en maquiladoras en Nuevo Laredo.

Ahora trabaja como ingeniero en una fábrica de válvulas de gas y termostatos, pero es ambicioso y desea avanzar.

De noche estudia inglés, sabiendo que así podría avanzar en muchas maquiladoras de propiedad extranjera, como por ejemplo Robertshaw, la empresa con sede en Illinois para la que trabaja ahora.

Antes cruzaba a Laredo para comprar útiles escolares que no conseguía a su lado de la frontera, pero la fortaleza del dólar lo hace todo muy caro. Muchos obreros en las maquiladoras ganan entre 50 y 60 dólares la semana, y tienen que trabajar horas extra para poder cuadrar las cuentas, dijo.

Si se llegan a perder los empleos de maquilas, Lozoya teme que los desempleados se incorporarán a las bandas narcotraficantes que controlan Nuevo Laredo. Pero por ahora no hay nada claro. ?Hasta ahorita no sabemos en qué situación estamos y qué vaya a decir este nuevo presidente que nos vaya a afectar a nosotros?.
 
Arriba