Hilo del café y su importancia económica

droblo

Super Moderator
En el futuro, una taza de café podría ponerlo nervioso incluso antes tomar un sorbo.

Una organización sin fines de lucro quiere que manufacturadores, distribuidores y minoristas de café pongan advertencias de mal agüero sobre una sustancia química en la infusión que causa cáncer y ha estado presentando evidencias en una corte de Los Ángeles para probar su caso.

La demanda que fue presentada hace mucho se reanudó el lunes. Alega que Starbucks y otras cerca de 90 empresas, incluyendo supermercados y tiendas minoristas, no cumplieron con un ley estatal que requiere advertencias sobre sustancias químicas peligrosas halladas en todas partes, desde productos caseros pasando por centros laborales y hasta el medio ambiente.

En el centro de la disputa está el acrylamide, un carcinógeno hallado en productos cocidos como papas fritas que también es un derivado natural del proceso de tostado del café. La industria del café ha reconocido la presencia del químico pero asegura que está en cantidades pequeñas que no hacen daño y se compensa con los beneficios de beber café.

Aunque el caso ha estado en las cortes desde el 2010, ha recibido poca atención.

Un veredicto en favor del Consejo para la Educación e Investigación sobre Tóxicos, organización poco conocida, podría sacudir a la industria con posibles multas astronómicas y podría despertar a muchos consumidores, aunque no está claro qué efectos tendría en la gente acostumbrada a tomar café.

El abogado que está demandando a la industria _quien toma tres tazas de café al día_ dijo que la meta final es motivar a la industria a remover la sustancia química del café.

“Soy adicto, al igual que dos tercios de la población”, dijo el abogado Raphael Metzger. “Me gustaría que la industria sacará el acrylamide del café para que mi adicción no me obligara a ingerirlo”.
 

droblo

Super Moderator
Un juez de Los Ángeles falló que las compañías de café deben colocar una advertencia en sus productos sobre una sustancia cancerígena que se genera durante el proceso de tostado.

El juez de la Corte Superior Elihu Berle dijo el miércoles en una propuesta de decisión que Starbucks y otras empresas del ramo no demostraron que los beneficios de tomar café superaban cualquier riesgo. En una fase anterior del juicio, Berle indicó en un fallo que las compañías tampoco mostraron que el peligro representado por la sustancia química era insignificante.

El Consejo para la Educación y la Investigación sobre Tóxicos, un grupo sin fines de lucro, demandó a Starbucks y a otras 90 compañías con base en una ley estatal que obliga a las empresas a advertir sobre una amplia gama de sustancias en sus productos que pueden causar cáncer. Una de ellas es la acrilamida, un cancerígeno presente en el café.

“Los demandados no cumplieron con la carga de mostrar... que el consumo de café confiere un beneficio a la salud humana”, escribió Berle en su fallo propuesto.

Las empresas del ramo afirman que el compuesto está presente en niveles inocuos y que deberían estar exentas de la ley porque se genera de forma natural a partir del proceso de tostado de los granos para darles sabor. También arguyeron que el café es bueno para el organismo.

El fallo fue emitido a pesar de que en los últimos años han disminuido las preocupaciones frente a los posibles peligros del café, y algunos estudios han encontrado que tiene ciertos beneficios para la salud. En 2016, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, de la Organización Mundial de la Salud, retiró al café de su lista de “posibles cancerígenos”.

La demanda fue presentada bajo la Ley de Control del Cumplimiento de la Normativa sobre Agua Potable Segura y Productos Tóxicos, que los electores aprobaron en 1986. Esa ley permite a los ciudadanos, grupos de defensa y abogados presentar demandas a nombre del estado y cobrar una parte de las sanciones civiles.

Se atribuye a la ley la reducción de sustancias químicas que causan cáncer y defectos congénitos, como plomo en los tintes para el cabello, mercurio en los atomizadores nasales y arsénico en el agua embotellada. Sin embargo, también ha sido ampliamente criticada debido a los abusos en los que incurren los abogados que intimidan a las empresas en busca de soluciones extrajudiciales rápidas.

“El café ha demostrado una y otra vez ser una bebida saludable”, dijo William Murray, presidente y director general de la Asociación Nacional del Café, en reacción al fallo. Arguyó que la demanda “no contribuye a mejorar la salud pública”.

El caso se ventila desde hace ocho años y no ha concluido. En una tercera fase del juicio se determinarán sanciones civiles de hasta 2.500 dólares por persona expuesta a diario durante ocho años, una cifra astronómica en un estado de 40 millones de habitantes que probablemente no será impuesta.

El abogado Raphael Metzger, que presentó la demanda y consume a diario varias tazas de café, quiere que el sector elimine la sustancia en sus procesos. Las compañías cafeteras afirman que eso no es factible.

“Eliminarla es mejor para la salud pública que dejarla y advertirle a la gente”, agregó.

El cliente de Metzger presentó después un caso similar que fue retomado por el fiscal general estatal, en el que los fabricantes de papas fritas aceptaron en 2008 pagar tres millones de dólares y eliminar la acrilamida de sus productos.

Los fabricantes de papas fritas optaron por hacer eso en lugar de incluir etiquetas que advirtieran sobre el cáncer como las que llevan algunos productos _pero que son ampliamente ignoradas_ en todo California.

Los estacionamientos tienen letreros que advierten sobre sustancias químicas peligrosas que pueden causar cáncer, defectos congénitos y otros daños reproductivos. Destacan que allí hay monóxido de carbono y otros gases de los escapes de los motores y que la gente no debe quedarse en el lugar más de lo necesario.
 

droblo

Super Moderator
Los amantes del café están consternados en California, donde un juez de Los Ángeles falló que las compañías de café deben colocar una advertencia alarmante en sus productos sobre una sustancia cancerígena que se genera durante el proceso de tostado. ¿Qué tan asustados debemos estar de una taza diaria de café? Según algunos científicos y la evidencia disponible, parece que no mucho.

Las preocupaciones científicas sobre el café han disminuido en los últimos años y algunos estudios incluso indican que esta bebida aromática puede tener ciertos beneficios para la salud.

“Como mínimo, el café es neutro. En todo caso, hay bastante evidencia buena de los beneficios del café contra el cáncer”, afirmó el doctor Edward Giovannucci, nutriólogo de la Facultad de Salud Pública de la universidad de Harvard.

Hace dos años, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud retiró al café de su lista de “posibles cancerígenos”. Sin embargo, dice que hay pocas pruebas que permitan descartar cualquier posible papel del café en los riesgos de contraer cáncer.

El temor más reciente no tiene que ver directamente con el café, sino con una sustancia química llamada acrilamida, un cancerígeno que se produce cuando los granos se tuestan.

Las agencias del gobierno de Estados Unidos han dicho que la acrilamida es un carcinógeno probable, con base en las investigaciones con animales. Una organización presentó una demanda para obligar a las compañías de café a colocar esa advertencia según una ley de California.

La demanda fue presentada bajo la Ley de Control del Cumplimiento de la Normativa sobre Agua Potable Segura y Productos Tóxicos, que los electores californianos aprobaron en 1986. Esa ley permite a los ciudadanos, grupos de defensa y abogados presentar demandas a nombre del estado y cobrar una parte de las sanciones civiles.

El problema: Nadie sabe qué niveles son seguros o riesgosos para las personas. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) establece límites de acrilamida para el agua potable, pero no hay para los alimentos.

“La exposición probablemente no es tan alta cuando se toma una taza de café al día”, por lo que probablemente quien la tome no debería cambiar su hábito, opinó el doctor Bruce Y. Lee de la Facultad Bloomberg de Salud Pública de la universidad Johns Hopkins. “Si bebes muchas tazas al día, esta es una de las razones por las que podrías considerar reducir su consumo”.

¿Qué es lo que se sabe sobre los riesgos? Empecemos con el factor de riesgo conocido más grande para el cáncer que genera acrilamida: fumar. Muchos alimentos como las papas fritas, las galletas saladas o dulces, los cereales y otros alimentos con alto contenido de carbohidratos también contienen acrilamida como subproducto del tostado, el horneado o el freído.

Las pruebas realizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) de los niveles de acrilamida encontraron que oscilaba entre 175 y 351 partes por cada mil millones (una medida de concentración para un contaminante) en seis marcas de café probadas; la más alta fue para un tipo de café descafeinado.

En comparación, las papas fritas vendidas en una cadena de comida rápida variaron entre 117 y 313 partes por cada mil millones, dependiendo de la ubicación sometida a prueba. Algunas papas fritas comerciales tenían más de 1.000 partes por cada mil millones.

Incluso algunos alimentos para bebé contienen acrilamida, como galletas para la dentición y las galletas saladas. Una marca de batatas orgánicas probó tener 121 partes por cada mil millones.

¿CUÁL ES EL RIESGO?

La etiqueta de carcinógeno “probable” se basa en estudios hechos a animales a los que se les han administrado altos niveles de acrilamida en el agua potable. Sin embargo, tanto las personas como los roedores absorben la sustancia química a diferentes velocidades y la metabolizan de manera diferente, por lo que se desconoce su riesgo para la salud humana.

Un grupo de 23 científicos convocados en 2016 por la agencia contra el cáncer de la OMS analizó el café _no la acrilamida directamente_ y decidió que era poco probable que el café causara cáncer de mama, próstata o páncreas, y que incluso parecía reducir los riesgos de cáncer de hígado y útero. Las pruebas fueron inadecuadas para determinar su efecto sobre decenas de otros tipos de cáncer.
 

Pasaba por aqui

Well-Known Member
El café de Starbucks advertirá sobre el riesgo de cáncer

El rival de Starbucks revienta la hostelería española con cafés a un euro

Un juez californiano demanda que empresas como Starbucks dispongan de advertencias sobre el riesgo de cáncer en sus cafés


Marcilla no expedienta al directivo que llamó "estado fascista" a España

La firma holandesa que comercializa marcas de café como Marcilla y Saimaza defiende al ejecutivo que dijo que España es un "Estado fascista"
 
Última edición:
Arriba