Hilo de Reino Unido

droblo

Super Moderator
La economía británica se debilitará en el corto plazo luego de que las empresas del país bajaron la guardia ante los preparativos del Brexit, ahora que el divorcio con la Unión Europea se aplazó varios meses, informó el jueves el Banco de Inglaterra.

En su previsión trimestral, el banco central dijo que la acumulación de inventarios por parte de las compañías ayudó a que la economía creciera 0,5% trimestral en el primer trimestre. La cifra supera la previsión de 0,2% hecha en febrero y se debe principalmente a la acumulación de inventarios relacionados con la salida británica de la UE.

“Preocupados por las interrupciones al comercio que habría tenido el plazo del 29 de marzo (fecha en que originalmente se cumpliría el Brexit), las empresas en ambos lados del Canal sacaron adelante la producción, impulsaron la importación de bienes británicos y la exportación hacia la UE a máximos en décadas en los tres meses que concluyeron el febrero a pesar del desánimo en ambas economías”, dijo Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, después de que la institución decidió dejar sin cambios su principal tasa de interés, en 0,75%.

Antes del 29 de marzo, las empresas se prepararon para la posibilidad de que el país pudiera dejar el bloque sin un acuerdo, lo cual habría retrasado el comercio y elevado el costo de las importaciones, por ejemplo. Desde entonces, Gran Bretaña logró extender la fecha de su salida al 31 de octubre, después de que el Parlamento británico rechazó tres veces el plan de la primera ministra Theresa May para separarse de la UE.

Para el segundo trimestre se prevé que la economía crecerá apenas 0,2% mientras sigan estacionados los planes para acumular inventarios.

Más allá de eso, la economía deberá de estar en una posición de recuperarse nuevamente gracias a un contexto global más benigno, en parte ligado a expectativas de que las tasas de interés en las principales economías no serán tan altas como se esperaba en un inicio y a una disminución en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. El Banco de Inglaterra elevó su previsión de crecimiento en 2019 a 1,5% desde 1,2%.

Se prevé que el desempleo baje a 3,5% para 2022, que sería la tasa más baja desde 1973.
 

droblo

Super Moderator
La compañía British Steel fue obligada a declararse en quiebra después de que no consiguiera un rescate en negociaciones con el gobierno británico, indicó el miércoles el Servicio británico de Insolvencia.

La operación ponía en peligro los empleos de unos 5.000 trabajadores directos de la empresa, junto con otros 20.000 empleos en la cadena de suministro.

La prioridad inmediata será la operación segura de la planta de Scunthorpe, en el nordeste de Gran Bretaña, señaló la agencia oficial en un comunicado.

La firma seguirá operando y haciendo entregas a sus clientes mientras se consideran las opciones para el negocio.
 

droblo

Super Moderator
Theresa May anunció el viernes que renunciará como líder del Partido Conservador de Gran Bretaña en dos semanas más, admitiendo que fracasó su intento por sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea e iniciando la contienda para reemplazarla como primera ministra.

May fungirá como primera ministra en funciones hasta que se nombre a un sucesor, un proceso que podría demorarse varias semanas. El nuevo líder conservador asumirá el cargo de primer ministro sin necesidad de convocar nuevas elecciones y heredará la tarea de intentar completar el Brexit.

Con la voz rota, May dijo en un discurso televisado desde el exterior de su residencia oficial, en el 10 de Downing Street, que pronto dejaría un cargo que ha sido “el honor de mi vida”.


May se convirtió en primera ministra un mes después de que los británicos decidieran abandonar la Unión Europea en un referéndum celebrado en junio de 2016, y su mandato se ha consumido tratando de lograr ese objetivo.

La dirigente cedió a la implacable presión de su partido para dimitir al no poder completar el Brexit en el plazo establecido, que finalizó el 29 de marzo. Está previsto que Gran Bretaña salga de la UE el próximo 31 de octubre, pero el Parlamento no ha aprobado aún los términos del divorcio entre Londres y Bruselas.

“Hoy, como hace tres años, creo que es cierto que en una democracia, si das a la gente una opción, tienes el deber de implementar lo que decidan”, declaró May.

“He hecho todo lo posible para hacerlo (...) Pero ahora tengo claro que lo mejor para el país es que un nuevo primer ministro lidere esos esfuerzos”, agregó.

Su marcha abrirá una pugna por el liderazgo de la formación, a la que podrá presentarse cualquier legislador conservador. Por el momento, el favorito es Boris Johnson, un exsecretario de Exteriores y férreo defensor del Brexit.

Con el paso del tiempo, los legisladores conservadores veían cada vez más a May como un obstáculo para la salida de Gran Bretaña de la UE, aunque su sustituto enfrentará el mismo problema: un Parlamento profundamente dividido sobre el Brexit y sobre cómo de cercana debería ser la relación posterior con el bloque.

May pasó más de un año y medio negociando un acuerdo de salida con Bruselas, que fue rechazado en tres ocasiones por la Cámara de los Comunes.

La presión sobre la dirigente alcanzó un punto crítico esta semana cuando la líder de la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, dimitió y varios miembros de su gobierno expresaron dudas sobre su acuerdo para el Brexit.

Con su autoridad ya agotada, May demoró el jueves sus planes para publicar el proyecto de ley de salida alcanzado con Bruselas, en el que habría sido su cuarto intento para que el Parlamento respaldara el texto.

Leadsom, como cualquier otro posible aspirante a reemplazar a May, se unió a las voces que rindieron tributo a la líder saliente. En un tuit, dijo que el “digno discurso” de May fue “una ilustración de su compromiso total con el país y el deber. Hizo todo lo que pudo y le deseo lo mejor”.

Johnson, cuyas incesantes críticas ayudaron a la caída de May, tuiteó: “Gracias por su estoico servicio a nuestro país y al Partido Conservador. Ahora es tiempo de seguir sus deseos: unámonos y completemos el Brexit”.

Pero Johnson, o quienquiera que sea el elegido, enfrentará el complicado reto de unir al país y a un Parlamento que sigue profundamente enfrentado por la futura relación con la UE.

Es probable que el próximo líder británico sea un partidario acérrimo del Brexit, que intentará renegociar el pacto y que, si eso falla, dejará el bloque sin acuerdo.

La mayoría de las empresas y economistas creen que este escenario causaría un caos económico y sumiría al país en la recesión. El Parlamento votó hace unos meses para descartarlo.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, calificó a May de “una mujer de coraje” por la que tiene un gran respeto.

Juncker “respetará igualmente y establecerá una relación de trabajo” con el nuevo mandatario británico, apuntó la vocera de la UE, Mina Andreeva.

El bloque insistió sin embargo en que no renegociará el acuerdo para el Brexit.

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, tuiteó que el “acuerdo alcanzado entre la UE y Gran Bretaña para un Brexit ordenado sigue sobre la mesa”.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, recibió la decisión de May “con respeto” y seguirá trabajando estrechamente con su sucesor para “una salida ordenada”, dijo su portavoz, Martina Fietz.

En su emotivo discurso de despedida, en el que estuvo arropada por sus asesores más cercanos y su esposo Philip, May dijo que fue “la segunda primera ministra (británica) pero seguro que no la última”.
 
Arriba