Hilo de la Guerra Proteccionista iniciada por Trump

droblo

Super Moderator
El presidente estadounidense Donald Trump solicitó a China eliminar aranceles a productos pecuarios de Estados Unidos como la carne de puerco y de res.
Trump tuiteó el viernes que la eliminación de los aranceles “es muy importante para nuestros grandiosos granjeros _ y para mí!”
En julio del año pasado, el gobierno de Trump empezó gradualmente a fijar impuestos de importación a productos chinos para presionar a Beijing a cambiar las políticas que restringe la competencia extranjera y amenaza la tecnología estadounidense.
Trump no mencionó que los aranceles establecidos por China son una represalia a las medidas que él mismo tomó.
Estados Unidos y China tratan de resolver sus diferencias. Trump afirmó que ha pedido a China que retire inmediatamente sus aranceles a productos pecuarios dado que las negociaciones comerciales “están avanzando cordialmente” y porque él optó por no imponer un incremento de 200.000 millones de dólares a los aranceles para productos chinos que estaba programado para marzo.
 

droblo

Super Moderator
Altos funcionarios de comercio y economía de Estados Unidos visitarán China a fines de la próxima semana para otra ronda de negociaciones sobre el comercio bilateral, informaron funcionarios de la Casa Blanca.
El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, encabezarán la delegación norteamericana, dijeron funcionarios del gobierno de Trump. Las fuentes hablaron en privado porque no estaban autorizadas a hablar públicamente.
Las conversaciones programadas indican que ambas partes creen que pueden hacer al menos algunos avances. El presidente Trump dijo el jueves en la Casa Blanca que “las conversaciones con China van muy bien”.

Sin embargo, las negociaciones se realizarán también a finales de marzo, la fecha en que los funcionarios del gobierno habían esperado firmar un acuerdo en Mar-a-Lago, el complejo turístico del presidente Trump en Florida. Los cabilderos empresariales dicen ahora que un plazo más realista es aproximadamente a finales de abril.
 

droblo

Super Moderator
El presidente Donald Trump criticó el viernes a los fabricantes de autos europeos, e insinuó que podría imponer aranceles a importaciones de empresas como BMW y Mercedes-Benz a menos que construyan más plantas en Estados Unidos.

En una entrevista con María Bartiromo, de Fox Business Network, Trump dijo que ha rechazado propuestas de la Unión Europea que bajarían los aranceles de autos de ambos lados a cero.

“Ellos tienen a BMW, a Mercedes, tienen muchos buenos autos que llegan aquí”, dijo Trump sobre Alemania. “Quiero que los hagan aquí... Si van a vendérselos a estadounidenses, háganlos aquí”.


Los comentarios de Trump se hicieron como un mes después de que el Departamento de Comercio terminó una investigación para ver si las importaciones de autos son una amenaza para la seguridad nacional y envió sus conclusiones a la Casa Blanca.

Los resultados del informe no han sido divulgados. Pero Derek Scissors, académico del American Enterprise Institute, dijo que ha visto una copia y que concluye que las importaciones de autos son una amenaza para la seguridad nacional porque empeoran el déficit comercial.

El presidente tiene hasta mediados de mayo para decidir qué medidas tomará, si es que toma alguna, en respuesta al reporte. Trump podría imponer aranceles de hasta 25% a todos los autos y autopartes importadas, o solo un pequeño porcentaje a productos específicos de ciertos países.

La posibilidad de estas imposiciones desató una fuerte oposición en el Capitolio, donde legisladores de ambos partidos las criticaron. La mayoría de los funcionarios de la Casa Blanca también se oponen a los aranceles, dicen analistas.

“No creo que en la Casa Blanca haya un solo funcionario que apoye” los aranceles sobre los autos, dijo David Dollar, becario sénior de la Institución Brookings.

La industria estadounidense automotriz también se opone a los aranceles porque usan partes importadas, que podrían subir de precio si aplican los gravámenes.

En su entrevista con Fox Business Network, Trump dijo que la eliminación de aranceles en todo el comercio automotriz no necesariamente ayudaría a los productores estadounidenses.

“El problema es que los Chevrolet nunca van a ser aceptados en Europa de la misma manera que los Mercedes son aceptados aquí, así que no es un buen acuerdo”, dijo.

El presidente también elogió los aranceles de 25% que Estados Unidos impone a camionetas tipo pickup importadas, legado de una disputa comercial de décadas con Alemania.

“Ese es nuestro mejor segmento por mucho”, puntualizó.
 

droblo

Super Moderator
Los negociadores comerciales de Estados Unidos llegaron a Beijing el jueves para empezar una nueva ronda de conversaciones encaminadas a poner fin a una guerra comercial sobre las ambiciones tecnológicas de China, mientras los funcionarios dejaban caer que podría haber avances.

El diálogo es el último capítulo en una serie de intercambios que buscan acabar con una disputa que altera el comercio, desde bienes desde soja a equipos médicos.

Los contactos comenzarán con una cena de trabajo el jueves y se prolongarán todo el viernes, explicó el vocero del Ministro de Comercio chino, Gao Feng, durante una conferencia de prensa rutinaria.


“Ambos equipos no escatiman esfuerzos” en las negociaciones, agregó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se mostró optimista la semana pasada al señalar que “estamos muy cerca”. El jefe de la delegación estadounidense, el Representante Comercial Robert Lighthizer, señaló esta semana que las dudas sobre los detalles y su aplicación del hipotético acuerdo aún no se han resuelto.

La delegación estadounidense está encabezada por Lighthizer y por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien llegó a un hotel de la capital china el jueves por la tarde. En unas breves declaraciones a reporteros, Mnuchin dijo que él y Lighthizer estaban encantados de estar de regreso y que esperaban que el encuentro fuese productivo.

Está previsto que el líder del equipo de negociadores chino, el viceprimer ministro Liu He, visite Washington a principios de abril para nuevos contactos.

Ni Washington ni Beijing han anunciado todavía acuerdos, pero analistas comerciales esperan al menos un pacto preliminar en las próximas semanas o meses. Sin embargo, apuntaron que es poco probable que el diálogo resuelva los conflictos que han enquistado la relación entre las dos mayores economías del mundo en las dos últimas décadas.
 

droblo

Super Moderator
El director general de Ford, Jim Hackett, dijo el martes que confía en que las negociaciones comerciales marcadas por las amenazas de aranceles contra los vehículos importados resulten en un marco que brinde equilibrio y estabilidad.

El ejecutivo de la segunda principal fabricante automotriz de Estados Unidos dijo que las empresas desean un equilibrio en los aranceles. Expresó confianza en que el presidente Donald Trump esté trabajando arduamente al respecto en momentos en que el gobierno negocia acuerdos comerciales.

Trump ha amenazado con imponer aranceles a los vehículos y autopartes de importación, expresamente de China y Europa y recientemente de México. Expertos de la industria automovilística afirman que los aranceles, en especial los que se apliquen a México, causarían estragos al sector y elevarían los precios de los vehículos porque todas las unidades construidas en Estados Unidos contienen partes importadas de otras naciones.


El director general de Ford dijo al Club Económico de Detroit que el comercio con Estados Unidos es unilateral y debe ser modernizado. Confió en que el asunto sea resuelto este año.

“El esquema no corresponde a la evolución del mundo”, declaró Hackett en referencia al comercio internacional.

Ford CEO Jim Hackett says he is hoping for balance and stability in what is now an unstable tariff environment (April 9)



Tap to unmute
Hackett también señaló que Ford estará preparada para la próxima recesión porque se está reestructurando a fin de optimizar recursos. La compañía está dejando de producir sedanes en Estados Unidos, cerrando fábricas internacionales y reduciendo miles de empleos administrativos.

Ford, dijo el ejecutivo, utilizará vehículos conectados a internet para resolver la información discrepante sobre cuándo cambiar el aceite. En la actualidad, dijo Hackett, los propietarios de vehículos Ford se ajustan a cambiar el aceite como les indique una pegatina en el parabrisas, las luces del tablero y el manual de instrucción del propietario, pero la información es incongruente.

La compañía trabaja para modificar esa situación con una luz en el tablero que indique el intervalo del cambio de aceite no basado en el kilometraje (millaje) sino en la forma como se utilizó el vehículo. El dueño del vehículo podrá de esta manera programar sus cambios de aceite con el concesionario, apuntó.
 

droblo

Super Moderator
El diálogo comercial entre China y Estados Unidos estaba “avanzando” tras nueve rondas de consultas que buscan acabar con la disputa que remeció las perspectivas económicas globales, dijo un funcionario chino el jueves.

En los últimos contactos se lograron “nuevos avances considerables”, dijo el vocero del Ministerio de Exteriores chino, Lu Kang en su informe diario a la prensa.

“También consideramos que la consulta avanza. Esperamos que las dos partes puedan seguir trabajando juntas para responder debidamente a sus respectivas inquietudes sobre la base del respeto mutuo, la igualdad y el beneficio mutuo”, dijo Lu.

Por su parte, el vocero del ministerio de Comercio, Gao Feng, dijo que se registraron “nuevos avances” en las conversaciones.

Las partes se encontraban en “estrecha comunicación con todos los enfoques efectivos”, dijo Gao. “No ahorrarán esfuerzos en las negociaciones en el sentido de implementar el importante consenso al que arribaron ambos líderes”.

En el diálogo de tres días de la semana pasada en Washington se abordaron asuntos como la transferencia de tecnología, la protección de los derechos de propiedad intelectual, medidas no arancelarias, agricultura y aplicación de acuerdos.


La delegación estadounidense está encabezada por el representante comercial, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y la china por el viceprimer ministro, Liu He. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo previamente que “resta trabajo importante por realizar” antes de poder llegar a un acuerdo.

El gobierno de Trump alega que China roba tecnología y obliga a las empresas estadounidenses a revelar secretos comerciales en su afán de alcanzar a Estados Unidos en su predominio tecnológico. Washington ha impuesto aranceles sobre bienes chinos por valor de 250.000 millones de dólares, y Beijing ha replicado con aranceles sobre importaciones estadounidenses por valor de 110.000 millones.

Los expertos del Banco Mundial, el FMI y otros han reducido sus perspectivas de crecimiento de la economía global debido en parte a los perjuicios provocados por el diferendo entre ambos países, que lleva a las empresas a reducir sus inversiones.

La situación se distendió parcialmente desde que Trump y el mandatario chino Xi Jinping se reunieron en Buenos Aires a fines del año pasado y Washington suspendió su plan de elevar los aranceles para facilitar las negociaciones.
 
Arriba