Hilo de drones

Johngo

Well-Known Member
NOTA: era esperado, ¡ ahora por fin me van a traer el almuerzo !!



Amazon usó un dron para entregar una bolsa de pochoclo a un domicilio de la zona rural de Inglaterra. Se trata del primer viaje comercial de una tecnología que constituye el paso más audaz que da el grupo norteamericano hacia la automatización de los envíos.

El producto fue entregado la semana pasada, junto con un dispositivo Amazon Fire TV, en el jardín trasero de un cliente identificado como Richard B, quien según la compañía había hecho la compra trece minutos antes.

Un dron varias veces más grandes que un "Frisbee" despegó con su carga desde un contenedor que Amazon construyó para brindar servicios a los dos clientes que están formando parte de la prueba experimental. Ambos viven en una superficie de 13 kilómetros cuadrados regida por normas especiales que Amazon acordó con la Autoridad Civil de Aviación británica (ACA).

El servicio está disponible los siete días de la semana durante las horas con luz de día, si bien las normas de la ACA exigen que los vuelos sean suspendidos en caso de inclemencias climáticas. La noticia de la prueba llega después de que la semana pasada la compañía anunciara que había inaugurado en Seattle una tienda física de comestibles sin caja. El comercio, que actualmente está abierto sólo para un grupo selecto de empleados de Amazon, automáticamente registra lo que los clientes retiran de los estantes, eliminando la necesidad de pasar por la caja. El costo de la compra es cargado directamente a la cuenta de Amazon.

Los drones de entrega de Amazon pueden transportar objetos dentro de un receptáculo del tamaño de una caja de zapatos y el peso de la carga no debe superar los 2,3 kilos.

Los reguladores británicos han sido los más permisivos del mundo en lo que respecta a permitir pruebas con vehículos voladores autónomos, si bien insisten en que Amazon cuenta con humanos que observan la ruta para intervenir en caso de que el dron tenga probabilidades de cometer una peligrosa equivocación.

Amazon desde julio ha volado vehículos autónomos en suburbios específicos de Gran Bretaña a altitudes de 400 pies, cuando obtuvo el permiso del gobierno para operar sus vehículos bajo las condiciones del mundo real.

Un foco clave de la investigación de Amazon está puesto en la tecnología que permite a sus drones percibir obstáculos que se interpongan en su camino. Amazon espera ofrecer el servicio Prime Air a docenas de clientes en Cambridgeshire en los próximos meses, antes de invitar a otros cientos a participar de las pruebas. Financial Times
 
Última edición por un moderador:

droblo

Super Moderator
Más drones podían sobrevolar poblaciones estadounidenses como resultado de un programa piloto del gobierno del presidente Donald Trump para aumentar el uso comercial y gubernamental de aparatos aéreos a control remoto.

El presidente dio su visto bueno el miércoles al firmar una orden que aumentaría la cantidad y complejidad de los vuelos de drones.

Un memorando presidencial otorgaría excepciones a las actuales regulaciones de seguridad para que se puedan realizar pruebas con drones.

Las poblaciones, estados y tribus escogidas para participar desarrollarían sus propios programas pilotos. No hay límites a la cantidad de poblaciones que pueden participar.

La Administración Federal de Aviación, FAA por sus siglas en inglés, supervisaría todos los programas. La agencia otorgaría exenciones, de ser necesarias, a las regulaciones que ahora restringen las operaciones. Algunos ejemplos de esto son prohibiciones a vuelos sobre personas, vuelos nocturnos y vuelos que van más allá de la vista del operador del dron.

Fabricantes y comerciantes de drones que quieren volar drones han abogado por regulaciones menos restrictivas. Trump habló sobre el asunto con líderes de la industria en junio, durante una reunión en la Casa Blanca.

En los últimos dos años, la FAA ha registrado más de un millón de drones, la mayoría pertenecientes a aficionados. Ahora hay más drones que aparatos aéreos registrados en Estados Unidos.

Restricciones de seguridad a vuelos de drones han limitado el uso de estos aparatos, y empresas estadounidenses de tecnología que procuran probar y vender drones comerciales lo han hecho en el extranjero. Por ejemplo, Project Wing, de Google, está probando drones en Australia, y Amazon está probando entrega de productos con drones en el Reino Unido.
 

droblo

Super Moderator
Una nueva ley bajo consideración del Congreso de Estados Unidos contiene una cláusula casi desapercibida que le daría a las agencias de seguridad la autoridad de monitorear, interceptar y derribar cualquier dron que sea considerado una amenaza incluso sin la aprobación de un juez.

Los partidarios de la norma la califican como necesaria en una era en que algún terrorista podría aprender a usar una aeronave teledirigida para perpetrar un ataque en medio de la población civil. Han dicho que el grupo Estado Islámico ha estado usando drones con bombas en Irak.

Sin embargo, defensores de la privacidad ciudadana denuncian que la ley le daría al gobierno una potestad ilimitada para decidir cuál dron es una amenaza y cuál no. Afirman que le permitiría a las fuerzas del orden impedir el uso de drones para la cobertura noticiosa de protestas o de lugares controversiales como los actuales centros de detención para migrantes.

La cláusula está enterrada en un texto grueso que estipula la asignación de 1.700 millones de dólares para tareas de reconstrucción por desastres naturales y autoriza programas de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés), que supervisa el uso de drones. La Cámara de Representantes aprobó la medida el miércoles por 398 a favor y 23 en contra y el Senado probablemente le enviará al presidente Donald Trump para su promulgación en los próximos días. En julio, la Casa Blanca intimó que está a favor de la nueva norma sobre los drones.

El senador republicano Ron Johnson propuso este año la cláusula que le permitiría al Departamento de Seguridad Nacional y al Departamento de Justicia desarrollar un sistema para detectar, monitorear y derribar drones. Las autoridades tendrán la potestad de infiltrar la señal electrónica de la nave y controlarla.

La medida, sin embargo, nunca fue debatida exclusivamente por el Senado o por la cámara baja. En lugar de ello, tras negociaciones privadas, fue insertada en el parte de gastos para la agencia de aviación.
 

droblo

Super Moderator
Jeff Bezos lanzó una atrevida predicción hace cinco años: que pronto drones de Amazon estarían enviando paquetes a las casas de sus clientes.

Pues, los clientes todavía esperan.

Y no que claro cuándo, si es que algún día, esta iniciativa particular del jefe de Amazon se convertirá en realidad.

Bezos se hizo multimillonario al revolucionar el comercio minorista. Pero superar las trabas burocráticas y afianzar las medidas de seguridad que deben tener esos aparatos voladores no tripulados son al parecer obstáculos ni siquiera el hombre más rico del mundo puede obviar.

El resultado es que Bezos no ha podido cumplir su promesa, hecha en diciembre del 2013 en una entrevista con el programa “60 Minutes” de la CBS, de que en cinco años las entregas se harían por drones.

Es posible que llegue el día en que se transporten medicamentos vía drones a personas en zonas rurales o remotas, pero la entrega de bienes der consumo común no se ve en el horizonte. A los drones hay que recargarles la batería a menudo, y además despiertan temores de pérdida de privacidad.

“No creo que en el futuro próximo vamos a ver drones entregando comida o pañales a una vivienda en los suburbios”, opinó Colin Snow, analista experto en Drones.

El uso de drones ha aumentado en algunos sectores, pero por lo general, han sido ajenos al de las ventas al detal o cualquier actividad directa con los consumidores.

El gobierno estima que unos 11.000 drones comerciales operan en el espacio aéreo estadounidense, y se calcula que la cifra ascenderá a 450.000 en el 2022. Se usan para la minería y la agricultura en zonas rurales, y para la inspección de cables eléctricos y tuberías de agua.
 

droblo

Super Moderator
Una compañía de tecnología israelí asegura que su sistema contra drones está despertando gran interés luego del caos ocasionado la semana pasada tras el avistamiento de estos dispositivos en el aeropuerto londinense de Gatwick.

La compañía israelí Skylock está en una industria en crecimiento que se especializa en detectar y derribar drones intrusos al interrumpiendo sus frecuencias.

La compañía dijo el martes que las consultas sobre su producto aumentaron 40% desde el episodio en Gatwick.

El gerente de producto Asaf Lebovitz dijo que la compañía, que surgió para desactivar drones militares en Siria, cambió su enfoque hacia aplicaciones comerciales y ha sido contactada por aeropuertos en América del Norte y Europa.

Noam Milstein, jefe de operación de drones de la Autoridad de Aviación Civil de Israel, dijo que tales sistemas “obviamente se están volviendo cruciales para evitar las incursiones con drones de quienes no se preocupan por las regulaciones vigentes”.
 

droblo

Super Moderator
El aeropuerto Heathrow de Londres suspendió brevemente el martes los despegues luego de reportarse el avistamiento de un dron, apenas tres semanas después de que varios reportes similares causaron caos en el cercano aeropuerto de Gatwick.

La suspensión de los despegues de Heathrow, uno de los más transitados del mundo, fue anunciada poco después de las 6 de la tarde del martes, una medida que el aeropuerto dijo que tomó como precaución.

La Policía Metropolitana de Londres dijo que a aproximadamente las 5:05 de la tarde recibió el reporte de un dron “en las inmediaciones del aeropuerto Heathrow”. La policía y autoridades aeroportuarias investigaban el reporte, que no había sido confirmado.

Los vuelos salientes se reanudaron unos 90 minutos después.

El aeropuerto dijo que “con base en procedimientos de operación estándar, trabajando con el control de tráfico aéreo y la policía metropolitana, hemos retomado las salidas de Heathrow tras una suspensión breve”.

El cierre temporal de despegues en Heathrow ocurrió después del cierre del aeropuerto de Gatwick de Londres antes de Navidad, durante porciones de tres días consecutivos debido al reporte de decenas de avistamientos de drones. El cierre de Gatwick dejó varados o demoró a más de 100.000 viajeros, la peor interrupción relacionada con drones en un aeropuerto internacional.

Los responsables de esos drones no han sido localizados y nadie se ha adjudicado el hecho.

El aeropuerto de Heathrow es un cruce importante en el mundo, al ofrecer servicio a 78 millones de pasajeros en 2017. A él llegan 81 aerolíneas que vuelan a 204 destinos en 85 países y su destino más popular es Nueva York.
 

droblo

Super Moderator
Wing Aviation, una filial de Google, recibió autorización federal para realizar entregas comerciales con drones.

Es la primera vez que una compañía consigue la certificación federal de transportista aéreo para entregas con drones.

Con el permiso de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés), Wing Aviation podrá operar vuelos de drones con fines comerciales en parte de Virginia, lo que planea hacer este mismo año.

La FAA dijo el martes que la compañía cumplió los requisitos de seguridad al participar en un programa piloto en Virginia con Mid-Atlantic Aviation Partnership y Virginia Tech, y al efectuar miles de vuelos en Australia en los últimos años.


“Este es un paso importante para la evaluación e integración segura de drones en nuestra economía”, dijo la secretaria de Transporte, Elaine Chao, en un comunicado.

Wing dijo que la aprobación “significa que podemos comenzar un servicio comercial para la entrega de artículos desde un negocio local hasta las casas, en Estados Unidos”.

La compañía no especificó qué empresas podrían utilizarla para hacer entregas comerciales. Señaló que tiene previsto dedicar los próximos meses a demostrar su tecnología y a responder preguntas de personas y empresas en Blacksburg y Christiansburg, Virginia.

Wing dijo que “solicitará retroalimentación con el objetivo de realizar pruebas este año”.

Agregó que para conseguir la certificación de la FAA tuvo que demostrar que una entrega con dron será menos riesgosa para los transeúntes que con automóvil. La compañía señaló que sus drones han efectuado más de 70.000 vuelos de prueba y más de 3.000 entregas a clientes en Australia.

La compañía afirma que las entregas con drones eléctricos tienen muchos beneficios: Las medicinas y alimentos pueden llegar con más rapidez, los aparatos serán especialmente útiles para los consumidores que necesitan asistencia mientras viajan, y pueden reducir el tránsito y las emisiones.
 
Arriba