Hilo Banco Sabadell

droblo

Super Moderator
Sabadell tiene el PER más bajo del sector bancario español: 6,3 (Bankinter tiene el más alto: 11,11, la media es 7,7)
y una rentabilidad esperada por dividendo del 7%, la segunda más alta del Ibex tras Mediaset (11%)
 

droblo

Super Moderator
l supervisor aumenta del 1,75% al 2,25% la exigencia de solvencia ligada al perfil de riesgo del banco y establece un colchón anticíclico del 0,14% sobre activos ponderados por riesgo. Sabadell ha dado a conocer la exigencia de capital individualizada que el BCE le ha demandado para 2019. El supervisor ha elevado su requerimiento de recursos propios de máxima calidad (CET1) hasta el 9,64%, al advertir un mayor perfil de riesgo en la entidad. Pese al incremento, Sabadell, que cerró 2018 con una solvencia del 11,98%, supera el listón fijado con un colchón de 234 puntos básicos. El banco, por tanto, no tendrá limitaciones en el pago de dividendos, bonus y cupones de su deuda híbrida. Sabadell vincula el alza en la exigencia de recursos propios con dos factores. Por un parte, la factura que ha tenido que afrontar por los problemas sufridos en la migración informática de su filial británica TSB. Por otra, el BCE no ha tenido en cuenta las ventas de carteras inmobiliarias realizadas en los últimos meses, "dado que el criterio técnico adoptado en la evaluación de 2019 considera estas operaciones en el momento de su cierre". Sabadell acordó el pasado año la venta de 12.200 millones en activos problemáticos, lo que ha reducido su saldo de activos no rentables en balance del 2,9% al 1,8%. El cierre de estas transacciones aún tiene que formalizarse. Desglose de la petición de capitalEl capital del 9,64% incluye: el Pilar 1 o exigencia mínima de fondos propios que se aplica a todos los bancos de modo estándar (4,5%), el colchón de conservación de capital (otro 2,5%), el requerimiento del Pilar 2 (P2R), el listón público que se fija de modo individual para cada banco teniendo en cuenta su perfil de riesgo (2,25%), el colchón como banco sistémico local (0,25%) y un plus de capital anticíclico (0,14%). Este último no se le ha exigido hasta el momento a ningún banco español. El requerimiento de Pilar 2 ha subido al 2,25%, desde el 1,75% fijado el pasado año. Adicional a éste, no obstante, el BCE también fija una guía de Pilar 2, un segundo plus de solvencia que también se determina de modo individual. Esta guía, sin embargo, es confidencial y no se comunica al mercado. Sabadell ha especificado que el alza del requerimiento de Pilar 2 ha sido parcialmente compensado por una mejora de la guía. Considerando ambas referencias, la demanda final de capital por perfil de riesgo crece en 25 puntos. Pay out del 50%La entidad ha precisado que este año prevé un refuerzo orgánico de capital de 50 puntos básicos, asumiendo su actual política de pay out del 50% (porcentaje del beneficio destinado a dividendos) y el crecimiento estimado de los activos ponderados por riesgo, una de las dos variables que determinan la ratio de capital. Este incremento también contribuirá a una mejora del valor contable tangible por acción de más del 5%, ha anticipado Sabadell. El grupo, además, acaba de lanzar el proceso de venta de su promotora Solvia, operación que se suma a las ventas de carteras y del servicer inmobiliario pactadas en 2018. "El capital generado con estas operaciones permitirá absorber los impactos exigidos por la nueva norma IFRS16 (arrendamientos de activos), así como los esperados en el ejercicio TRIM (revisión de modelos internos de capital realizada por el BCE)", ha dicho el grupo. Perspectivas para 2019De cara a este año, Sabadell prevé un incremento de su margen de intereses de entre el 1% y el 2%. Las comisiones se acelerarán a tasas de un dígito y los resultados por operaciones financieras alcanzarán una horquilla entre 80 y 100 millones. La eficiencia (gastos sobre ingresos y es mejor cuanto más baja) estará en el 55% y el coste del riesgo en 45 puntos básicos. TSB tendrá una "pequeña contribución positiva" al grupo.
 

droblo

Super Moderator
El presidente y el consejero delegado de Banco Sabadell, Josep Oliu y Jaime Guardiola, han renunciado a percibir la retribución variable de 2018 que les correspondía debido al impacto en los resultados del banco de la migración de su filial británica TSB y las circunstancias extraordinarias del ejercicio, según consta en el informe de remuneraciones remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).


Banco Sabadell cerró 2018 con un beneficio neto atribuido de 328,1 millones de euros, un 54,2% menos respecto al ejercicio anterior. Los directivos han decidido renunciar a los bonus de casi 656.000 euros de Oliu y de 563.500 euros de Guardiola, que en conjunto suman casi 1,22 millones de euros, para alinearse “con aquellas unidades y personas que, a pesar del esfuerzo realizado en la postmigración que había permitido restablecer la normalidad, no habían percibido la retribución variable del ejercicio”, según la entidad.

El nivel de cumplimiento de objetivos de la retribución variable a corto plazo de 2018 se situó en el 61,83% del total, mermado por el impacto en resultados de los mayores costes previstos en la migración de TSB.

La retribución fija del presidente de la entidad se mantuvo estable respecto al año anterior, en 1,7 millones de euros, mientras que la del consejero delegado se elevó un 2,9%, hasta 1,35 millones de euros. Además, Sabadell realizó una aportación a planes de previsión social de Oliu de 36.071 euros, y de 761.761 euros para Guardiola.
 
Arriba