Filosofando

Johngo

Well-Known Member
Filosofando por los problemas de Warren Buffett

En su caso yo tendría un consejo de videntes (no + de cuatro)
Además es más fácil para Warren consultando por SECTORES (aeronáutico, textil, biofarmacos etc.)

En la actualidad yo no tengo ninguno/a, pero hace años y más joven incursione por curiosidad de ver hasta donde acertaban y confieso que nunca utilice alguno para comprar acciones.

En mi vida debo haber consultado unos 15 videntes hasta que finalmente me encontré con una vidente que era capaz de acertar cualquier cosa llamándola simplemente por teléfono. Era impresionante, indescriptible.

Al consultar por sectores es más viable ya sea sectores que pueden ser alcistas o bajistas, yo lo haría porque hay dos factores que vuelven locos a los analistas 1) El conflicto China—EEUU, 2) El Coronavirus o covid-19 encimados.

FORO REFERENTE: https://www.euribor.com.es/foro/index.php?threads/¿vd-perdió-algo-en-la-bolsa-warren-buffett-perdió-mas.61606/
 

droblo

Administrator
Virulencia

La libertad no se regala, la debe conquistar cada uno



Episodios como el que ahora sufrimos suelen influir en el giro de las ideas. No sabemos cómo será la comunidad que emerja de la peste, pero algo habrá cambiado en el registro de valores de los ciudadanos, aunque no podemos adivinar hacia dónde se orientarán. La experiencia lúcida, la que es imposible de negar, es haber vivido nuestra sustancia civil como cosas, como mercancías, como ganado estabulado. No hemos sido humanos durante meses, una vida.

No es una situación desconocida, es la que vivieron de un modo infinitamente trágico los judíos o los súbditos del comunismo durante el siglo XX. Así pues, es algo sabido, pero nosotros lo conocemos ahora bajo el poder de las máquinas. Primer susto, el Gobierno puede acarrearnos con extrema facilidad hacia nuestra salvación o nuestra ruina sin que sepamos defendernos. Segundo, la formación intelectual queda reducida a las pantallas. Tercero, el Gobierno se puede permitir la más perfecta nulidad e incompetencia porque lo único que ofrece como justicia mental y moral son números y oponerse a los números es caer en su poder. Los medios de información abren todos los días con unos cálculos que nos indican cuál irá siendo nuestro destino técnico.

Se confirma, por tanto, lo que descubrió la filosofía del último siglo, puro Heidegger: los humanos somos mercancías y la política es un ejercicio técnico al servicio de los demagogos. Estos, a su vez, no saben a dónde van ni les importa, pero se agarran al poder cuanto pueden porque así creen escapar al mercado por arte de brujería. De ahí que no existan jefes o presidentes: las decisiones las toman unos asesores venales que manipulan los números y manejan técnicamente a las masas.

La libertad no se regala, la debe conquistar cada uno.

 

Johngo

Well-Known Member
Efectos psicológicos del coronavirus

La situación sanitaria que estamos viviendo está causando entre la población síntomas como: nerviosismo, incertidumbre, miedo, falta de apetito, dificultades para conciliar el sueño…

El distanciamiento social está generando alteraciones, no llevamos demasiado bien estar alejados de los nuestros, no poder verlos, ni abrazarlos debido al confinamiento de estar en casa aunque hay otras alternativas que sí están en nuestra mano: llamarles, hacer videollamadas donde nos podamos ver…

No dejes que crezca la hierba en el camino de las relaciones humanas, ahora es el momento de acercarnos más a aquellas personas con las que hace tiempo no tenemos contacto debido al ritmo frenético de nuestro día a día, ahora no hay excusas; debemos pensar que llegará el día que venceremos entre todos esta epidemia y podremos volver a abrazarnos, pero por ahora debemos seguir las recomendaciones por parte de las instituciones sanitarias. El hecho de que nuestra rutina se haya modificado, el hecho de tener menos actividad: no salir, no hacer ejercicio físico al aire libre… Genera cierto nivel de estrés y ansiedad.
 

droblo

Administrator
Un profesor de la Universidad de Cornel, Dennis Regan, hizo un curioso experimento. En una sala se sometió a dos individuos a unas largas pruebas, habiendo un descanso de por medio.


Uno de los dos individuos era el cómplice del profesor y la prueba realmente era lo que ocurría en ese descanso, cuando el otro individuo no se sentía observado y actuaba de una manera normal. Lo que hacía el cómplice era salir de la sala y volver con unas Coca- Colas: «Le pregunté al profe si podía tomar una Coca-Cola, y me dijo que no había problema, sí que cogí una para ti.»


Este mismo experimento se repetía en otra sala pero el cómplice NO traía ninguna Coca-Cola.



Una vez finalizado la supuesta prueba, el cómplice comentaba a su compañero que estaba vendiendo unos boletos para una rifa y que si él era el que más vendía ganaba un premio, así que cualquier ayuda sería buena para él.


¿Cuál fue el resultado?


Aquellos que habían sido invitados previamente a una Coca Cola compraron de media el doble de boletos que quienes se quedaron sin refresco. Una pequeña invitación duplicó las ventas.


El poder de la reciprocidad nos hace sentirnos en deuda en una medida mucho mayor que el valor de su regalo original, de ahí que muchos hombres sigan invitando a copas…
 

droblo

Administrator
LAS REGLAS DEMOCRÁTICAS
DE ARISTÓTELES
1. “Elegir todas las magistraturas entre todos”.
2. “Que todos manden sobre cada uno y cada uno, por turno,
sobre todos”.
3. “Que los cargos públicos se designen por sorteo, todos o los
que no requieran experiencia y conocimientos técnicos”.
4. “Que la misma persona no ejerza dos veces el mismo cargo
público o solo en casos excepcionales”.
5. “Que la misma persona ocupe pocos cargos públicos, con
excepción de los relacionados con la guerra”.
6. “Que todos los cargos públicos sean de corta duración, o al
menos aquellos en los que sea posible”.
7. “Que todos los ciudadanos, elegidos entre todos, administren
justicia. Y que lo hagan sobre todas las materias o sobre la mayoría
y, en cualquier caso, sobre las más importantes y primordiales: la
rendición de cuentas, la constitución y los contratos privados”.
8. “Que la Asamblea del pueblo tenga soberanía sobre todas las
cosas, o sobre las más importantes. Ningún cargo público tendrá
soberanía sobre nada o, en todo caso, sobre asuntos de escasa
importancia”.
9. “Que ningún cargo público sea vitalicio, y si alguno queda todavía,
procedente de alguna costumbre antigua, debe despojársele
de su poder y hacer que sea sorteable en lugar de electivo”.
 

droblo

Administrator
¿Lo más triste de la economía ahora? Que seguimos hablando de las mismas reformas que se debieron hacer en la última crisis y no se hicieron: gasto público, educación, pensiones, empleo, industrialización, sostenibilidad, nuevo modelo productivo... Exactamente las mismas.
Vicente Lozano
 

droblo

Administrator
Abraham Lincoln preguntó una vez a una audiencia cuántas patas tiene un perro si cuenta la cola como una pata.
Cuando respondieron "cinco", Lincoln les dijo que la respuesta era cuatro.
El hecho de que llamaras a la cola pata no lo hizo pata.
 

droblo

Administrator
"Cuidado con el hombre que habla de poner las cosas en orden. Poner las cosas en orden siempre significa poner las cosas bajo su control." Denis Diderot
 

Johngo

Well-Known Member
Mi madre siempre decía: cuanto más mayor te hagas, mejor te harás, excepto si eres un plátano
(Betty White)

La cuestión es no ser un plátano, cosa que no es fácil de percibir en ocasiones. Y una vez aclarado, lo importante es no dejar de buscar el desarrollo de esos talentos que todos tenemos, proceso que nos gratifica y que nos mantiene activos a lo largo de la vida. Pasan los años, pero lo hacen alrededor, al margen de que también impacten en el físico. Lo chulo es verse en el espejo y no reconocer a esa persona, porque los espejos no recojen lo que no se ve, la personalidad, el sentido del humor, el conocimiento o la inmadurez, por ejemplo.

De entre todo, recomiendo el sano cultivo del humor. Hace la vida más placentera, permite sentirse como un niño y, además, un toque de ironía fina es enormemente gratificante, aún más cuando se aplica a uno mismo. Por Ramón Morell



JHG
 
Arriba