El precio de la electricidad lleva un 70% de impuestos ...

Es obvio que Pedro Sánchez ha tenido todo a favor. Tras una moción de censura en junio de 2018 contra Mariano Rajoy, y que se consiguió con 8 partidos diferentes, el futuro no parecía fácil para el PSOE. Aguantó hasta las Elecciones generales de noviembre de 2019, y tampoco tuvo mayoría absoluta. Hasta que llego el Coronavirus como tabla de salvación. Todo quedó paralizado, y, de hecho, la Administración funciona con cita previa … o no funciona. Durante dos años hemos hablado de covid-19, y no había otros problemas en España.
Hasta que ha llegado el gran problema del precio de la electricidad.
Hay que recordar que alrededor del 70% de la factura eléctrica son
costes regulados que están compuestos en gran parte por impuestos.
La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha dicho que, junto a una "reforma seria de la fiscalidad energética", en la que el Gobierno ya trabaja, "no es descartable que, ante una situación tensa, como la actual, haya que volver a hacer lo que ya hicimos en su momento"… En 2018 suspendieron por seis meses el impuesto a la generación eléctrica del 7% y se introdujo una exención en el Impuesto de Hidrocarburos para desactivar el gravamen conocido como "céntimo verde" en los combustibles para producción eléctrica.
El gran problema surge cuando, como no les interesa perder ingresos, tienen que decir eso de que Europa no lo aprueba. Y en esto del precio de la electricidad no vale. Si reducen sus impuestos al 50%, el tema estaría resuelto. Y es lo que tienen que “estudiar”. Verán como no tocan este tema. Se han limitado a bajar el IVA …
Porque lo de estar en Europa está muy bien. Pero sorprende, y mucho, ver un anuncio de leche chocolateada en el que el gran reclamo es la leche letona. Cuando nuestros productores de leche la tienen que tirar porque no cobran ni los costes …
Pero en este Gobierno hay “grandes expertos” que, seguro, sabrán justificarlo todo.
Y, Pedro Sánchez, que sabe mucho de marketing político, es un gran estratega para ponerse medallas de gran estadista internacional (recuerden su viaje a USA sin ser recibido por Biden) …
Y ahora tenemos el gran problema de Afganistán. Con esto, aunque Biden no mencionó a España cuando hablaba de los países activos, parece que Pedro Sánchez ha ido, otra vez, por su cuenta, para forjarse su propia campaña de líder salvador.
Ciertamente Biden ha cometido un error que tendrá duras repercusiones.
Pero España no puede hablar del Covid y de Afganistán para ocultar el grave problema del 70% de impuestos en la electricidad y de la leche Letona …
¿Creen, de verdad, que lo de los coches eléctricos va a ser tan rentable?

Mark de Zabaleta
 
Arriba