¿Por qué comemos palomitas de maíz en el cine?

efe

Administrator
Recientemente la revista Smithsonian relató en su publicación la historia de esta unión, cuyo origen comenzó en la Gran Depresión del 1929 y acabó instalándose definitivamente durante la II Guerra Mundial.

En los años veinte, los cines estaban reservados a las clases pudientes y aún mantenían un estilo decorativo parecido a una ópera o un teatro. Llenos de lámparas costosas, mullidas alfombras y demás objetos decorativos, los empresarios no querían que sus salas fuesen manchadas con ningún tipo de alimento, y se procuraba que la gente no entrara con comida a sus proyecciones.

Pero en 1927 cuando se introdujo el sonido, el cine se abrió a todo tipo de público. Ya no hacía falta saber leer para acudir a ver una película, así que con el crack del 29 y la Gran Depresión, el cine constituyó unos de las pocos entretenimientos para la población norteamericana, y dentro de esta salida de ocio el único lujo que se podían permitir era un cucurucho de palomitas, que compraban en los puestos callejeros situados a las entradas de las salas.

El público, con poco dinero y bastante hambre, necesitaba ser llenado con un producto barato que saciara en las largas sesiones cinematográficas y además que no costara demasiado

Así que cuando los dueños de las salas se percataron de este floreciente negocio, eliminaron al intermediario vendedor y comenzaron a gestionar ellos mismos directamente esta actividad, con la consiguiente subida de los beneficios en la sala, muchas de los cuales pudieron sobrevivir a esta época gracias a la venta de palomitas y otros snacks.

 

eusiz

Member
Si, es muy raro que las palomitas son el atributo cierto de una visita al cine. No me gustan palomitas absolutamente, pero cuando vengo al cine de todos modos tomo el vaso de palomitas más pequeño
 

Degro

New Member
No llevo necesariamente palomitas de maíz conmigo al cine, aunque en la mayoría de los casos precisamente las elijo. Probablemente este es un estereotipo al que todos estamos acostumbrados, que es necesario comprar las palomitas de maíz.
 
Arriba