Articulos

Deja de procrastinar

El trabajo pesado es por lo general la acumulación de tareas livianas que no se hicieron a tiempo.

Henry Cooke

Si estás leyendo este artículo, o te interesa realmente el mundo del empleo o simplemente, estás procrastinando. Suena muy feo, pero procrastinar es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse (estudiar o trabajar), sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables, como leer este blog 😉

La procrastinación tiene principalmente 3 razones:

  • Por evasión, cuando se evita empezar una tarea por miedo al fracaso. Es un problema de autoestima.
  • Por activación, cuando se posterga una tarea hasta que ya no hay más remedio que realizarla. Es un problema contrario al anterior.
  • Por indecisión, típico de las personas indecisas que intentan realizar la tarea pero se pierden en pensar la mejor manera de hacerlo sin llegar a tomar una decisión.

Así que hoy vamos a ver 3 estrategias para combatir este mal hábito que destruye las carreras de muchas personas.

Ser realistas con nuestra “fuerza de voluntad”

Muchas veces pensamos más en el futuro que en el presente, hacemos algo pero pensamos que la próxima vez lo haremos mejor. Nosotros valemos mucho y estamos convencidos de que hoy nos ha pillado el toro pero nunca volverá a repetirse la situación.

Intenta ser realista y asume que tu fuerza de voluntad es limitada, y que no siempre serás capaz de llevar adelante ciertos retos y tareas que te provocan ansiedad, tienes tus limitaciones y quizás necesites pedir ayuda.  A veces, símplemente planificando las cosas a tiempo puede ser una gran ayuda.

Hacer un plan es algo más que decidir qué medidas concretas se deben adoptar para completar un proyecto. Es  también decidir dónde y cuándo deben tomarse las decisiones.

Si no he recibido noticias de recursos humanos para el final del día, entonces voy a llamar mañana a las 9 am.

En cuanto me den las 2 pm, voy a dejar lo que estoy haciendo y voy a comenzara trabajar en el informe que mi jefe me ha pedido.

Si mi jefe no me dice nada sobre mi aumento de sueldo en la reunión, entonces voy a mencionarlo antes de que acabemos.

Al decidir de antemano exactamente lo que vamos a hacer, y cuándo y dónde vas a hacerlo, seguramente lo harás.

Métele miedo al cuerpo

Hay varias maneras de alcanzar un objetivo. Para algunas personas, hacer bien un trabajo significa un logro más, una oprtunidad más alcanzada y lograda, en terminos económicos es “maximizar el beneficio”, sin embargo, para otros, hacer un trabajo es el peligro de perder posiciones en la empresa; son posibilidades de fracaso e intentan “minimizar pérdidas”.

Aunque pueda sonar extraño, las personas con el segundo enfoque (el de minimizar las pérdidas) tienden a procastinar menos ya que el miedo a las pérdidas suele ser una emoción más fuerte que el amor a los beneficios. El temor ante un fracaso nos puede dejar varias noche sin dormir y en una situación de tensión que nos obligue a acabar de una vez el trabajo.

Sé que esto no va a sonar muy divertido, pero probablemente no hay mejor manera de dejar de malgastar el tiempo que pensar seriamente en todas las graves consecuencias que puede tener el seguir sin hacer nada. No es un pensamiento positivo pero nos hace actuar ya.

Nunca te etiquetes como un “Procrastinador”

Nunca subestimes el poder de etiquetado. Innumerables estudios han demostrado que cuando una persona se le da un rasgo de la etiqueta como “generoso”, “tímido” o “creativo”, comienza a comportarse de una manera coherente con la etiqueta, incluso aunque rara vez lo haya hecho en el pasado. Dile a una persona normalmente reservada que en una prueba ha obtenido una puntuación elevada en la “extraversión”, y verás que empezarará a hablar por los codos, sin darse cuenta de que su comportamiento ha cambiado.

Así que si alguna vez te has autoetiquetado como un perezoso, tu cerebro, en un nivel inconsciente, te cree. E inconscientemente,  actuará en consecuencia. Al igual que cualquier otra profecía autocumplida, se seguirá postergando para ajustarse a la identidad que te has dado.

Procrastinar es algo que se hace, no algo que se es. El rechazo de la etiqueta es el primer paso para vencer el comportamiento de una vez por todas.

¿Te consideras una persona “procrastinadora”? ¿En qué aspectos de tu vida? ¿Por evasión, por activación o por indecisión?

Related Articles

6 thoughts on “Deja de procrastinar”

  1. Mi problema es que cargo con mas trabajo del que puedo, tanto en casa como en el trabajo, pero es que me lo adjudico yo. Esto tiene otro calificativo.

  2. Yo, como el chistoso del 3.
    Mañana lo hago… si algo es urgente… vamos que me pilla el toro… me dan las tantas y las cuantas pero lo hago. Lo veo todo tan sencillo que ya lo haré mañana. Por no ponerme ahora…Me busco muchas excusas para no hacerlo.

  3. hoy es el mejor momento de ser productivos y estar llenos de vida.si quiere hacer que un trabajo facil se haga dificil,solo necesita seguir postergandolo.Una tarea que se evita hacer es como una deuda impaga;solamente ha sido diferida y por ultimo tenemos que venir a pagar la cuenta.debemos de tener a Dios en nuestro corazon para tener esa fuerza de salir adelante y creer en nosotros mismos;estamos hechos a su imagen y semejanza.Bendiciones y exito para todos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close