Inicio Hipotecas Cuidado con esta trampa que ofrecen algunos bancos en las hipotecas

Cuidado con esta trampa que ofrecen algunos bancos en las hipotecas

0

Cuidado con esta trampa que ofrecen algunos bancos en las hipotecas 1

Cuando estás buscando una hipoteca sueles ver dos tipos de interés, uno con bonificaciones (un interés más bajo) y otra sin ellas (un interés más alto). Las bonificaciones son lo que antes llamaban “vinculaciones” y no deja de ser la obligación en contratar otros productos con el banco, como son la cuenta nómina, seguro del hogar, seguro de vida, etc. Si los contratas a cambio pagas menos de hipoteca.

Estas bonificaciones suelen bastante transparentes y merece la pena acogerse a ellas ya que a fin de cuentas son productos que vas a contratar sí o sí y al final resulta más cómodo si lo llevas todo al mismo banco, el problema viene cuando te intentan colar productos más delicados que te puedan llevar algún disgusto.

Tal es el caso de las tarjetas “revolving”, un tipo de tarjeta de crédito en apariendia muy cómoda en la que todas las compras o retiradas de efectivo que realices con ella, quedan aplazadas automáticamente. De esta manera permiten agrupar todas las compras del periodo y pagarlas íntegramente en la fecha de cargo elegida, sin intereses, o aplazar el pago a plazos (revolving), con intereses. Y aquí es donde viene el disgusto ya que se han dado muchos casos de consumidores se están enfrentando a deudas que no paran de crecer y se quedan atrapados en una espiral de deudas que se incrementan con intereses cada vez más altos y a veces incluso habiendo pagado la deuda han tenido que acudir a la justicia para cancelarla. A menudo las tipos de interés de estas tarjetas superan la usura elevándose hasta una TAE de entorno al 25%. Parecen tarjetas de crédito normales pero son muy peligrosas y en más de un caso han arruinado a algún cliente.

¿Cómo diferenciarlas?

  1.  La principal diferencia entre una tarjeta revolving y una de crédito “convencional” es  su funcionamiento. Si bien con ambas se aplaza el pago del gasto realizado, con la  tarjeta de crédito común esa deuda se abona en su totalidad el día fijado en el contrato  firmado con la entidad financiera, normalmente a final de mes.
  2.  Por su parte, con la tarjeta revolving se abona a plazos, en cuotas fijas mensuales.  Una cuota que se estipula en la firma del contrato del crédito revolving y que lleva a  aparejado unos elevados intereses que, incluso, el Tribunal Supremo ha considerado  como usura cuando superan la media de los intereses de las tarjetas de crédito,  aproximadamente, cuando supera el 20%.

Así que mucho cuidado con las bonificaciones que te ofrece el banco ya que a veces el único bonificado es él.

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz