Inicio Bolsa La difícil maniobra de los grandes fondos soberanos

La difícil maniobra de los grandes fondos soberanos

0

Los movimientos de inversión de los fondos soberanos se están alineando cada vez más con la industria de gestión de activos a nivel mundial a medida que maduran, y su creciente tamaño hace más difícil que hagan apuestas contrarias.

Pero el paso a asignaciones de inversión más convencionales podría suscitar dudas sobre su capacidad para intervenir y ayudar a apoyar la economía mundial en caso de recesión.

Los fondos soberanos de inversión durante mucho tiempo se destacaron como contrarios. Varios intervinieron y rescataron a bancos estadounidenses y europeos enfermos en la crisis financiera mundial, una medida que resultó muy rentable para muchos cuando más tarde vendieron sus participaciones. En 2012-14, mientras algunos fondos soberanos de naciones ricas en petróleo se desprendían de acciones y otros activos, otros inversores se pasaron a las acciones.

Durante el período 2016-18, las asignaciones de los fondos soberanos a los mercados privados, como el inmobiliario, la infraestructura y el capital privado, crecieron a un ritmo más lento que en años anteriores y a un nivel similar al de la industria de gestión de activos globales. También recortaron las acciones, el efectivo y la renta fija en un grado muy similar.

Muchos fondos soberanos están envejeciendo y eso es importante para la forma en que se aborda la asignación de activos, ya que cuando se está ampliando el fondo es más probable que simplemente se siga un modelo existente, es decir, que se refleje en los demás.

También hay una cuestión de escala. A medida que los fondos crecen, esto puede suponer una limitación en los mercados en los que quieren invertir. Todavía pueden hacer apuestas contrarias selectivas pero es probable que su cartera sea más fija.

Es probable que los cambios en la inversión de los fondos soberanos sean ampliamente estables en los próximos dos años, lo que indica que los cambios recientes en sus asignaciones fueron más estructurales que cíclicos. Eso podría hacer que fuera menos probable que intervinieran para comprar activos en dificultades en los mercados privados en otra recesión, como hicieron durante la crisis financiera mundial.

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz