Inicio Ahorro Calcula la cuota máxima que podrías pagar según tu nómina si solicitas...

Calcula la cuota máxima que podrías pagar según tu nómina si solicitas un préstamo

0

No hemos descubierto América, pero vale la pena recordarlo: nuestra capacidad de endeudamiento varía notablemente en función de nuestros ingresos. Pero, si vamos a solicitar un préstamo personal, ¿qué cuota podríamos considerar excesiva y cuál se ajustaría a nuestra capacidad de pago? Para resolver esta cuestión, podemos recurrir a la regla del 20%. 

El Banco de España y la CNMV consideran apropiado limitar al 20% de los ingresos la cantidad destinada al pago de deudas. Ojo, de todas nuestras deudas en su conjunto, salvo de la hipoteca. Es decir, que si tenemos contratado un préstamo personal y, además, una deuda con una tarjeta de crédito, lo ideal sería que la cantidad que pagamos cada mes para satisfacer las dos deudas no supere el tanto por ciento anterior. Si el prestatario tiene más de 55 años, los reguladores aconsejan rebajar el límite al 15%. Cualquier suma que supere dicha barrera, podría ser sinónimo de estar sobreendeudado. 

La regla anterior no computa si se tiene una hipoteca vigente para la adquisición de una vivienda de uso habitual, explican los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com. En tal caso, la barrera se elevaría al 35% o incluso al 40%, ya que se sobreentiende que el prestatario no tendría que hacer frente a un alquiler y, por lo tanto, podría dedicar un porcentaje mayor a pagar sus deudas. 

Lógicamente, no todo es blanco y negro. El tanto por ciento final que podremos dedicar a satisfacer nuestras obligaciones dinerarias dependerá de muchas variables. Por ejemplo, una persona que ingrese mensualmente 5.000 euros netos, probablemente podrá dedicar un tanto por ciento superior al 20%, mientras que otra que no llegue a los mil euros, quizá deba situar su límite por debajo de esa cifra. Asimismo, un individuo con hijos menores de edad tampoco podrá dedicar la misma cantidad que uno que no tenga personas a su cargo, aunque ambos cobren lo mismo. 

Si somos mileuristas, la cuota no debería superar los 200 euros

Pero ciñámonos a la regla del 20% y supongamos que no tenemos ninguna hipoteca activa. En este caso, si cobrásemos mil euros, sería aconsejable no dedicar más de 200 euros a satisfacer deudas. Si ganásemos 2.000 euros mensuales, la cifra se elevaría a 400 euros y si ingresásemos 3.000, a 600 euros. 

 

Escoger el plazo adecuado

Ajustar la relación entre deuda e ingresos a un rango saludable no siempre es fácil. Para rebajar la cuota de un préstamo con el objetivo de ajustarla a una proporción adecuada con respecto a nuestra nómina, podemos jugar con el plazo de la deuda. Pero sin olvidar que cuanto mayor sea la duración del crédito, más caro nos saldrá, ya que más intereses se generarán. 

Por ejemplo, si tenemos unos ingresos netos mensuales de 1.500 euros y nuestra edad no supera los 55 años, según la regla anterior podríamos permitirnos abonar una cuota de 300 euros sin poner en riesgo nuestra salud financiera. Supongamos, ahora, que necesitamos un préstamo de 5.000 euros y que nos lo conceden con un tipo de interés del 7%. En el ejemplo anterior, el plazo mínimo que deberíamos seleccionar sería de un año y medio, ya que en ese caso la cuota mensual sería de 293 euros, alrededor del 20% de nuestros ingresos (un plazo menor superaría la proporción de endeudamiento adecuada). Si quisiésemos ir un poco más desahogados, podríamos alargar el plazo a dos años, en cuyo caso la cuota mensual sería de 224 euros, alrededor del 15% de nuestro salario. En el primer caso, los intereses serían de 282 euros, mientras que en el segundo, de 373 euros. Si alargásemos más el plazo, aunque la cuota mensual se iría reduciendo, el coste del crédito cada vez sería más caro. 

Siguiendo con el ejemplo anterior, si en lugar de 1.500 euros, cobrásemos 2.000, podríamos permitirnos reducir el plazo del crédito a tan solo 13 meses. En ese caso, la cuota mensual sería de 400 euros y los intereses, de 207 euros.

El interés, cuanto más bajo, mejor

Otro sistema para reducir la cuota es contratar un préstamo personal barato. Cuanto menor sea el interés, menor será también la cuota mensual que pagaremos. Por ejemplo, si el supuesto préstamo de 5.000 euros nos lo concediesen al 5% en lugar de al 7%, la cuota mensual a 18 meses sería de 289 euros, cuatro euros menos al mes. Al vencimiento, los intereses ascenderían a 200 euros (un ahorro de 82 euros). 

El pasado mes de noviembre, último período del que se tienen datos, el tipo de interés medio de los créditos al consumo fue del 6,42%, según el Banco de España. El más bajo de todo 2019. No obstante, tal y como explica HelpMyCash, se pueden conseguir préstamos con un tipo inferior. El ranking de los más baratos lo lidera el Crédito Proyecto de Cofidis (desde el 4,95% TIN), seguido del Préstamo 100% Online de Liberbank (desde el 5,75% TIN), el Préstamo Personal de Cetelem (desde el 5,95% TIN) y el Préstamo Naranja de ING (desde el 5,95% TIN).

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz