Inicio Bancos El riesgo para la banca europea se llama “tipo de interés negativo”

El riesgo para la banca europea se llama “tipo de interés negativo”

0

A medida que nos adentramos en el año 2020, el sector bancario europeo está mirando hacia atrás a un año de sólida rentabilidad general y hacia adelante a otro año de lucha implacable contra la disminución de los ingresos y los ataques por parte de nuevos rivales. Los resultados de los nueve meses de 2019 de las 20 instituciones principales subrayan este cuadro decididamente mixto.

Tanto los ingresos como los costes se mantuvieron estables de un año a otro. Esto último es especialmente decepcionante, ya que los bancos no pudieron aprovechar los recientes logros en este frente.

El crecimiento del margen de intereses sigue acelerándose (+2,5%), ya que los vientos contrarios a los tipos de interés negativos y los márgenes en descenso se ven más que compensados por el crecimiento del volumen, que también se ha recuperado notablemente. Los activos totales aumentaron un impresionante 7% interanual a finales de septiembre (el mayor incremento en años), los activos ponderados por riesgo (RWAs) aumentaron un 6% y los fondos propios totales subieron un 5%.

El crédito ha sido uno de los motores: en la zona euro, los préstamos pendientes de pago de todos los bancos al sector privado fueron un 2,7% superiores al año anterior, la mejor cifra desde 2011. Los mayores valores de mercado de derivados y los volúmenes de repos también contribuyeron a la expansión de los balances.

Los débiles contribuyentes a los ingresos siguen siendo los ingresos por operaciones comerciales (-15% en los principales bancos europeos) y los ingresos por comisiones (-1%), a pesar de que se habla mucho de un desplazamiento de los ingresos por intereses hacia otras fuentes de ingresos menos dependientes de los márgenes de interés. A diferencia de los últimos años, los bancos han dejado de beneficiarse de las mejoras en la calidad de los activos. El viento de cola de unas provisiones para insolvencias cada vez más bajas se ha convertido en una rémora menor (+14%).

En resumen, el ratio de eficiencia subió 1 pp hasta el 63% y los beneficios después de impuestos cayeron un 15%, pero desde un nivel bastante robusto ya que 2018 había sido el mejor año para los bancos europeos desde la crisis financiera.

Los bancos todavía están ajustando sus modelos de negocio al nuevo marco regulatorio. Dado que esto da más peso a las medidas insensibles al riesgo a expensas de los coeficientes de capital ponderados por riesgo, no es sorprendente que los bancos se hayan centrado en el fortalecimiento del coeficiente de apalancamiento (Basilea III totalmente cargado).

¿Qué temas dominarán probablemente la agenda de los bancos europeos en el próximo año?  La estabilización y el aumento de los ingresos serán sin duda algunos de ellos. Los ingresos nominales se mantienen por debajo del nivel anterior a la crisis financiera, un resultado doloroso. Los vientos contrarios a los tipos de interés negativos y a la reducción de los márgenes pueden ser perjudiciales y sustanciales, pero los bancos no tienen más remedio que asumir que el entorno actual se mantendrá durante muchos años.

 

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz