Inicio Bolsa China China y el estímulo del crédito para aguantar el crecimiento

China y el estímulo del crédito para aguantar el crecimiento

0

Hasta ahora, los esfuerzos de China por estimular el crecimiento han superado los efectos negativos de la guerra comercial. De hecho, el Banco Popular de China ha estado recortando los coeficientes de reservas obligatorias de sus bancos.

Una política monetaria más laxa, junto con un debilitamiento de la moneda que ha compensado en gran medida el impacto de los mayores aranceles, parece haber estabilizado la tasa de crecimiento de China, al menos por ahora. Si la curva de rendimiento de China es una indicación, el crecimiento podría continuar vigorosamente hasta principios de 2020, lo cual es una buena noticia para los productores de metales industriales.

El riesgo es que las mismas cosas que China ha estado haciendo para estabilizar su tasa de crecimiento a corto plazo creen problemas a largo plazo. Si la reducción del coeficiente de reservas obligatorias tenía por objeto estimular el crecimiento del crédito, al parecer, funcionó.

En el primer semestre de 2019, el crédito total de China al sector no financiero aumentó del 254,6% al 261,5% del PIB. Todas las categorías aumentaron: la deuda pública pasó del 49,8% al 52,4% del PIB; la deuda de los hogares pasó del 52,6% al 54,6% y la deuda de las sociedades no financieras, que había disminuido en los tres años anteriores, pasó del 152,2% al 154,5%. Esto sitúa ahora los niveles de deuda de China por encima de los de la UE, el Reino Unido o los Estados Unidos en relación con el tamaño de su PIB.

Los altos niveles de endeudamiento, combinados con una evolución demográfica desfavorable, podrían ralentizar el crecimiento de China en la década de 2020. Durante la próxima década, la población en edad de trabajar en China disminuirá un 5%, después de haber crecido un 30% desde 1990. La deuda, la demografía y la tendencia al reciclaje podrían dificultar la absorción por parte de China del enorme aumento de la oferta de metales industriales que se ha producido en las últimas décadas.

Por último, ninguna otra economía puede compensar la pérdida de crecimiento de la demanda en China. Según las estimaciones del FMI para 2019, la economía de China sigue eclipsando a la de sus principales competidores en los mercados emergentes. Por su parte, Brasil y Rusia dependen en gran medida de China como fuente de demanda de sus recursos naturales. Por lo tanto, si China se ralentiza y los precios de los recursos naturales se hunden, es probable que sus monedas, junto con muchas otras monedas de mercados emergentes, caigan, lo que disminuirá aún más la demanda de metales industriales.

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz