Inicio Bolsa Bonos Factores que están impulsando la demanda de deuda high yield

Factores que están impulsando la demanda de deuda high yield

0

En los mercados de alto rendimiento o high yield ha surgido una dinámica interesante tras el repunte general del rendimiento de los bonos en lo que va de año. Por un lado, el supuesto “margen de seguridad” que proporciona el rendimiento frente a futuros impagos ha disminuido, desplazando así la distribución potencial de los rendimientos futuros más a la baja.

Por otra parte, el aumento de los activos de renta fija de bajo rendimiento o de rendimiento negativo en términos más generales, junto con la necesidad de los inversores de obtener ingresos, ha creado un poderoso factor técnico que impulsa la demanda de la deuda de alto rendimiento.

Si bien estas dos fuerzas opuestas crean dificultades y oportunidades para los inversores de alto rendimiento, también ponen de relieve la importancia de una gestión activa de la cartera, un análisis riguroso del crédito y la adopción de un enfoque cauteloso y selectivo.

El rendimiento de los bonos parece estar evaporándose: Alrededor de 13 billones de dólares de activos de renta fija global (según la definición del Índice Global Agregado Bloomberg Barclays) se están negociando ahora con una rentabilidad negativa, en comparación con los 8 billones de dólares de principios de 2019. Esta subida ha ayudado a empujar aproximadamente el 50% de los bonos high yield por encima de su próximo precio de compra, un nivel casi récord, según los datos de Goldman Sachs de septiembre.

Por consiguiente, los emisores de high yield han estado aprovechando la oportunidad para refinanciar deuda amortizable con rendimientos más bajos, con los ingresos de casi el 70% de la nueva oferta de emisiones del año hasta la fecha destinados a la refinanciación, también según Goldman Sachs. Como resultado, el potencial alcista de la apreciación del capital en el mercado de high yield se está viendo cada vez más limitado, y -a falta de una venta significativa- es probable que las rentabilidad futuras sean una función de los ingresos/cupones. Por el contrario, los riesgos de precio están sesgados a la baja: los precios de los bonos se verían afectados inicialmente si se produjera una subida de los rendimientos o de los diferenciales.

La dispersión, o diferencias en los diferenciales de crédito de los bonos dentro del mercado high yield de Estados Unidos, se encuentra actualmente en máximos de tres años, según el Deutsche Bank. A medida que ha aumentado la dispersión, el emparejamiento del rendimiento del índice se ha vuelto más desafiante, ya que el high yield de mayor calificación generalmente se negocia con rendimientos significativamente dentro de la media del índice, y en el otro extremo cerca del 10% del mercado se negocia a niveles de dificultad (según datos de ICE BAML) y es improbable que su rendimiento se realice.

La dispersión también es elevada en los distintos sectores de high yield y, en particular, en aquellos cuyos emisores abarcan todo el espectro de calificaciones, como la energía o la asistencia sanitaria- Por el contrario, en el caso de los sectores que en gran medida consisten en emisores de mayor calidad con fundamentos más sólidos, como los juegos de azar, la dispersión y los rendimientos, ambos son relativamente bajos.

Un ejemplo de ello es el sector de la energía, el sector más grande y con peores resultados dentro del high yield estadounidense este año hasta el 31 de agosto, y que ha representado más del 40% de los incumplimientos de high yield en Estados Unidos este año (según Credit Suisse). A pesar de ello, la dispersión de la rentabilidad entre los diferentes subsectores energéticos ha sido significativa, ya que la refinación y la distribución han superado el rendimiento del mercado de high yield de Estados Unidos, en general y, a la inversa, la exploración/producción y los equipos/servicios han arrojado rendimientos totales negativos.

Esto pone de relieve la importancia de un posicionamiento cuidadoso en el alto rendimiento. Los inversores pasivos de high yield, en particular, deben actuar con cautela y ser conscientes de que están plenamente expuestos a todos los emisores del índice y a los riesgos a la baja.

¡Comenta!

Notificame
wpDiscuz