Acciones - Bolsa - Mercados Financieros - hace 2 semanas

¿Qué peculiaridades tienen las acciones preferentes?

¿Qué peculiaridades tienen las acciones preferentes?

Las acciones ordinarias son un derecho de propiedad parcial o una parte del negocio de la compañía. Los accionistas comunes ejercen el control parcial de la corporación votando para elegir la junta directiva y votando sobre la política corporativa. Sin embargo, los accionistas comunes tienen menor prioridad cuando se trata de la estructura de propiedad y los derechos reales sobre los activos de la empresa. En contraste, los accionistas preferentes, a diferencia de los accionistas comunes, no tienen, como regla general, ningún tipo de derecho de voto en relación con la política corporativa o las decisiones del directorio.

En caso de liquidación de una sociedad, los derechos de los accionistas preferentes reciben, de acuerdo con el término, preferencia sobre los derechos de los accionistas ordinarios (de ahí el nombre de «preferente»). El pago a los accionistas ordinarios se produce sólo después de que otros tenedores de deuda, tenedores de bonos y accionistas preferentes ya hayan tomado su parte de los activos de la compañía. Los accionistas comunes reciben una parte de los activos sólo si y cuando todas las demás reclamaciones se satisfacen plenamente. Es por eso que a los accionistas comunes se les llama a menudo propietarios «residuales» de una empresa.

Otros ejemplos en los que las acciones preferentes ocupan un lugar más destacado en la jerarquía de los inversores son los pagos de dividendos. Los accionistas comunes no tienen garantías de dividendos, pero los accionistas preferentes generalmente sí. Por lo general, tienen derecho a recibir pagos de dividendos fijos, incluso cuando una compañía determina que no hay ingresos suficientes para merecer la declaración de un pago de dividendos para las acciones ordinarias.

Por lo tanto, en relación con la participación en una parte de los ingresos de la empresa mediante el pago de dividendos, los accionistas preferentes se encuentran en una posición significativamente mejor que los accionistas comunes. La mayoría de las acciones preferentes también son acumulativas, lo que significa que si la compañía no realiza un pago de dividendo fijo programado regularmente a los accionistas preferentes, posteriormente debe compensar el pago antes de pagar dividendos de cualquier otro tipo.

Las acciones preferentes ofrecen una ventaja de menor volatilidad que las acciones comunes, pero eso significa que no ven las grandes ganancias que los accionistas comunes pueden ver. Los eventos y anuncios que hacen que el precio de las acciones ordinarias se dispare pueden tener un efecto comparativamente pequeño sobre el valor de las acciones preferentes. Por lo general, los dividendos preferenciales también se mantienen fijos, lo que significa que no disminuirán. Pero tampoco se beneficiarán de un aumento.

Por esta razón, los inversores en crecimiento pueden no encontrar muy atractivas las acciones preferentes. Sin embargo, los inversores orientados a la renta suelen sentirse atraídos por la posición más fuerte de renta fija que ofrecen las acciones preferentes.

Las acciones preferentes son amortizables. Con este tipo de acciones, la compañía tiene el derecho de redimir o recomprar las acciones, generalmente después de una fecha específica. Por lo tanto, a diferencia de los accionistas comunes, los accionistas preferentes pueden tener que renunciar a sus inversiones antes de lo que desean y, en cierto modo, esto les impide obtener parte de los ingresos que esperaban obtener de la tenencia de las acciones.

Share

 

¡Comenta!

Notificame
avatar
wpDiscuz