Bolsa - Euro - hace 5 días

Volvemos a una volatilidad deprimida

El indicador de volatilidad de las acciones de la zona euro, V2TX, ha tocado su punto más bajo desde enero del año pasado, la última señal de que las cosas están…. bien… atascadas sin dirección y sin consenso sobre lo que sucederá durante el resto de 2019. Esto también se refleja en el estrecho rango de 6,4 puntos que el STOXX 600 ha negociado en las últimas 11 sesiones.

Para poner esto en contexto histórico, echamos una mirada hacia atrás durante la última década y descubrimos que períodos tan prolongados de movimientos intradía a pequeña escala como los que estamos sufriendo ahora son bastante raros. Hay que remontarse a septiembre y enero del año pasado para encontrar los ejemplos más recientes de letargo en el mercado. Pero antes de eso, solo ocurrieron cinco veces en 2017, dos veces en 2014 y 2016 (para nada en 2015), cuatro veces en 2012 y 2013.

A continuación se muestra un gráfico de la volatilidad actual en la Eurozona.

Entre 2007 y 2012, estos ataques de aturdimiento fueron más bien escasos… Esto no es una sorpresa, dado el caos en los mercados, ya que la crisis de la deuda soberana de la zona euro se agravó y la economía mundial se derrumbó. Antes de 2006, eran más frecuentes.

No son sólo las acciones las que han recuperado una baja volatilidad, sino que ha habido un descenso de la volatilidad en todas las clases de activos. La volatilidad de los activos seguros (tesoros a 10 años, oro y y yenes) ha estado particularmente deprimida.

A medida que la volatilidad disminuye, las opciones se están volviendo más atractivas tanto como una estrategia de cobertura como de reemplazo de efectivo.

 

Share

 

¡Comenta!

Notificame
avatar
wpDiscuz